Forcadell y miembros de la Mesa del Parlament reciben la notificación de la querella de Fiscalía

Funcionarios del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) han notificado este martes a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y a los miembros de JxSí y de SíQueEsPot de la Mesa la querella de la Fiscalía por la tramitación de la ley del referéndum y que el tribunal admitió el viernes. Así lo han explicado fuentes parlamentarias, después de que Forcadell, Lluís Guinó, Anna Simó, Ramona Barrufet (JxSí) y Joan Josep Nuet (SíQueEsPot) recibieran la notificación pasadas las 11.30.

El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya también ha notificado --en este caso, a todos los miembros de la Mesa-- la providencia del Tribunal Constitucionalque da por suspendida la ley del referéndum y el decreto de convocatoria del Govern del 1-O.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña aprecia indicios de los delitos de desobediencia y prevaricación en la actuación de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y otros cuatro miembros de la Mesa, aunque por el momento no entra a pronunciarse sobre el delito de malversación.

En un auto, la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior justifica así la admisión a trámite de la querella de la Fiscalía Superior de Cataluña contra la presidenta Carme Forcadell y los otros cuatro miembros de la Mesa que votaron a favor de tramitar la ley del referéndum y la transitoriedad, suspendidas por el Tribunal Constitucional.

Aunque la Fiscalía achacaba a Forcadell y a los miembros de la Mesa Lluís Ginó, Anna Simó y Ramona Barrufet, todos ellos de Junts Pel Sí (JxSí), y Joan Josep Nuet, de Catalunya Sí Que Es Pot (CSQP), los delitos de "desobediencia grave cometida por autoridad pública", prevaricación y malversación, este último tipificado con penas de prisión, el TSJC ve fundamentados "al menos, los tipos penales desobediencia y de prevaricación", pero no se pronuncia sobre el de malversación.

"Se impone la admisión a trámite de la querella presentada por el Ministerio Fiscal al valorar inicialmente como posible la comisión de un delito de desobediencia y de un delito continuado de prevaricación (...), sin perjuicio de cualesquiera otras calificaciones jurídicas alternativas o concurrentes, al ser las presentes meramente provisionales", argumenta el auto.

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha criticado hoy el "uso indiscriminado" que hace el Gobierno de los tribunales para resolver el conflicto catalán, y ha considerado que la nueva querella obedece a una "escalada judicializadora" para intentar parar el referéndum del 1-O. "Nos negamos -ha dicho- a convertirnos en censores a las órdenes de un Gobierno, porque nuestro trabajo es favorecer el debate no coartarlo".