El Gobierno sólo mantendrá la tributación de los despidos más altos

La reforma fiscal ha llegado también con polémica. La tributación del despido, impopular absolutamente, ha generado protestas en el seno del PP. El Gobierno ya estudia retirarla manteniendo sólo la tributación de los despidos en cantidades altas.

Dejará exentas de IRPF a la mayoría de las indemnizaciones y gravará a las que superen los 100.000 euros.

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, reúne mañana a la dirección del PP, incluidos los barones regionales, en pleno debate sobre la reforma fiscal y tras saberse que, de momento, ha quedado aplazada la reforma del modelo de financiación autonómica.

Los gobernantes autonómicos y dirigentes regionales del partido acuden a la sede de los populares en la calle Génova pocos días después de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, señalase que el clima político actual no es el adecuado para reformar el modelo por el que se financian las comunidades porque hay "demasiada discusión" sobre los "agravios comparativos" entre unas y otras.

Una discusión que existe entre los propios presidentes del PP, que públicamente han dejado claro los distintos modelos que quieren dependiendo de las necesidades de sus comunidades.

El Gobierno decide así aparcar por un tiempo este debate -a pesar de que han sido muchos los barones que le han pedido abrirlo cuanto antes- mientras tramita su reforma fiscal.

La reforma tributaria tampoco parece contar con el beneplácito unánime de todos los barones, aunque en este caso no hay tanta discusión abierta y habrá que ver si mañana los dirigentes regionales plantean sus cuestiones a Rajoy o al titular de Hacienda.

El presidente madrileño, Ignacio González, es el dirigente regional que más claramente ha expresado sus reservas hacia esta reforma fiscal, anunciando incluso que compensará a los ciudadanos de Madrid que se puedan ver perjudicados por ella y articulará medidas para que la bajada de impuestos sea "efectiva" para todos los contribuyentes de la comunidad.

MORENO (PP-A) CONTRAPONE LOS "LÍOS DEL NUEVO CÓCTEL DE PARTIDOS DE IZQUIERDA" A LAS REFORMAS

El presidente del PP-A, Juanma Moreno, ha contrapuesto este domingo los "líos internos" en los que a su juicio está inmerso lo que ha llamado "el nuevo cóctel de partidos de izquierdas" en España (PSOE, IU y Podemos) y sus políticas, que conllevan un "aumento del déficit público y la presión fiscal", con el modelo de reformas del Gobierno del PP, que persiguen la "recuperación económica y la creación de empleo".

En rueda de prensa en Granada tras reunirse con los responsables de la Federación Provincial de Hostelería, Moreno ha indicado que el presidente del Ejecutivo Central, Mariano Rajoy, está dedicando "toda su energía" a propuestas como la reforma fiscal, que, según ha dicho, "va a ayudar a la creación de empleo y beneficia a las personas más vulnerables de nuestro país, porque beneficia a las familias y a las personas que tienen rentas medias y bajas". "Pocos gobiernos hay en el mundo que haya iniciado un proceso de reformas tan ambicioso e importante como el que se está llevando a cabo", ha considerado.

"Es la diferencia entre una izquierda desnortada, ocupada de sus líos internos, y un Gobierno que da estabilidad política e institucional, y genera estabilidad económica", ha dicho el líder regional del PP, para quien su partido está "más preocupado de los problemas reales de los ciudadanos".