La Ertzaintza dejará de usar pelotas de goma a partir del 1 enero de 2013

El consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, ha asumido este jueves la responsabilidad política de todo lo sucedido tras los incidentes en los que resultó mortalmente herido Iñigo Cabacas por el impacto de una pelota de goma, y ha anunciado que a partir del 1 de enero del próximo año todas las unidades de Seguridad Ciudadana tendrán prohibida la utilización de escopetas lanzaderas de pelotas. Ares ha realizado estas declaraciones ante la Comisión de Instituciones, Interior y Justicia del Parlamento vasco donde ha comparecido junto al Jefe de la Ertzaintza, Antonio Varela, para dar explicaciones sobre el fallecimiento este pasado lunes del joven Iñigo Cabacas Liceranzu, que resultó mortalmente herido durante los incidentes que se registraron en Bilbao tras la conclusión del partido Athletic-Schalke 04.

El titular de Interior ha propuesto en la Cámara vasca algunas medidas que "persigan evitar situaciones tan dramáticas y de consecuencias irreparables" como el fallecimiento de Cabacas. "Las lesiones provocadas según la autopsia por una pelota disparada por la Ertzaintza son un hecho no deseado por nadie que hay que intentar evitar por todos los medios en el futuro", ha insistido. Según ha informado, este pasado miércoles ordenó que se abriera un expediente interno a todos los agentes que intervinieron directamente en la actuación policial para determinar si su actuación se ajustó o no a los procedimientos de trabajo de la Ertzaintza. Además, se creará un equipo auditor para que evalúe la normativa, medidas y formación para las actuaciones en las que se produzcan heridos.

Asimismo, ha explicado que ha ordenado que se elabore "de forma inmediata" una instrucción para reforzar el control sobre el material antidisturbios y su utilización y ha anunciado que a partir del 1 de enero del 2013 todas las unidades de Seguridad Ciudadana tendrán prohibida la utilización de escopetas lanzaderas de pelotas. "Es el tiempo que consideramos necesario para dotarnos de nuevo material antidisturbios y formar a los agentes en la utilización del mismo", ha indicado.

USO LIMITADO

De esta forma, durante este año, estas unidades tendrán "limitada y restringida" la utilización de los citados lanzadores y su utilización sólo se realizará por orden del mando responsable. "Progresivamente se irá sustituyendo por nuevo lanzadores menos lesivos y más adecuados", ha insistido. En el caso de las unidades especializadas, Brigada Móvil y Brigada de Refuerzo de Seguridad Ciudadana, las podrán seguir utilizando "en ocasiones excepcionales" y a partir del próximo año contará con otros medios antidisturbios.

Ares ha aclarado que no es cierto que el uso de pelotas esté prohibido por la Unión Europea y ha resaltado que este cambio de material ya estaba previsto, e incluso se había adquirido los nuevos lanzadores para formar en la Academia de Arkaute (Alava), por lo que ahora "acelerarán" la compra de los nuevos materiales y la formación de agentes.

El titular de Interior ha expresado su "más profundo pesar, condolencia y solidaridad" a los padres, familia y amigos de Iñigo Cabacas y ha pedido perdón en nombre del Gobierno vasco, de la Ertzaintza y el suyo como consejero por esta "injusta e irreparable pérdida".

RESPONSABILIDAD POLITICA

En este sentido, ha subrayado que asume el compromiso de "máxima transparencia, rigor y eficiencia en la investigación" que según ha dicho va a ser "rigurosa" para llegar hasta el final con el objetivo de "esclarecer todo lo ocurrido y en su caso, depurar las responsabilidades", "cueste lo que cueste". "Asumo la responsabilidad política de todo lo sucedido", ha insistido antes de subrayar que "no hay voluntad de ocultar nada".

"Si se solucionara esta desgracia con mi dimisión, no tengan duda de que no estaría compareciendo, y lo mismo si este suceso hubiera sido consecuencia de una orden negligente por parte de los máximos responsables de la Ertzaintza", ha indicado.

Asimismo, ha defendido la "profesionalidad y el buen hacer" de los agentes de la Ertzaintza y ha pedido "serenidad, rigor, respeto y respaldo" para la Policía vasca. "La Ertzaintza no provoca, no genera situaciones de tensión sino que garantiza la seguridad, previene y actúa cuando hay incidentes para evitar agresiones a personas o a agentes", ha defendido.

El consejero de Interior ha afirmado que "la mejor forma de defender a la Ertzaintza es impulsar una investigación a fondo que aclare todo lo sucedido y en todo caso, se depuren las responsabilidades". Al respecto, ha informado de que este pasado miércoles ha mantenido un encuentro con la autoridad judicial para poner a su disposición toda la información recabada hasta el momento así como un equipo de agentes para trabajar con dependencia directa de la jueza "con plena dedicación a este caso".

El Jefe de la Ertzaintza, Antonio Varela, por su parte, ha afirmado que la distancia más corta desde la que se pudo producir alguno de los disparos en el lugar en el que se encontraba Iñigo Cabacas no fue inferior a 22 metros, por lo que rechaza que se disparara a bocajarro como se había apuntado. Al respecto, ha precisado que a una distancia de 20 metros no se da a una persona en la cabeza "salvo por casualidad", y que precisamente se quería eliminar este tipo de lanzaderas porque no disponen de elementos de puntería. Por último, Ares ha pedido colaboración a toda la ciudadanía para "aislar y repudiar a quienes en el futuro quieran perturbar la convivencia aprovechándose de aglomeraciones ciudadanas para alterar el orden público u hostigar a los servidores de la ley y a los agentes de la policía vasca".