Fernández pide a los socialistas que la división no llegue al Congreso

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, ha asegurado que no hay que descartar que los militantes, que "son los que mandan en el partido", decidan en un consulta si los socialistas deben abstenerse o no para facilitar la reelección de Mariano Rajoy.

Fernández ha explicado que será el próximo Comité Federal el que tome una decisión de forma soberana u opte por una consulta en caso de que sea la postura que respalde la mayoría de los dirigentes.

"Estamos dando por supuesto que lo que se va a hacer es una abstención, y yo no lo doy. Hay un Comité que es soberano y es él el que va a decidir o que lo decidan las bases, no sé qué va a pasar allí. No doy por supuesto nada", ha dicho Fernández en declaraciones a la Cadena SER.

El dirigente asturiano ha subrayado que en el partido no manda ni él ni la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, sino los afiliados. "No tengo la menor duda. ¿Quién va a mandar?", ha constatado Fernández, quien, no obstante, no ha considerado que el referéndum sea la mejor de las opciones.

A su juicio, no se puede estar consultando constantemente a las bases porque a ellas les corresponde decidir en "el momento clave", que es la elección del secretario general del PSOE, pero se ha abierto a que se pronuncien "en algún momento excepcional". El presidente asturiano ha admitido que las dos alternativas que tiene el PSOE son facilitar al PP que gobierne, al haber sido la lista más votada, o que haya terceras elecciones.

"Y el PSOE tiene que plantearse cuál de esas soluciones, que son malas las dos, es menos mala para España y para el PSOE", ha añadido Fernández, que no ha querido fijar su postura personal por la imparcialidad que debe tener como presidente de la gestora. Ha reconocido que si hubiera unos nuevos comicios, "el PP tendría un mejor resultado, sobre todo si el PSOE llega como culpable" de la repetición electoral.

Como ya sostuvo en el Comité Federal del pasado mes de julio, Fernández ha advertido de que "hay una cosa peor que un gobierno en minoría de Rajoy: un gobierno en mayoría". "No vayamos tan lejos que no volvamos", ha recomendado Fernández tras criticar que Rajoy no haya buscado en otros partidos los apoyos que precisa, como hizo José María Aznar en 1996.

El presidente asturiano ha señalado que aún no hay fecha del Comité Federal en el que se tiene que tomar una decisión, que tendría que ser antes del 22 de octubre, pero que se convocará "independientemente de que Rajoy dé una señal o no" de acercamiento a los socialistas.

Fernández ha vuelto a rechazar que se dé libertad de voto a los 85 diputados socialistas sobre la investidura de Rajoy. "Estoy convencido de que no va a ocurrir", ha respondido ante la amenaza de algunos diputados 'sanchistas' y del PSC de votar de forma autónoma.

En caso de terceras elecciones, el presidente de la gestora ha garantizado que habrá primarias para elegir al candidato. Al contrario que defendió el ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez, Fernández ha considerado inviable un gobierno alternativo con Podemos y Ciudadanos, no porque los socialistas no quieran, sino porque estos dos partidos "no lo ven".

"En política, lo que no es posible es falso", ha sentenciado el presidente de la gestora.También ha descartado un gobierno con Podemos apoyado por los independentistas. A su entender, es posible que el PSOE gobierne con Podemos en las comunidades autónomas, donde prima la gestión de los servicios públicos, pero no en el Estado, especialmente cuando están "en un planteamiento insureccional" y ponen en riesgo la unidad de España.

FERNÁNDEZ PIDE A LOS SOCIALISTAS QUE LA DIVISIÓN NO LLEGUE AL CONGRESO

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, ha admitido que le "preocupa la división en el partido", por lo que ha pedido "responsabilidad" a los diputados socialistas para que el cisma no se traslade al Congreso ni a otras instituciones.

Fernández ha hecho estas declaraciones antes de intervenir en el Congreso en la reunión a puerta cerrada del grupo parlamentario del PSOE para exponer sus planes en la nueva etapa que se abre en el partido tras la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general.

"Me preocupa la división en el partido y eso es lo que tengo que evitar, que haya un antagonismo y un enfrentamiento. Es un riesgo que puede afectar al partido en las bases y, por supuesto, también a los dirigentes y a las elites", ha afirmado el presidente asturiano en declaraciones a los medios. Ha subrayado que la misión de la gestora tiene que ser "apaciguar" la organización y "enfriar el magma" en el que se ha convertido el partido, lo que requiere "diálogo y hablar".

PEDRO SÁNCHEZ, RELEGADO A UN ESCAÑO EN LA QUINTA FILA DEL HEMICICLO

El ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez se sentará a partir de hoy en un escaño en la quinta fila del hemiciclo del Congreso -la cuarta de su grupo-, mientras que el actual portavoz socialista, Antonio Hernando, ocupará el escaño que hasta ahora ocupaba el líder del PSOE dimitido este sábado.

El grupo socialista ha comunicado hoy a la Mesa del Congreso los cambios en el reparto de escaños entre sus 84 diputados a raíz de la crisis abierta en el partido y que acabó este fin de semana con la marcha de Sánchez y la creación de una gestora. Según el escrito presentado en la Mesa, Sánchez ocupará precisamente el escaño que ostentaba hasta ahora su rival en las primarias del PSOE, Eduardo Madina, que se situará ahora un escalón más abajo.

RIVERA HABLA CON FERNÁNDEZ Y LE PIDE QUE PSOE DECIDA PENSANDO EN ESPAÑOLES

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha habladocon el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, a quien ha deseado que los socialistas "acierten" con sus decisiones y que no pongan por delante de los españoles su debate interno.

Rivera, en su intervención en abierto ante el grupo parlamentario de Ciudadanos, cree que hoy, tras la crisis abierta en el PSOE, está más cerca la posibilidad de evitar unas terceras elecciones y por eso ha pedido al PP y a Mariano Rajoy que "no ponga condiciones" a los socialistas para que se abstengan.

"A los que no han movido ficha hasta ahora les toca moverla, y a los que quieren ser presidentes les toca ir a por la investidura", ha subrayado Rivera. Como al PP le faltan once abstenciones para que Rajoy pueda gobernar -da por hecho el apoyo de C's si el PP cumple con las reformas contempladas en el pacto firmado en agosto-, Rivera ha defendido que los socialistas puedan poner requisitos "lógicos" para facilitarle la investidura.

Rivera, que ha manifestado "respeto" al proceso interno del PSOE porque lo que decidan afectará a todos los españoles, se ha puesto a disposición de los socialistas por si "son necesarios" para cualquier negociación y desbloquear la legislatura.

NAVARRO PIDE QUE EL COMITÉ FEDERAL Y NO LAS BASES DECIDA LA LÍNEA DEL PSOE

La expresidenta del PSOE Micaela Navarro, una de las 17 miembros de la ejecutiva que dimitieron el pasado miércoles, ha defendido hoy que debe ser el Comité Federal y no los militantes en una consulta quien decida si facilita un gobierno del PP o cual debe ser la línea que debe seguir ahora el partido.

"Si hay algo de lo que no nos podemos olvidar es de que hay un órgano que es el Comité Federal, donde están una parte muy importante de compañeros que tienen toda la autoridad para definir cual es la línea que tiene que seguir el partido", ha advertido la diputada andaluza.