El Gobierno empezará el acercamiento de los presos de ETA con los enfermos y los mayores de 70 años

El acercamiento de los presos de ETA al País Vasco o a los lugares de residencia de sus familias se comenzará a abordar teniendo en cuenta los internos que están enfermos y los que cuentan con más de 70 años, según explicó hoy el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en conversación informal con los periodistas en el Congreso, después de participar en el debate sobre los asuntos que abordará el Consejo Europeo que se va a celebrar mañana y pasado en Bruselas sobre la inmigración.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido hoy el "apoyo" del Parlamento para cambiar la política penitenciaria y acercar a Euskadi a los presos de ETA, lo que empezaría por los enfermos terminales y los de mayor edad y se haría de forma progresiva, individualizada y "siendo empáticos con las víctimas". Sánchez ha planteado este asunto al pleno del Congreso en su comparecencia para informar del Consejo Europeo.

Dos días después de su reunión en Moncloa con el lehendakari, Íñigo Urkullu, el presidente ha defendido en sede parlamentaria que, una vez que ETA ha desaparecido tras ser derrotada por la democracia, su responsabilidad como Gobierno es "revisar" la política penitenciaria y "adecuarla a la nueva realidad".

De los 228 presos de ETA que actualmente están en prisión --aunque 4 de ellos fueron expulsados por la banda--, están enfermos entre 11 y 20 y una cifra similar es la de los mayores de 70 años, según el titular de Interior, Grande Marlaska.

No obstante, y aunque estas características serán los parámetros que el Ejecutivo tendrá en cuenta para empezar a abordar el asunto, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska ha dejado claro que el traslado de presos de la banda terrorista ETA no se realizará de forma colectiva, sino de manera individualizada, teniendo en cuenta las circunstancias de cada uno de los internos.

LA PENA CUMPLIDA Y EL REPUDIO A ETA

Marlaska ha precisado que la edad avanzada, estado de salud y el también repudio a ETA "se van a evaluar" y "son requisitos más que razonables para tenerlos en cuenta", como también lo es --ha dicho-- "la pena cumplida".

Así lo ha explicado hoy en los pasillos del Congreso después de intervenir en la sesión de control al Gobierno en el Parlamento. Pero ha dejado claro que la Junta de Tratamiento y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias van a "evaluar todo", todas las circunstancias de cada preso y después establecerán los requisitos necesarios e imprescindibles para realizar ese tratamiento "individualizado". En este sentido, y tras recordar que el único traslado colectivo se produjo con el Gobierno de Aznar entre 1996 y 1998 y con ETA aún en activo, ha explicado que los requisitos que se establezcan se expondrán con transparencia y se trasladarán, sobre todo, a las víctimas.

En cuanto a las fechas y los plazos, el titular de Interior ha precisado que es imposible de determinar dado que se trata de estudios individualizados de la situación de cada interno. "Será cuando las circunstancias personales de cada preso, en relación a la resocialización, a los requisitos de tratamiento individualizado y sometimiento a la legislación penitenciaria puede establecerse que es adecuado para ese interno en concreto el traslado, nada de traslados colectivos como vuelvo a decir, ocurrieron en otra fecha", ha recalcado.

KANTAURI Y SANTI POTROS CUMPLIRÍAN LAS CONDICIONES

El mundo de ETA incluye entre los presos enfermos que quiere acercar al País Vasco a José Javier Arizkuren Ruiz, 'Kantauri', procesado por el asesinato del concejal del PP Miguel Angel Blanco, y a otros históricos dirigentes de la banda terrorista mayores de 70 años como Santiago Arrospide Sarasola, alias 'Santi Potros', que cumple condena por atentados como el de Hipercor o el de la República Dominicana.

En las prisiones españolas y francesas permanecen cumpliendo penas 20 presos enfermos y otros tres mayores de 70 años, según la base de datos de plataformas afines a ETA como Etxerat, el colectivo de familiares y allegados de presos de la banda que históricamente ha pedido el acercamiento a las cárceles del País Vasco. Esta asociación eleva a 27 el número de etarras enfermos si se toma como base los 60 años.

'Kantauri' sufre una cardiopatía isquémica severa con lesión al comienzo de la coronaria, motivo por el que pidió en 2014 su traslado desde la cárcel de Murcia a un hospital de Navarra, algo que se denegó. El recurso está pendiente de resolución por parte de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Algunos de los presos por encima de 65 años son los que acumulan más asesinatos, entre ellos Francisco Mújika Garmendia, alias 'Pakito', de 65 años, Dolores López Resina (67) e Iñaki Arakama Mendía, 'Makario' (67).