El Gobierno ve un "sarcasmo" que Puigdemont ofrezca ahora diálogo

El ministro portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, considera un "sarcasmo" y una "añagaza" la nueva oferta de diálogo lanzada por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que hoy ha enviado una carta al Rey y al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, en la que reclama negociar un referéndum.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Méndez de Vigo ha asegurado no conocer el contenido exacto de la carta que Puigdemont, junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha enviado a Felipe VI.

No obstante, Méndez de Vigo ha rechazado que Puigdemont pueda ofrecer ahora diálogo "a estas alturas de curso" y cuando lleva meses en una "desobediencia palmaria y continuada".

Ha recordado que Puigdemont podía haber acudido al Congreso para explicar sus planes pero esquivó esa cita en la sede de la soberanía nacional.

"Lo único que le ha interesado negociar es el referéndum, sí o sí", ha criticado el portavoz del Gobierno, que ha destacado que el Ejecutivo no puede negociar algo sobre lo que no es competente, como es la soberanía nacional.

El Gobierno -ha añadido- mantiene no obstante su oferta de diálogo permanente, pero siempre en el marco de la ley como también defienden otros partidos, la comunidad internacional o las asociaciones de jueces.

"Realmente es un sarcasmo venir a contar que quienes se han negado al diálogo ahora vengan a decir que quieren diálogo", ha insistido.

Preguntado por qué el Gobierno no impidió el acto de apertura de la campaña por el referéndum del 1 de octubre celebrado ayer en Tarragona con presencia de Puigdemont, Méndez de Vigo ha dejado claro que el Ejecutivo no puede prohibir ningún acto, ya que ello corresponde a las autoridades judiciales.

EL GOVERN NO CREE QUE RAJOY TENGA "ALTURA DE MIRAS" PARA NEGOCIAR UN REFERÉNDUM

Por su parte, el consejero de la presidencia y portavoz del Gobierno de la Generalitat de Cataluña, Jordi Turull, confesó hoy en el 'Fórum Europa. Tribuna Catalunya' que "no son optimistas" respecto a la carta que han remitido al Rey y al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pidiendo diálogo antes del 1-O, pero que "queríamos que quedara constancia por escrito". "Me temo que si no han tenido altura de miras, a quince días vista no (las) tendrán; ojalá nos equivoquemos", dijo Turull en el citado encuentro informativo organizado en Barcelona por Nueva Economía Fórum, donde explicó que la carta, que firman los representantes de "las instituciones más importantes del país", es decir, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; el vicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras; la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, "explicita que (la oferta de diálogo) es sin condiciones".

En cuanto a la posición del rey Felipe VI, el dirigente independentista criticó que "si con lo que está pasando y pasará en Cataluña, el Jefe de Estado no mueve ni un papel, deja muy claro cual es su función". Y sobre por qué piden un referéndum acordado a pesar de afirmar que no es ilegal, adujo que responde a cuestiones de "comodidad para los ciudadanos" ya que, comparándolo con las separaciones matrimoniales acordadas, éstas resultan "más sencillas y más fáciles".