La FAPE dice que los periodistas liberados son "precarios" que elevan la profesión

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Elsa González, ha expresado su alegría por la liberación de los tres periodistas que estaban secuestrados en Siria y ha subrayado que son "precarios" pero "con una vocación de hierro" con la que "elevan" el periodismo.

En declaraciones a Efe, la máxima responsable de la FAPE se ha referido así a la liberación de Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre, que han llegado esta mañana a Madrid tras permanecer secuestrados desde el pasado mes de julio.

"Son tres periodistas precarios, con una vocación de hierro y que mantienen los valores del periodismo", ha dicho González, quien ha sostenido que "gracias a ellos muchos de los conflictos se conocen y no hay un apagón informativo en la ciudadanía de muchos países, donde es casi imposible penetrar". Se trata, ha recalcado, de "tres periodistas valientes, responsables y que elevan el periodismo".

Elsa González ha explicado que en ocasiones "los periodistas se utilizan como arma de guerra" y ha hecho una llamada a los ciudadanos porque "los ataques contra la prensa son ataques contra la ciudadanía, porque el derecho a la libertar de información es del ciudadano, y el periodismo se limita a ejercerla".

"Ahora el ciudadano tiene que ser activo en la lucha por la libertad de prensa, y los organismo internacionales deberían juzgar esas acciones como crímenes de guerra" ya que "no se puede usar el periodismo como se está haciendo".

La presidenta de la FAPE ha expresado su alegría y emoción por la liberación de Pampliega, López y Sastre tras diez meses en la que muchas personas han estado pendientes de su situación pero "de manera muy discreta, como requería el momento". "La preocupación era permanente, pero hemos mantenido la discreción que se exigía. La profesión ha tenido un comportamiento excelente", ha añadido.

Ella fue informada anoche por el Gobierno de la liberación y no ha dado detalles sobre cómo se ha producido, ya que este extremo compete al Ejecutivo y a los liberados. La máxima responsable de la FAPE ha concluido que se trata "de una gran noticia para todos los periodistas" que invita a acordarse especialmente de los que todavía permanecen secuestrados, entre los que ahora no hay ningún español.

LA APM CELEBRA CON "GRAN ALEGRÍA" LA LIBERACIÓN DE LOS PERIODISTAS ESPAÑOLES

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) celebró este domingo con "gran alegría" la liberación de los periodistas españoles Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre, que permanecían secuestrados en la ciudad siria de Alepo desde julio del pasado año, pero a la vez denució su situación laboral, ya que son "freelances, sin seguro, sin salario fijo, pese a lo cual no dudaron en viajar a Siria para buscar la verdad, el pilar fundamental de nuestro oficio, y contarla para garantizar el derecho de información de los ciudadanos".

"Con su trabajo insistente, valiente y profesionalmente arriesgado, Pampliega, López y Sastre asumieron el compromiso fundamental del periodista de buscar incansablemente la verdad para desvelar lo que los poderes quieren ocultar" agrega el comunicado de la APM, que recuerda que "los tres periodistas, arriesgando sus vidas, entraron en Siria para dar a conocer al mundo la situación del conflicto y las violaciones de los derechos humanos que se perpetran en las contiendas y de las que la sociedad civil es habitualmente la principal víctima".

Asimismo, la APM destaca "el trabajo de muchos servidores públicos que han hecho posible la liberación de los periodistas españoles.

Los secuestros de periodistas suponen una intolerable vulneración de la libertad de expresión y del derecho de información. Con la comisión de estos delitos, los secuestradores persiguen alejar a los periodistas de Siria a fin de imponer un manto de silencio que impida descubrir los horrores de un conflicto que ha superado los 250.000 muertos y provocado el éxodo de millones de personas".

Por último,la APM reivindica que "los periodistas deben poder hacer su trabajo, sea en Siria o en cualquier otro lugar sin el riesgo de ser atacados o secuestrados" e insta a las partes en conflicto en Siria a que respeten la libertad de prensa, garanticen la seguridad de los reporteros y liberen inmediatamente a los otros reporteros de diversas nacionalidades todavía secuestrados.