La Fiscalía recurre la prisión de Blesa y estudia si el juez prevaricó

La Fiscalía de Madrid ha recurrido la decisión del juez Elpidio José Silva de enviar a prisión incondicional al expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa y estudia si en sus resoluciones ha podido cometer un delito de prevaricación, en cuyo caso se querellará contra él. También la defensa del exbanquero prepara un recurso contra el auto del titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, que ayer sorprendía citando de urgencia a Blesa y terminaba decretando para él prisión sin fianza por presuntas irregularidades en la compra del City National Bank (CNB) de Florida (EEUU).

Fuentes jurídicas han informado de que el letrado, tal como ha hecho la Fiscalía, también acudirá directamente en apelación a la Audiencia Provincial de Madrid, saltándose así el recurso de reforma que se interpone ante el propio juez y que no haría más que ralentizar el proceso.

Desde el entorno del expresidente de la caja madrileña, que anoche ingresó nuevamente en la cárcel de Soto del Real (Madrid), aseguran que se encuentra "muy entero" porque es "perfectamente consciente del encarnizamiento" al que está siendo sometido, de ahí que recurra la decisión de Silva al sentirse víctima de un "atropello" de una "injusticia máxima".

En el auto de prisión, el juez justificaba esta medida diciendo que aún hay diligencias de investigación pendientes que quedarían "muy seriamente afectadas" si éste "permaneciese en libertad".

Silva también hablaba del "significativo agravamiento de la pena pronosticable" para el exbanquero a raíz de los nuevos indicios de criminalidad que dice haber encontrado, que se basan en un intercambio de correos electrónicos entre éste y el ex director financiero de la caja Ildefonso Sánchez Barcoj, que quedó en libertad tras declarar también como imputado.

LA AUDIENCIA PROVINCIAL DEBERÁ DECIDIR

La sección de la Audiencia madrileña que debe resolver los recursos de la Fiscalía y del letrado de Blesa aún no ha sido designada, si bien, una vez que lo esté, deberá hacerlo con celeridad al tratarse de una causa con preso que afecta a un derecho fundamental. No obstante, diversas fuentes consultadas calculan que el tribunal madrileño tardará aún en pronunciarse varias semanas e, incluso, un mes.

El abogado de Blesa y la Fiscalía de Madrid también recurrieron la resolución dictada por el magistrado el pasado 16 de mayo, en la que decretaba prisión eludible bajo fianza de 2,5 millones de euros, que el expresidente de Caja Madrid abonó en menos de 24 horas.

La postura del Ministerio Público, que estima que no se da ninguno de los requisitos que permiten acordar la prisión incondicional para Blesa -riesgo de fuga, de destrucción de pruebas o de reiteración delictiva-, ha sido criticada por el abogado Luis Pineda, designado por Manos Limpias para llevar este procedimiento.

Paralelamente, la Fiscalía de Madrid analiza la denuncia que le presentó el abogado del exbanquero contra el magistrado hace aproximadamente un mes por prevaricación.

Dicha denuncia se fue ampliando posteriormente con otras decisiones del juez, tanto las referentes a la causa en la que investiga la concesión de un crédito fallido de 26,6 millones de euros al Grupo Marsans como a la que abrió posteriormente a raíz de ésta sobre presuntas irregularidades en la adquisición del banco norteamericano.

El Ministerio Público abrió entonces unas diligencias de investigación penal para analizar el contenido de los autos y providencias denunciados por la defensa del exbanquero.

Si la Fiscalía considera que Silva ha podido incurrir en este delito, interpondría una querella ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, órgano competente para investigarlo dada la condición de aforado del juez.

100 MILLONES DE EUROS

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 9, Elpidio José Silva, justifica la prisión incondicional para el expresidente de Caja de Madrid, Miguel Blesa por su gestión irregular de la compra del City National Bank de Florida en 2010, entre otros motivos, en su convencimiento de que tanto el exbanquero como su exdirector financiero, Ildefonso Sánchez Barcoj, creían disponer libremente de 100 millones de euros para adquirir cualquier entidad "que se pusiera a tiro" sin el menor control o fiscalización por los órganos directivos de la caja de Ahorros.

Así lo señala en el auto, de 16 páginas, en el que apunta las contradicciones en las que habrían incurrido tanto Blesa como el exdirector financiero de la Caja, Ildefonso Sánchez Barcoj, a quien tomó previamente declaración sin dictar contra él ninguna medida cautelar. A Blesa le imputa delitos societarios, falsedad documental y apropiación indebida.

El exdirector financiero de Caja de Madrid Ildefenso Sánchez Barcoj aseguró en un mail a Blesa que dado el seguro de cambio (en dólares) del que disponían, tenían fondos suficientes para la operación del City National, la compra de la inmobiliaria Su Casita en México y "100 kilos" más por si se les ponía "algo a tiro".

El auto reproduce los mismos argumentos que el que ya dictó el pasado 16 de mayo y que supuso el ingreso de Blesa en prisión durante 24 horas para añadir que durante su declaración de este jueves el exbanquero "más que esclarecer una posible versión de descargo, incide más profundamente en su participación en los hechos imputados".

En la comunicación Barcoj alertaba a Blesa de la existencia de una noticia de "El Economista" cuestionando la operación de compra del banco estadounidense dada la fluctuación esperada del dólar. Añadía el exdirector financiero que los periodistas autores de la información desconocían que, gracias al seguro de cambio, se disponía para la operación de Su Casita, la de Miami y "100 kilos más por si se nos pone algo más a tiro".

