El Gobierno dice que está a "quince minutos" de hacer la reforma de los convenios

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró este viernes que el Gobierno está a "quince minutos" de hacer la ley que regulará la negociación colectiva, después de que CCOO y UGT y la CEOE no hayan podido llegar a un acuerdo en la materia.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Rubalcaba utilizó esta frase para recordar que el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, reconoció que el lunes estuvieron "a un cuarto de hora" de firmar un acuerdo, que no fue posible por una última propuesta de máximos de la patronal CEOE. Según Rubalcaba, todo lo consensuado antes de esos "quince minutos" será la base que utilizará el Ejecutivo para aprobar el próximo viernes (10 de junio) su ley de negociación colectiva.

El vicepresidente primero sólo adelantó que la idea es potenciar la flexibilidad interna de las empresas sin que los trabajadores pierdan derechos. Rubalcaba también lamentó que los empresarios y los sindicatos no hayan sido capaces de alcanzar un pacto sobre la reforma, ya que es "necesaria".

Al respecto, recordó que desde el Gobierno se les dio todo el tiempo posible a las partes para que negociaran porque la apuesta del Ejecutivo era que la reforma se hiciera con acuerdo.

Pérez Rubalcaba, ha garantizado que la reforma de la negociación que prevé aprobar el Gobierno el próximo 10 de junio buscará la "flexibilidad" interna de las empresas, pero no "a costa" de la seguridad y los derechos de los trabajadores.

REFORMA "CON TIENTO"

Rubalcaba anunció que el Consejo de Ministros del próximo 10 de junio aprobará la reforma sobre convenios argumentando que se trata de una reforma "necesaria" para el mercado de trabajo.

Para el vicepresidente primero, "el tiento para la reforma nos lo han puesto los agentes sociales", zanjó en alusión a una de las advertencias del secretario general de UGT, Cándido Méndez, quien aconsejó al Gobierno a legislar "con tiento y equilibrio".

"Hay que buscar un equilibrio entre flexibilidad y seguridad", indicó, para después volver a lamentar la ruptura del diálogo social sobre convenios, si bien descartó que vaya a afectar a otras mesas de negociación abiertas, como la del empleo juvenil, en la que además también participa el Gobierno.

En este sentido, Rubalcaba abundó en la idea de que el Ejecutivo apostó desde un principio por el pacto entre los agentes sociales, con lo que defendió los sucesivos plazos para intentar salvar un acuerdo, al tiempo que negó que los sindicatos y patronal no hayan culminado su acercamiento para que sea el Gobierno el que asumiera el "coste" de la reforma.