Felipe González pide a PSOE y PP que no impidan que el otro gobierne

El expresidente del Gobierno Felipe González cree que el objetivo de los dirigentes de Podemos es "liquidar, no reformar, el marco democrático de convivencia, y de paso a los socialistas, desde posiciones parecidas a las que han practicado en Venezuela sus aliados" y los califica como "puro leninismo 3.0".

En una entrevista que publica el diario El País, el también ex secretario general del PSOE dice que "el comportamiento arrogante de los líderes de Podemos, con humillaciones que ponen al descubierto cuáles son sus verdaderas intenciones, no se debe aceptar. Esos dirigentes, con el debido respeto que merecen sus votantes y los grupos que se han sumado a las distintas plataformas, quieren liquidar, no reformar, el marco democrático de convivencia". "Pero lo ocultan de manera oportunista. Del mismo modo, dejaron de hablar de Grecia cuando más lo necesitaron sus amigos. Son puro leninismo 3.0", añade.

González señala que, "para colmo, plantean también con disimulo la autodeterminación, algo que contradice un proyecto para España como espacio público que comparten 46 millones de ciudadanos que quieren ser tratados como tales, también para decidir en igualdad de derechos y obligaciones su destino común".

El expresidente del Gobierno se muestra muy crítico con la formación que dirige Pablo Iglesias pero no concreta cuál es la opción de gobierno que considera más adecuada ante el complejo panorama político tras las elecciones del 20 de diciembre.

"No quiero definir la posición del partido como tal. Dicho esto, creo que ni el Partido Socialista ni el PP ni otros deberían negar la posibilidad de un Gobierno para España si no están en condiciones de hacerlo ellos con sus formulaciones y programas", declara González.

A su juicio, "jugar a impedir que gobierne otro aunque yo no pueda gobernar no conduce a nada" y añade: "Quiero que España tenga un Gobierno capaz de sacar adelante un proyecto. Prefiero que ese Gobierno sea progresista y reformista. Si no es posible, no creo que haya que obstaculizar la posibilidad, muy difícil por cierto, de un Gobierno distinto".

En este sentido, ve 'aritméticamente' posible un Gobierno liderado por el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, en el que participe Podemos, pero durante toda la entrevista expresa sus recelos ante esa opción.

Pedro Sánchez debe cumplir el mandato de los electores y también del comité federal del Partido Socialista y debe intentarlo si fracasa el candidato del PP, sea o no Rajoy. Para hacerlo tiene que hablar con todos, ya que eso es el diálogo, y dejar claro con qué programa para España está dispuesto a gobernar. Reitero que no se trata de sumar votos para una investidura, sino de tener una base coherente de apoyos para gobernar, que no es lo mismo", insiste.

Además, advierte que para acometer las reformas que necesita España "hay que contar con el PP en bastantes casos, porque esa es la realidad parlamentaria", si bien afirma a continuación que, "del mismo modo, parece lógico exigir al PP que diga qué está dispuesto a hacer por convicciones y, por tanto, es lógico esperar que lo haga tanto si está en el Gobierno como si pasa a la oposición".

Respecto a la posibilidad de crear una gran coalición entre PP, PSOE y Ciudadanos, la rechaza, puesto que le parece una propuesta "que nace de un fracaso y que no se plantea la gobernanza de España en el medio plazo". Además, considera que dejar el espacio de la oposición a Podemos "es una gran estupidez, más aún que un error, generada por la falta de visión de España en el medio plazo".

En relación con un hipotético acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos, opina que, "dentro de la aritmética parlamentaria" esa opción "significa tener una base para las reformas que necesitamos. Si se habla de Gobierno de reformas y de progreso, hay que tener fundamentos programáticos y número de diputados para apoyarlos. En este ejercicio el PP tiene que dejar claro si sus posiciones programáticas, aún en la sombra, lo son por convicción o por oportunismo de Gobierno. Porque no habrá reformas de calado si el PP practica la vetocracia".

"En suma", concluye González, "hay que entender la nueva realidad que han querido los electores, que exige que haya diálogo y acuerdos. Y que puede repetirse, en peores condiciones, si los responsables políticos no asumen el resultado y devuelven la responsabilidad que les toca a los ciudadanos en nuevas elecciones".

GUERRA RECOMIENDA A SÁNCHEZ QUE DIGA "LA VERDAD" Y TENGA EN CUENTA LOS INTERESES DEL PAÍS

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra ha considerado este jueves que la situación para conformar el nuevo Gobierno español es muy "difícil" y ha recomendado al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que sea "muy sensato", que diga la "verdad" y que, sobre todo, tenga en cuenta los intereses del país.

En declaraciones a los periodistas antes de pronunciar una conferencia en la Fundación Cajasol, Guerra, dada su experiencia política, ha recomendado a Sánchez que, en la actual situación, sea "muy sensato, que diga la verdad, porque ante la duda, lo mejor es decir la verdad", y que tenga en cuenta, sobre todo, los "intereses del país antes que los intereses del partido y también, si puede, los intereses del partido". Respecto a un posible pacto del PSOE con los partidos nacionalistas, ha expresado que no cree que se vaya a pactar con ellos, eso es "imposible".

