Elsa Artadi sería la candidata de consenso para presidir la Generalitat

ERC y JxCat llegan a un pacto en que la presidencia simbólica de la Generalitat sería para Puigdemont y la efectiva para Artadi. Oriol Junqueras, ERC, la CUP y JxCat habrían llegado pues a este acuerdo para nombrar a Elsa Artadi, portavoz de JxCat, candidata de consenso para presidir la Generalitat, según Rac 1.

Por otro lado, se reconocería la figura de Carles Puigdemont a través de una propuesta de resolución, un texto sin efecto jurídico pero que serviría para restituir simbólicamente el cargo de president de la Generalitat. Esto significaría que la Cámara reconoce que quiere que el presidente de la Generalitat sea Carles Puigdemont, pero legalmente no habría caso.

El presidente del Parlament deberá convocar un nuevo pleno de investidura para elegir al president o presidenta de la Generalitat, pero las negociaciones entre las formaciones independentistas están bastante avanzadas, tanto que los nombres para el Gobierno están ya decididos, según la emisora, que añade que las carteras están repartidas a medias entre ERC y JxCat.

RAJOY PIDE QUE EL PARLAMENTO CATALÁN ELIJA UN PRESIDENTE NORMAL

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido este jueves que el Parlamento de Cataluña elija un "presidente normal" que "no esté incurso en procedimientos judiciales", que pueda estar presente "en su propia investidura" y que, una vez elegido, "pueda ejercer su cargo y gobernar". Eso sí, ha recordado que Cataluña no va a estar sin gobierno y que mientras se busca un nuevo presidente de la Generalitat seguirá vigente el artículo 155 de la Constitución.

En su discurso en el foro ABC, Rajoy ha querido mandar "un mensaje de tranquilidad" a los catalanes. "Mientras el nuevo Parlament busca un presidente que pueda serlo o se repiten las elecciones, si no lo encuentran, Cataluña no va a estar sin gobierno. Porque el artículo 155 es la garantía de que se siguen atendiendo los servicios esenciales y las necesidades reales de los catalanes", ha resaltado. Tras asegurar que su deseo es que todo vuelva cuanto antes a la normalidad, el jefe del Ejecutivo ha puesto en valor su gestión en Cataluña tras aplicar el 155. "Algunos pensaron que podían vivir fuera de la ley y lo único que han conseguido es acabar fuera del Gobierno", ha enfatizado, para añadir que los desafíos al Estado se responden con "políticas de Estado".

"Los ciudadanos votaron con normalidad y ahora está en manos del nuevo Parlamento catalán elegir, de una forma normal, a un presidente normal. Algo tan sencillo como un candidato que pueda estar presente en su propia investidura, que esté en su sitio y pueda estarlo. Y que una vez elegido pueda ejercer su cargo y gobernar, debatir con la oposición y someterse a su control", ha exclamado. En este punto, ha dicho que cada vez son más los catalanes que se preguntan "cuánto tiempo" se puede mantener una comunidad sometida a la "voluntad y los vaivenes de una sola persona", en alusión al expresidente Carles Puigdemont. De la misma manera, ha dicho que comprende que haya ciudadanos que no entiendan que "no se presente una alternativa constitucionalista a la situación actual". "Se puede y se debe hacer", ha enfatizado.