Gobierno y sindicatos reconocen "serias discrepancias", pero dicen estar abiertos al diálogo

Día después del fracaso de la huelga general. Los sindicatos siguen vendiendo que fue un éxito, mientras el Gobierno les vuelve a tender la mano y renueva su oferta de diálogo. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha reiterado la oferta de diálogo a los sindicatos, a lo que el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha respondido que, aunque los sindicatos están por el acuerdo y la negociación, hay que saber "para qué".

Méndez ha pedido que no se hagan lecturas "prematuras" sobre la huelga convocada ayer en España y ha puesto un "notable alto" al resultado de la misma. "La huelga de ayer rompe la barrera del sonido", ha señalado Méndez, que ha añadido que a partir de la jornada de paro general celebrada ayer el Gobierno va a tener cada vez "más difícil" sacar adelante sus políticas.

El dirigente de UGT ha recordado que la huelga general tuvo un seguimiento del 70%, lo que, según él, significa que en torno a 10 millones de asalariados secundaron el paro.

Méndez ha afirmado que ha sido el propio Gobierno el que se ha puesto "entre la espada y la pared" y ha señalado que ahora debe hacer una reflexión profunda sobre lo ocurrido, al igual que van a hacer los sindicatos.

De hecho, el líder de UGT ha avanzado que ha convocado al Consejo Confederal del sindicato para el próximo día 6, con dos asuntos primordiales en el orden del día: reforzar la unidad de acción con CC.OO. e insistir en las alternativas que existen a las políticas del Gobierno.

Ante la oferta de diálogo del Gobierno, Méndez ha recordado que las discrepancias sindicales son "de fondo" y muy importantes y ha dejado claro que éstas no pueden salvarse negociando el desarrollo reglamentario de la reforma laboral.

DE LA VEGA: RECONDUCIR DISCREPANCIAS

Por su parte, De la Vega ha confiado en que se puedan ir reconduciendo las discrepancias concretas que separan al Gobierno de los sindicatos, aunque ha reconocido que es difícil. "En democracia hay acuerdos y discrepancias, hay que respetar las distintas posiciones y tender la mano para buscar siempre el diálogo", ha dicho.

En este sentido, De la Vega ha insistido en que hay margen para negociar la reforma de las pensiones y ha señalado que el retraso de la edad de jubilación es un tema que debe abordarse para evitar problemas de futuro.

Méndez, que ha expresado su rechazo frontal a esta idea, ha subrayado que el Gobierno debe rectificar y recuperar el Pacto de Toledo, al tiempo que ha recordado que ni las políticas de pensiones ni las de empleo son europeas, sino nacionales y responsabilidad de los gobiernos.

EL PP HABLA DEL FRACASO DEL GOBIERNO Y SINDICATOS

Por su parte, el líder del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado que la huelga general es un "fracaso" tanto de los sindicatos como del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. "Y esos dos fracasos los acaban pagando el conjunto de los españoles", ha enfatizado, para recalcar que lo que España necesita es "un cambio político".

Así se ha pronunciado el líder del PP en la presentación de la conferencia de la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, organizada por el Forum Europa, acto al que han acudido también la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka y un buen número de diputados del PP.

Rajoy ha recordado que el presidente del Gobierno prometió en 2008 que los objetivos de la legislatura serían "pleno empleo y los derechos sociales", al tiempo que se fijó como "estrategia básica" acordarlo "todo" con las organizaciones sindicales.

Según ha recalcado, "todo eso ya no existe" porque hay una tasa de desempleo del 20 por ciento. Y hablar de derechos sociales, ha continuado, es "un sarcasmo" después de que se haya producido en España "el mayor recorte social de la historia de la democracia".

Igualmente, ha dicho que tiene "poco sentido" hoy hablar de una estrategia que lo fía todo al acuerdo con los sindicatos, después de la huelga general celebrada ayer que, a su entender, representa "un fracaso de los sindicatos y un fracaso del Gobierno". "Y esos dos fracasos al final lo acaban pagando el conjunto de los españoles", ha aseverado.

"SE HA PASADO FACTURA" A LOS SINDICATOS

En parecidos términos se ha expresado Sáenz de Santamaría, quien además ha asegurado que los sindicatos deberían "reflexionar" porque tantos meses dando "crédito" al Ejecutivo les ha "pasado una factura clara e inmediata" como, a su entender, se puso de manifiesto en la huelga general. "De la jornada de ayer, tanto el Gobierno como los sindicatos tienen que aprender la lección que sencillamente le han dando los trabajares españoles", ha apostillado.

La portavoz del Grupo Popular ha dicho que España dio ayer la imagen de "un país serio, que quiere trabajar". A su entender, se puede "protestar por la política de muchas maneras y los españoles demostraron que la mejor manera de protestar contra la política del país es trabajando". "Creo que de ahí podemos extraer una lección; que la sociedad está por el trabajo y que a esta sociedad no se la convoca para destruir sino para construir", ha comentado.