El Gobierno rechaza negociar con ETA y exige la "disolución incondicional"

El Gobierno rechaza negociar con ETA y exige la "disolución incondicional"

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha anunciado este sábado que el Gobierno rechaza cualquier negociación sobre el desarme de ETA y ha exigido la "disolución incondicional" de la banda terrorista.

"El Gobierno ni ha negociado, ni negocia, ni jamás va negociar con ETA. Lo que le exigimos es su disolución incondicional", ha afirmado en declaraciones a los medios minutos antes de participar en el congreso del PP catalán.

Asimismo, ha destacado que el Gobierno no necesita "verificadores internacionales" porque con la Guardia Civil y la Policía ya tiene a sus propios verificadores.

Fernández Díaz ha explicado que los verificadores internacionales han intentado ponerse en contacto con el Gobierno, pero ha sentenciado que el Ejecutivo no les reconoce "ninguna legitimidad".

"Para derrotar policialmente a ETA nos ha bastado con los cuerpos y fuerzas de seguridad --del Estado--y con ellos mismos tenemos suficiente para verificar si ETA se disuelve", ha sentenciado.

El ministro ha concluido que ETA debe dejar de "engañar" a sus presos y decirles la verdad que es que el Gobierno no entrará en ninguna negociación.

Finalmente, sobre la política penitenciaria, Fernández Díaz ha reiterado que si los presos se desvinculan de la banda, "y en el marco de la ley y sólo en el marco de la ley, podrán acceder a los beneficios penitenciarios que la ley exige y otorga a los reclusos".

LOS SOCIALISTAS VASCOS CENSURA QUE ETA ESTA DISPUESTA A DESARMARSE CON CONDICIONES

Por su parte, el portavoz del PSE-EE, José Antonio Pastor, ha calificado de trabajo "interesante y digno de mérito" la labor desarrollada por la llamada Comisión de Verificación (CIV) y ha destacado que "nos comunicaron el anuncio de ETA de su disposición a hablar con el Gobierno" y su disposición al "desmantelamiento de sus estructuras y desarme", aunque "con condiciones".

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, el dirigente socialista ha subrayado que el CIV, que durante esta semana se ha reunido con representantes de partidos, sindicatos, empresarios y la Iglesia, está haciendo "un trabajo importante para coadyuvar a que se cierre el ciclo de la violencia".

"Era un trabajo interesante y digno de mérito el que está haciendo. Creo que es gente muy seria imparcial y objetiva", ha destacado Pastor, para añadir no obstante que "quedan pasos" por dar y que ETA debe disolverse sin condiciones.

Tras destacar que la Comisión comunicó el anuncio de ETA de su disposición a hablar con el Gobierno, ha matizado que anuncian "su disposición al desmantelamiento de sus estructuras y desarme, pero siguen poniendo condiciones y no estamos en la tesitura de que ETA ponga condiciones a la democracia".

OPORTUNIDAD HISTORICA

En este sentido ha valorado el que "transcurrido este tiempo" se mantenga el "compromiso" de cese de actividades por parte de ETA ya que "el tiempo juega a favor de la paz". "Cuanto más tiempo estemos en un cese de la actividad terrorista eso juega a favor de la sociedad vasca", ha añadido.

Por lo que se refiere a la política penitenciaria, Pastor ha destacado que "puede ayudar, no para ponerlo encima de la mesa como una contraprestación a ETA sino para aplicar la legislación penitenciaria con un sentido de oportunidad histórica", algo que a su juicio ha empezado a hacer el Ministerio de Interior, de manera "tímida pero en la buena dirección".