El Gobierno contempla abrir una "Vía Nanclares 2" para etarras arrepentidos

Jesús Loza
Jesús Loza

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza, ha asegurado que el Ejecutivo contempla para después de las elecciones la posibilidad de abrir una "Vía Nanclares 2" para los presos de ETA, un camino de reinserción para etarras que hagan "una autocrítica real, no un mero papel".

La "Vía Nanclares" recibe este nombre por la prisión alavesa en la que con el Gobierno de Zapatero fueron agrupados los etarras que decidieron desvincularse de la banda, pedir perdón por sus crímenes y comprometerse a pagar la responsabilidad civil a sus víctimas. Fue abandonada con el Gobierno de Rajoy.

En declaraciones a la SER, Loza ha asegurado que el gobierno puede "establecer de cara a futuro la posibilidad de que se abra una Vía Nanclares 2 o una Vía Zaballa (la nueva cárcel del pueblo de Nanclares) para que esos presos puedan reinsertarse, pero se encuentran con un obstáculo, y es que el mundo del EPPK y el mundo de la izquierda abertzale en general les ha marcado dos líneas rojas: la delación y el arrepentimiento". El delegado subraya que "la delación no es obligatoria, pero la autocrítica es fundamental".

Loza espera que la comunidad de los presos y sus familiares reaccionen después del acuerdo al que los propios abogados del colectivo de presos EPPK han llegado en el juicio de contra el frente de cárceles, en el que pactaron y se declararon culpables para evitar la cárcel.

El delegado del Gobierno tiene "indicios" de que hay presos de ETA que estarían interesados en acogerse a esa nueva Vía Nanclares, pero ha recordado que "no tenemos un gobierno constituido", por lo que, en todo caso, se haría después de las elecciones generales si el PSOE siguiera gobernando."Se está trabajando para que cuando lo haya (el gobierno) se pueda poner en marcha rápidamente", ha precisado.

Respecto a la metodología, Loza ha confirmado que ésta sería muy parecida a la desarrollada hasta ahora, constatando además "que la autocrítica es real y no solo un mero papel, pero habría un acercamiento progresivo con llegada a Zaballa y después toda la reflexión que tienen que hacer ellos con la posibilidad de paso a terceros grados o libertades condicionales".

El delegado también ha señalado que la experiencia que se tiene es que los presos que se acogieron en su día a la Vía Nanclares salen en lo personal "infinitamente mejor" que el resto, y ha subrayado el papel que estos presos de ETA reinsertados pueden jugar a favor de la convivencia.