España y Francia reivindican la dignidad de las víctimas en la derrota de ETA

España y Francia reivindican la dignidad de las víctimas en la derrota de ETA
España y Francia reivindican la dignidad de las víctimas en la derrota de ETA

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro francés, Edouard Philippe, han reivindicado hoy la dignidad y el coraje de las víctimas del terrorismo en la lucha contra ETA y han rendido homenaje a la cooperación policial y judicial que ha logrado la derrota de la banda.

Lo han escenificado en un acto organizado en el Palacio de la Moncloa, marcado por la ausencia de cargos institucionales que ostenta el PP y que habían sido invitados a la ceremonia, como los presidentes del Congreso, Ana Pastor, y del Senado, Pío García-Escudero.

Al acto, en el que Francia ha hecho entrega simbólica de más de 8.000 documentos y efectos intervenidos a ETA en su territorio, han acudido representantes de dieciséis de las veinte asociaciones de víctimas invitadas por el Ejecutivo, encabezadas por la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco.

Frente a la "tentación de la desmemoria", Sánchez ha subrayado la "obligación moral" de toda la sociedad de reconocer la valentía y el coraje del colectivo de víctimas del terrorismo y ha apostado por construir "un relato de la verdad".

"La narrativa pertenece a las víctimas, no a los terroristas ni a quien les apoyaron", ha señalado en presencia de los expresidentes del Gobierno Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero y del lehendakari Iñigo Urkullu. Habían sido también invitados al acto los ex jefes del Ejecutivo del PP Mariano Rajoy y José María Aznar, pero ambos, al igual que el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, han declinado asistir.

DOLOR DE LAS VICTIMAS Y ABNEGACIÓN DE LOS CUERPOS DE SEGURIDAD

El primer ministro francés ha puesto en valor la cooperación hispano-gala a través de los años, personificada hoy en las juezas francesas Laurence Le Vert y Hèléne Davo, que han recibido la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica por su trabajo contra el terrorismo etarra. "Porque estamos unidos y lo seguiremos estando, con determinación, seguiremos siendo invencibles", ha subrayado Philippe tras asegurar que aunque los respectivos gobiernos han podido tener divergencias políticas, nunca se debilitó su "solidaridad frente a la barbarie".

El dirigente francés ha tenido palabras emocionadas para las víctimas -"en el fondo nunca podremos acercarnos a ese dolor"- y para el papel "nuclear" de las asociaciones, al tiempo que ha elogiado la "abnegación" con la que han trabajado las fuerzas de seguridad, los magistrados y los fiscales franceses y españoles para acabar con la lacra terrorista.

Bajo el lema "Paz, Bakea, Paix", Sánchez ha confiado en que los nuevos archivos entregados por Francia -los primeros llegaron en febrero pasado- contribuyan a arrojar luz sobre los crímenes de ETA no esclarecidos y a dignificar la memoria de las víctimas a través del Centro Memorial, donde se depositarán los documentos.

EL ESTADO DE DERECHO GANÓ LA BATALLA

El presidente del Gobierno ha insistido en que fue el Estado de derecho el que ganó la batalla, gracias al consenso político y a la unidad de toda la sociedad frente al "proyecto totalitario" que quería imponer ETA por la fuerza. "Resistimos primero y al final ganamos", ha enfatizado en una ceremonia que ha finalizado con un aurresku.

Al acto han asistido los presidentes del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, y del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega; el defensor del pueblo, Francisco Fernández Marugán; las ministras de Justicia de los dos países, Dolores Delgado y Nicole Belloubet, y el titular del Interior español, Fernando Grande-Marlaska. Han participado además la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, y la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá.

Tampoco ha faltado el exministro de Interior y exvicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba, junto a altos mandos de los servicios de información de la Guardia Civil y de la Policía, encabezados por el general Pablo Salas y el comisario Germán Castiñeira.

El líder del PP, Pablo Casado, ha criticado al Gobierno por no haber sido invitado y ha lamentado que no se haya contado con el partido "que derrotó" a la banda terrorista, aunque desde el Ejecutivo se ha recalcado que sólo se enviaron "invitaciones institucionales", no a las cúpulas de los partidos. "Cuando el presidente Sánchez se refiere al ruido también se refiere a esto", han apuntado las mismas fuentes.

Una de las asociaciones de víctimas que ha declinado asistir ha sido Dignidad y Justicia, ausente, según ha explicado, en protesta por el acercamiento de presos de ETA a cárceles del País Vasco y Navarra.