El Gobierno apuesta por las reformas y un cambio de modelo productivo

El Gobierno apuesta por las reformas y un cambio de modelo productivo

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha expresado la convicción del Gobierno de que las políticas de austeridad adoptadas para reducir el déficit público no son incompatibles con el crecimiento económico.

De Guindos, que compareció junto a su homólogo alemán Wolfgang Schaüble, en el marco del foro organizado por la Fundación Konrad Adenauer, se mostró convencido además de que esta política de austeridad y reformas "es la mejor para España".

Al igual que en las declaraciones que hizo a su llegada al Foro, De Guindos ha utilizado el símil de pilotar una embarcación a la tarea de reorientar la marcha de la economía.

"Dirigir o reconducir una economía como la española es como llevar un barco. Hacen falta esfuerzos para ver que el rumbo se va modificando en los próximos trimestres", subrayó De Guindos, quien afirmó que el rumbo "era inadecuado" y a través de los ajustes y las reformas que se están tomando se está cambiando.

"Lo hacemos desde la convicción de que las políticas que aplicamos son las mejores para España y para el futuro del euro", aseguró de Guindos, que recalcó que el déficit español heredado por el Gobierno de Mariano Rajoy era "inasumible".

Asimismo, Luis de Guindos, ha preferido esperar al Consejo de Ministros de este viernes para desvelar la letra pequeña de la liberalización de servicios anunciada por la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, pero ha avanzado que este nuevo paso en la hoja de ruta del Gobierno permitirá abrir posibilidades de inversión en el sector privado que han permanecido cerradas en manos de la Administración.

"Estas medidas pretenden hacer más eficiente el sector público y dinamizar el privado, abriendo posibilidades de inversión que actualmente estaban cerradas", ha señalado.

De Guindos no ha querido así ahondar en el anuncio realizado este lunes por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ha avanzado que este viernes se aprobará una "liberalización" de "determinados servicios", entre los que ha citado la gestión de infraestructuras y servicios de transporte, para lograr una "gestión más eficiente y más austera".

El ministro de Economía ha asegurado, no obstante, que la hoja de ruta del Gobierno "es clara" y que el Ministerio de Fomento de "lleva tiempo trabajando" en este plan de privatizaciones y liberalizaciones.

Previamente, por la mañana, el ministro había asegurado que el Gobierno "está tomando todas las decisiones para modificar el rumbo" de la economía. El ministro ha reconocido que "existen focos de inestabilidad importante en la economía española e incertidumbre en la economía mundial" y que España "se enfrenta a una serie de problemas y desequilibrios notables".

Por ello, ha señalado que es necesario "recuperar la confianza y la credibilidad", volver a la senda del crecimiento y a la creación de empleo, y enfocar la economía, hasta ahora muy dependiente "del ladrillo", a otra economía "mucho más basada en el conocimiento".

Se ha referido también al efecto de la crisis en el mercado de trabajo y ha indicado que en ninguna economía de nuestro entorno se ha perdido más del 10 % del empleo privado ni la tasa de paro ha crecido tanto hasta pasar del 8 % al 23 %.

ABOGA POR LA SEPARACION DE ACTIVOS TOXICOS DE LA BANCA

El ministro, además, ha defendido la separación de los activos ligados al 'ladrillo' que tiene la banca española en balance, con el fin de liberar capital y que las entidades se dediquen al "negocio bancario", es decir, a la concesión de crédito.

"La posibilidad de separar activos inmobiliarios tiene sentido y es positiva para las entidades", aseguró el ministro en rueda de prensa junto a su homólogo alemán Wolfgang Scha~ble, para después aclarar que primero se deberán valorar de forma "adecuada y correcta" dichos activos inmobiliarios.

De Guindos, quien volvió a dejar claro que España "no tiene la intención" de acudir al fondo de rescate europeo para recapitalizar el sector financiero, avanzó que en los "próximos días" se materializarán nuevas fusiones y adquisiciones, al tiempo que esperó que se anuncien "esfuerzos adicionales" para el saneamiento de determinadas entidades.

El ministro admitió también que en España existe un "problema notable y diferencial" por el riesgo inmobiliario de la banca, y reafirmó que el Gobierno espera que las subastas de Banco de Valencia y Catalunya Caixa se completen "como muy tarde" a mediados de julio.

SCHUBLE ELOGIA LAS MEDIDAS DE ESPAÑA Y ASEGURA QUE LA AUSTERIDAD NO ES UN FIN EN SÍ MISMA

Por su parte, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schuble, ha asegurado este lunes que la consolidación fiscal no representa un fin en sí misma, sino que supone una condición para alcanzar un crecimiento sostenible en todos los países de la eurozona.

"La consolidación fiscal no representa un fin en sí misma, sino que es una condición para generar crecimiento sostenible en los países", dijo Schaeuble en una rueda de prensa compartida con el ministro español de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.

En este sentido, el responsable de las finanzas germanas subrayó la necesidad de "mantener el rumbo", ya que hablar ahora de crecimiento no representa un cambio de dirección en las políticas europeas, puesto que tras las medidas de consolidación, "ha llegado el tiempo de tomar medidas de crecimiento", tal y como estaba previsto. "No es una novedad", aseguró.

Asimismo, Scheuble aprovechó su presencia en un acto organizado en Santiago de Compostela por la Fundación Konrad Adenauer para elogiar las medidas anunciadas por el Gobierno español, que calificó como "muy impresionantes", asegurando que se trata de "las medidas correctas".