"DEJA QUE ALGUIEN ENTRE AL TRAPO, LE DAREMOS UN BUEN PASE"

Minutos después del citado correo, Blesa contesta con otro 'mail' en el que dice: "Se me había olvidado comentar este asunto contigo ¿Te acuerdas de que lo hablamos? No era sólo el encarecimiento sino el límite de autorización por la Comunidad de Madrid. Deja que alquien entre al trapo, le daremos un buen pase. Moraleja: Hazle a todo la prueba del stress, lo que puede salir mal sale mal, y si sale mal...ni te cuento". Interrogado por Silva sobre lo que el juez califica de "increíbles afirmaciones viniendo del presidente de una entidad financiera", Blesa se limitó a señalar que no las recordaba.

El juez razona en el auto que para su significado es que ambos imputados "querían eludir el control administrativo de la operación" y aceptaban los males posibles "confiando a la pura fortuna que tales males o perjuicios no se produjesen". A los tres minutos, Barcoj contestó a Blesa : "Como ves te hicimos caso...y más".

El instructor número 9 de Madrid considera que, tras valorar estas pruebas, la prisión resulta proporcionada pues permaneciendo libre Blesa "pudiera incurrir en ocultación, alteración o destrucción de las fuentes de prueba relevantes para el enjuiciamiento".

Añade que el riesgo de fuga no debe valorarse ni pronosticarse "exclusivamente" desde la perspectiva de la ubicación residencial más o menos estable del investigado "pues tal premisa no puede ser más contraria a eminentes reglas de experiencia y no de comprensión del fenómeno criminógeno que subyace al delito", es decir, que no existe riesgo de fuga. Dice tambén que existe en este caso un "agravamiento de pena pronosticable" y que Blesa se encuentra "muy involucrado en el título imputatorio" .

Para el juez, la versión de Blesa sobre el modo en el que se fraccionó la compra -primero se adquirió el 87 por ciento de la entidad por 927.000.000 dólares y posteriormente el resto por 190.000.000 dólares- es "inacreditada y abiertamente no creíble", y concluye que tuvo como finalidad "obviar" los controles de la Comunidad de Madrid.

Blesa afirmó ante el juez que para la operación de compra del City National no hacía falta autorización de la Comunidad de Madrid y que si la operación se hizo de forma fraccionada fue para "fidelizar" la clientela del banco norteamericano, ya que permitía mantener al presidente de la entidad vendida.

Según el auto, Blesa también fue preguntado por un informe del Banco de España de 2010 en el que se hablaría de que Caja de Madrid eludió controles para realizar la operación de compra del citado banco americano. Blesa calificó este informe de "tendencioso".

"En absoluto puede comprenderse sobre qué bases habría de ser tal informe tendencioso cuando alude a un extremo a estas alturas constitutivo de evidencia en esta causa, cual es que se fraccionó artificiosamente la operación de referencia para sustraerla al control de la Comunidad Autónoma de Madrid", argumenta el juez en su auto.

RETRASO DE LA COTIZACION

Ante los comentarios de Blesa sobre el hecho de que la operación tuvo beneficios para Caja Madrid, Elpidio José Silva apunta que "muy al contrario, las pérdidas resultantes han sido sumamente cuantiosas". Expresa igualmente sus sospechas por el hecho de que, a los pocos días de materializarse la compra del banco, se aplazara la salida a cotización en bolsa de Caja de Madrid y apunta que la razón de esta decisión pueda encontrarse en el interés de eludir también las exigencias impuestas por el Banco de España.

Para el juez Silva en la adquisición del City National "concurren muy relevantes indicios de criminalidad". Entre ellos, apunta que se instrumenta la compra de la entidad norteamericana "de forma que pueda eludirse el preceptivo control" por parte de la Consejería de Economía de la Comunidad de Madrid y que el precio excedió respecto al abonado anteriormente por Banco Popular y Banco Sabadell en relación con otras entidades radicadas en Miami.

Apunta también que la Ofice of the Controller of the Currency (OCC) , que es un departamento independiente del Tesoro de los Estados Unidos, ha reseñado déficits muy relevantes en la supervisión del equipo directivo de la entidad y ha advertido de su "escasa o nula capacidad de reacción ante el nicho competitivo".

El juez cifra en 500 millones de euros las pérdidas causadas por la operación sin que deba obviarse "el imprescindible valor de la repercusión relacionado con el exorbitante desembolso que ha supuesto la urgente e imperiosa nacionalización para hacer viable la existencia de Bankia, sin cuya premisa con toda seguridad la venta de City National Blank of Florida hubiera reportado pérdidas aún más cuantiosas".

ADMINISTRACION DESLEAL

Como indicios de comisión de un delito de administración desleal, el juez Silva apunta "la ausencia de un análisis mínimamente solvente de viabilidad y de riesgo asumible, el estudio abiertamente insuficiente del nicho de mercado, el pago de un sobreprecio y la ausencia de sometimiento a los controles administrativos preceptivos".

Silva detalla también las operaciones que investiga en la pieza principal de esta causa, en la que mantiene imputado a Blesa junto al expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán por el préstamo de 26,6 millones de euros que la caja de ahorros otorgó en su día al expresidente de los empresarios, para concluir que en el caso de la compra del banco de Florida se utilizó el mismo "modus operandi".