Respecto a las manifestaciones que ha hecho en los últimos días el expresidente del Gobierno Felipe González, se ha limitado a señalar que ha hecho unas declaraciones que son "muy interesantes", pero que él hace las suya y no tiene por qué hablar sobre las de los demás.

Para el exvicepresidente del Gobierno, la situación es, sin duda, muy difícil, porque por la derecha "tenemos al PP, que durante cuatro años ha estado despreciando al resto de grupos" y se ha labrado un futuro de "no acuerdo con los demás". En su opinión, los otros partidos tienen muy difícil acordar con el PP si se añaden además todos los episodios "de corrupción que han caído sobre el partido".

"Mariano Rajoy lo tiene muy difícil porque él ha estado creándose enemistades durante cuatro años y ahora nadie quiere ir con él y además con lo de la corrupción, nadie quiere ponerse en la foto del brazo del presidente", según Guerra, para quien, a lo mejor cambiando al candidato, la gente tiene otra posición, pero, hoy por hoy, "él no lo contempla y, a lo mejor, un día lo va a contemplar su propio partido aunque él no contemple".

Por otro lado, se ha referido a Ciudadanos (C's), un partido "más centrado, que quiere mantener su virginidad y no quiere votar a nadie, a ningún partido". "Ellos siempre se abstienen, con lo que se hace muy difícil también".

Respecto a Podemos, se ha mostrado convencido de que, en realidad, "no quiere ningún tipo de acuerdo", porque tiene "otras ambiciones, de poder, quizá para trastocar todo el sistema democrático". "No son claros, pero no quieren ningún acuerdo", ha opinado Guerra, para quien los miembros de Podemos hacen "operaciones un poco escandalosas para sabotear cualquier tipo de acuerdo, con lo que se hace muy difícil".

El exvicepresidente ha añadido que luego queda la vía de tener que repetir elecciones si no se puede conformar gobierno. Ha advertido de que podemos tener la sorpresa de que al final se produzcan unos resultados similares a los del 20 de diciembre y quizás ello suponga que los partidos "abandonarían las barreras que se han impuesto para ponerse de acuerdo".

Preguntado sobre cuál cree que debería ser la mayoría que se debería lograr en la actual situación para conformar gobierno, ha indicado que una "mayoría sensata, que va a decir que hay que hacer lo que se puede hacer". Ha insistido en que con algunos partidos se hace "muy difícil porque unos no quieren y otros porque han abonado un terreno muy difícil para el acuerdo".

En su opinión, se tiene que intentar hacer lo más sensato para el país y cuando se toma una decisión de este tipo, siempre hay que tener pendiente qué perjudica al partido que la toma, pero, sobre todo, qué perjudica al conjunto de España. "Eso es mucho más importante que cómo quede el partido", según ha sentenciado.

Respecto a quién cree que está en mejores condiciones para gobernar, si Mariano Rajoy o Pedro Sánchez, ha señalado que los dos tienen dificultad, porque si Podemos está en posición de "sabotaje de cualquier gobierno, por ahí no se puede", mientras que Ciudadanos, a lo mejor, un día "cambia y se moja, y entonces se podría".

LA DIRECCIÓN DEL PSOE VE LA POSICIÓN DE GONZÁLEZ "MUY PARECIDA" A LA SUYA

La dirección del PSOE cree que la posición expresada por el expresidente Felipe González en El País sobre la situación de España es "muy parecida" a la suya, si bien ha recalcado que el PP "no gobernará ni con el voto a favor ni con la abstención" de los socialistas.

"Lo que dice la dirección del PSOE es muy parecido a lo que dice Felipe González en la integridad de la entrevista, que es, más allá de una frase, que quiere un gobierno reformista y de progreso, y eso no lo va a encabezar el PP", ha argumentado la secretaria de Política Municipal, Adriana Lastra, en una rueda de prensa en el Congreso.

A su juicio, lo que dice González es que "Rajoy es un obstáculo para la regeneración" política, que "quiere que haya un gobierno reformista" y que "hay que negociar con todos", y con todo eso coincide el PSOE.

No obstante, ha reconocido que caben "otras interpretaciones" -ya que González sostiene que ni el PP ni el PSOE deberían impedir que el otro gobierne-, pero ha defendido que la "hoja de ruta" para los pactos está claramente marcada y que el secretario general, Pedro Sánchez, no va a salirse de ella.

DÍAZ CREE QUE EL PSOE NO PUEDE PERMITIR LA INVESTIDURA DE RAJOY NI GOBERNAR CON SEPARATISTAS

La presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, ha afirmado este jueves que su posición y la del PSOE andaluz es que el partido no puede permitir una investidura de Mariano Rajoy y que tampoco puede asumir un proceso de investidura "si los compañeros de viaje son los separatistas".

Díaz se ha expresado así cuando se le ha preguntado por las palabras del portavoz socialista en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez, que dijo el miércoles que no se puede apoyar "ni por acción ni por omisión" la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno ni de cualquier otro miembro del PP y que el PSOE no puede asumir un proceso de investidura si los "compañeros de viaje son los separatistas o fuerzas políticas que estén planteando elementos que puedan significar la ruptura de unidad de España.