El Gobierno espera que la Comisión Bilateral sirva para normalizar la relación con la Generalitat

El Gobierno afronta la reunión de la comisión bilateral Estado-Generalitat, que tendrá lugar este miércoles en Barcelona, con la intención de que sirva para normalizar la situación institucional entre la Generalitat y el Ejecutivo central y recuperar las relaciones. Será la primera reunión de este órgano desde julio de 2011 y la intención del Gobierno es que en ella se puedan empezar a hablar temas concretos que beneficien a los ciudadanos, ya que será el primer contacto en un formato formal tras la reunión del jefe del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, con el presidente catalán, Quim Torra.

Tras estos siete años de parón y el tiempo que Cataluña estuvo gobernada desde la Moncloa en aplicación del artículo 155 de la Constitución, el Ejecutivo socialista quiere iniciar los trabajos de la comisión y entablar unas relaciones de cooperación "con lealtad institucional".

IMPULSAR ACUERDOS

Esta cita supone, según la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, "un hecho normal que se había convertido en anormal", como es el diálogo entre ambas administraciones, que tratarán cuestiones referentes a infraestructuras, transferencias o políticas sociales, según ha detallado este martes.

A partir de este primer encuentro, el Ministerio de Política Territorial y Función Pública espera que puedan reunirse grupos de trabajo para que en otoño se pueda ir avanzando en asuntos concretos.

Desde el Departamento dirigido por Meritxell Batet aseguran que el Gobierno está "decidido a impulsar acuerdos" con el fin de hacer efectivas las políticas públicas y asegurar la prestación de los servicios a los ciudadanos, y que hay muchas posibilidades de actuación "dentro de marco constitucional y estatutario".

La Generalitat ha logrado incluir en el orden del día una mención a la "situación política en Cataluña en materia de derechos y libertades" y a las "vías de participación democrática de los catalanes en las decisiones sobre su futuro político", eufemismos que se refieren a los presos independentistas y al derecho de autodeterminación.

ARTADI: CATALUÑA VOLVERÁ A PLANTEAR LA CELEBRACIÓN DE UN REFERENDUM DE INDEPENDENCIA

De hecho, la consellera de Presidencia de la Generalitat, Elsa Artadi, ya ha advertido de que, además de analizar cuestiones sectoriales, el Govern volverá a plantear la celebración de un referéndum de independencia, porque no pueden "eliminar un derecho que tienen todos los ciudadanos", y también denunciará la "regresión democrática" que considera que hay en Cataluña.

Sin embargo, fuentes del Ministerio de Política Territorial insisten en que, sobre eso, para el Gobierno no hay nada que hablar. Batet y otros ministros han insistido en público en varias ocasiones en que, tal como le dijo Sánchez a Torra, ni existe el derecho de autodeterminación, ni en Cataluña hay presos políticos, ni tampoco puede el Gobierno inmiscuirse en las decisiones judiciales sobre ellos.

VUELTA DEL GOBIERNO CATALAN A LOS ORGANOS MULTILATERALES

El Gobierno central aprovechará la reunión para decir al catalán que sería bueno que volviera a participar en los órganos multilaterales de cooperación y coordinación --el Consejo de Política Fiscal y Financiera y las conferencias sectoriales-- de los que lleva ausente desde hace varios años.

Para el Ejecutivo de Sánchez es importante hablar sobre asuntos pendientes en el ámbito de compromisos económicos y cuestiones fiscales, así como el intercambio de información sobre inversiones en infraestructuras, transporte y cumplimiento de la disposición adicional tercera del Estatuto de Autonomía, según la cual la inversión del Estado en Cataluña en infraestructuras se equiparará a la participación relativa del PIB de esta comunidad con relación al PIB del Estado.

Asimismo, abordarán la aplicación de la legislación catalana y española en el ámbito educativo y lingüístico, e intercambiarán información sobre la acción exterior de la Generalitat. También tratarán la situación de los traspasos de funciones y servicios pendientes de formalizar, así como la conflictividad competencial planteada ante el Tribunal Constitucional y las demandas de financiación para Cataluña.

Artadi ha dicho que no prevé que de la reunión de este miércoles salgan grandes pactos, pero sí espera que sirva para dar un "impulso político" a futuros acuerdos entre las dos administraciones, fijando los calendarios oportunos para que estos pactos sean una realidad y no se demoren en el tiempo.

DELEGACIONES LIDERADAS POR BATET Y MARAGALL

La reunión, que será en el Palau de la Generalitat a las 16.30 horas, estará presidida por Meritxell Batet y el consejero catalán de Asuntos Institucionales, Ernest Maragall, que son, además, quienes han preparado la agenda.

Completan la delegación del Gobierno los secretarios de Estado de Política Territorial, Ignacio Sánchez Amor; Hacienda, Inés María Bardón; Infraestructuras, Pedro Saura, y Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla; y la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera.

Por parte de la Generalitat, el equipo liderado por Maragall estará integrado por el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès; la secretaria general de Acción Exterior, Mercè Salvat, y el delegado del Govern en Madrid, Ferran Mascarell.