El Gobierno frena la expulsión de los agentes y el fiscal investiga si es delito

El Gobierno frena la expulsión de los agentes y el fiscal investiga si es delito

La Fiscalía ha abierto diligencias para averiguar si la expulsión de policías y guardias civiles de los hoteles de Calella y Pineda de Mar (Barcelona) constituye un delito de odio, en tanto que el Gobierno ha ordenado a los agentes que no abandonen ningún establecimiento hotelero siempre que haya contrato en vigor.