El Gobierno ve en el coche eléctrico una "gran solución" para reducir la contaminación

El Gobierno defiende que el coche eléctrico es una "gran solución" contra la contaminación en las urbes, y aboga por tomar medidas por el inaceptable nivel de contaminación, ha advertido este jueves la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia. Ahora que la Fiscalía de Medio Ambiente investiga la calidad del aire de Barcelona y Madrid, lo ha dicho en la presentación en el edificio MediaTIC de la capital catalana del proyecto 'Marta' --Movilidad y Automoción con Redes de Transporte Avanzadas--, y que se incluye en la convocatoria Cenit de investigación.

"Tenemos que dar una solución a los ciudadanos, pues no podemos vivir con este nivel de contaminación", ha subrayado Garmendia, quien cree que al coche eléctrico y al proyecto 'Marta' pueden sumarse medidas impositivas, ha afirmado tras preguntársele si abogaría por poner peajes para restringir la entrada en grandes ciudades.

Garmendia ha subrayado que en 2010 dedicó más de 40 millones de euros al coche eléctrico para incidir en la mejora del aire, y ha resaltado que Ciencia e Innovación se ha salvado del ajuste del 15% en ministerios para poder alcanzar un déficit público del 6%.

Además, 'Marta' incluye soluciones para reducir el tráfico en ciudades, de forma que un conductor que acceda al centro estará informado de cuánto dinero y tiempo ahorraría en transporte público (también de cómo evitar las congestiones), y el coste ambiental de su conducción para cambiar hábitos y reducir emisiones de CO2.

La ministra ha defendido que la industria automovilística española no puede competir en costes, pero cuenta con "un sistema científico y tecnológico capaz de innovar", de forma que muy pronto la tecnología 'Marta' estará en la calle sin que nadie repare en que está hecha en España.

Para reducir accidentes, se han desarrollado aplicativos para que un vehículo siniestrado avise automáticamente mediante un sistema 'ecall' al centro de emergencias, lo que puede llegar a reducir 2.500 muertes anuales en Europa cuando esté instalado en todos los coches.

Esta medida será previsiblemente obligatoria en 2014, juntamente con un sistema inteligente de detección de somnolencia del conductor, las cámaras de visión nocturna para alertar de la presencia de un peatón, un dispositivo que lanza la advertencia de no adelantar cuando vienen coches por el otro lado y la identificación de coches en una intersección.

LOS ALEMANES TAMBIEN VIENEN

El proyecto, que ha recibido encargos de una empresa francesa para el mercado global, está liderado por Ficosa y han participado 18 compañías españolas --como Seat y Telefónica-- y 19 centros de investigación e universidades, abarcando ocho comunidades autónomas y sumando un presupuesto superior a 35 millones. Ante el consejero de Empresa y Empleo, Francesc Xavier Mena, Garmendia y el presidente de Ficosa, Josep Maria Pujol, han destacado las bondades de la colaboración público-privada, y han recordado que en tres meses abrirá un centro tecnológico de Ficosa en Viladecavalls que empleará a 1.320 personas.

Coincidiendo con la oferta de empleo de Alemania para jóvenes cualificados, la ministra ha subrayado que más de 600 trabajadores del centro de Viladecavalls (Barcelona) son ingenieros, algunos de los cuales son alemanes que lideran algunos de los proyectos.

La ministra también ha inaugurado con el alcalde, Jordi Hereu, el nuevo Cibernarium en el MediaTIC para formar en nuevas tecnologías, y Hereu ha ofrecido Barcelona para que se reúnan de la red Impulso de ciudades de ciencia e innovación.