El Gobierno exige a Puigdemont que suspenda el 1-O y reconozca la autoridad judicial

El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, ha exigido hoy al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que "suspenda" el referéndum del 1-O y asuma que hay una "autoridad judicial" para que los cuerpos y fuerzas de seguridad impidan la votación, ante la "desobediencia" del Govern. Nieto ha participado en la reunión de la Junta de Seguridad de Cataluña convocada ayer por Carles Puigdemont, en el Palau de Pedralbes de Barcelona, a la que también han asistido el conseller de Interior, Joaquim Forn, el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y el director de Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, Diego Pérez de los Cobos.

Según han apuntado a Efe fuentes cercanas a la reunión, en la Junta de Seguridad, Nieto ha advertido a los representantes de la Generalitat que las movilizaciones de estos días están siendo lideradas por el independentismo radical, por lo que forzar a los ciudadanos a salir a la calle, haciéndoles creer que el domingo se celebrará una consulta válida, puede acabar desembocando en situaciones de tensión.

Además, la impresión de Interior es que los miembros de la Generalitat mantienen su posición de "desobediencia" al considerar el Govern que lo ordenado por jueces y fiscales es "papel mojado", según las fuentes consultadas.

Los representantes del Ministerio han insistido en la necesidad de sembrar tranquilidad en Cataluña, según las mismas fuentes, por lo que creen que es imprescindible que el presidente catalán desconvoque el 1-O, lo que la Generalitat ha descartado pese a que está suspendido por el Constitucional.

En su comparecencia ante los medios posterior a la Junta de Seguridad, Nieto ha explicado que el Ministerio ha decidido asistir a la reunión que ayer convocó Puigdemont, pese a que las circunstancias "no parecen adecuadas", ya que no hubo acuerdo previo sobre la fecha ni sobre el orden del día. "Estamos aquí porque nos mueve el objetivo de que se cumpla la legalidad, se defienda el Estado de derecho y se mantenga la convivencia en Cataluña y en el resto de España", ha aseverado José Antonio Nieto.

El cargo del Ministerio ha recordado a la Generalitat que, desde ayer, el "mando" sobre el dispositivo para impedir el referéndum lo tiene la "autoridad judicial" y que a la Junta de Seguridad no le corresponde tomar decisiones sobre lo que resuelva la juez, por lo que en la reunión no se ha podido "concretar" nada acerca de lo que la policía debe hacer el domingo.

Nieto ha insistido en que el próximo domingo no se pretende "limitar la libertad de expresión o que se exterioricen sentimientos", sino impedir "un acto declarado ilegal por el Tribunal Constitucional y que la autoridad judicial pide que se evite".

"En esa línea y con esa disposición, se va a actuar con absoluta determinación para cumplir esos objetivos, cumplir la ley, defender el Estado de derecho y mantener la convivencia pacífica", ha añadido Nieto.

Según el secretario de Estado, en la reunión se ha pedido a Puigdemont que el próximo domingo se logre "que no sea protagonista ningún cuerpo policial" y que la jornada sea "un día de festividad y celebración. No debe ser de otra manera, podemos conseguir que las cosas se desarrollen en paz, con tranquilidad, respetando la ley y defendido el Estado de derecho", ha añadido Nieto.

"Espero que en esta línea se trabaje también desde la Generalitat", ha asegurado el secretario de Estado, que ha insistido en que en la reunión "todo el mundo ha apelado hoy a la convivencia pacífica".

En opinión de Nieto, hay "muchas formas de expresar un planteamiento político", y esa expresión "no tiene por qué ser violenta, si se cumple lo que fija la juez, que no se abran colegios".

"Nunca ha habido un referéndum y se han celebrado muchas cosas, siempre ha habido muchas Diadas en una dirección u otra, con más o menos personas", ha señalado el secretario de Estado, que ha criticado: "hay quien quiere que se pueda celebrar solo de una forma, que es ilegal".

LA GENERALITAT NO DETENDRÁ EL 1-O Y PIDE QUE NOSE PONGA CONTRA LAS CUERDAS A LOS MOSSOS

El conseller de Interior, Joaquim Forn, ha garantizado hoy que el Govern "no detendrá" el referéndum que quiere celebrar el 1-O y ha pedido no poner "contra las cuerdas" a los Mossos, que asegura "adecuarán" el cumplimiento de las órdenes judiciales para priorizar el mantenimiento de la "convivencia".

Forn ha hecho estas declaraciones en la rueda de prensa posterior a la Junta de Seguridad de Cataluña. El conseller ha remarcado que el Govern mantiene su promesa de celebrar el referéndum el próximo domingo, a pesar de que ha sido suspendido cautelarmente por el Tribunal Constitucional.

Forn ha afirmado que, aunque los Mossos d'Esquadra tienen "determinadas obligaciones" como policía judicial, la policía catalana se regirá por los principios de "oportunidad, proporcionalidad y congruencia" a la ahora de cumplir las órdenes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña , que les ha obligado a impedir que el 1-O abran los colegios electorales. "Es importante el cumplimiento de la ley, de las decisiones judiciales, pero también existe un bien superior, que es la convivencia ciudadana", ha precisado Forn, que ha garantizado que los Mossos "adecuarán" el cumplimiento de la resolución judicial al principio de proporcionalidad para evitar males mayores.

El conseller ha reconocido que no pueden ni negar ni obviar la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que ayer les ordenó cerrar todos los locales públicos para la celebración del referéndum. "Es una evidencia (la existencia de esta orden), pero queremos dejar claro que lo más importante es salvaguardar la convivencia. Cualquier actuación policial debe salvaguardar la convivencia ciudadana"."El compromiso del Govern es muy claro: que se pueda votar. Pero también es verdad que los Mossos, como policía judicial, tienen un mandato que no pueden obviar. Se tiene que poder cumplir de la mejor forma posible, que no cree problemas más grandes que los que quiere evitar", ha alegado Forn. Por este motivo, ha insistido en que los Mossos "adecuarán" su actuación relativa a la demandas judiciales para actuar bajo el criterio de proporcionalidad "en un momento en el que miles de personas saldrán a la calle a expresar una opinión política".

Tras insistir en que no van a detener la convocatoria del referéndum, Forn ha pedido "inteligencia" tanto al Govern como a la ciudadanía para no poner "contra las cuerdas" a los Mossos d'Esquadra, que actualmente tienen un "gran apoyo social". "Lo tenemos que evitar, la policía tiene una función que le es propia, que tendrá que cumplir, pero no la podemos meter en el centro del debate, como algunos quieren para desgastarles", ha sostenido Forn, que ha pedido que Govern y ciudadanía se "conjuren" para evitar "cualquier situación de tensión y violencia", que es el escenario que "otros querrían que ocurriera".

El conseller también ha dado por hecho que las órdenes dictadas por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para impedir el referéndum han hecho "decaer" las instrucciones "de dudosa legalidad" de la Fiscalía en contra del 1-O, entre las que ha citado la obligación de fijar un perímetro de seguridad para impedir votar en la calle en un perímetro de cien metros de los colegios electorales.

Según Forn, los representantes del Ministerio de Interior se han comprometido en la reunión de la Junta de Seguridad a que la Guardia Civil y la Policía Nacional compartan con los Mossos d'Esquadra los criterios de una intervención proporcional, por lo que ha dado por hecho que el domingo actuarán de la misma forma que la policía catalana cuando haya "miles de personas en la calle queriendo votar en actitud pacífica".