Dimite el secretario general de UGT en Andalucía por el desvío de fondos de formación

El secretario general de UGT-Andalucía, Francisco Fernández Sevilla, ha presentado su dimisión ante la creciente presión por el supuesto desvío de fondos de formación que ha derivado en la apertura de dos expedientes por parte de la Junta con un importe de devolución de 1,8 millones de euros.

El detonante de la dimisión, comunicada esta tarde a la Ejecutiva en una reunión extraordinaria, han sido los expedientes abiertos por el Gobierno andaluz para revisar las ayudas concedidas a UGT en los últimos años ante las sospechas de irregularidades y la confirmación de que los cálculos iniciales apuntan a que tendrá que devolver 1,8 millones de dos expedientes, aunque están en revisión unos treinta.

Fernández ha dicho que se va "orgulloso" de haber liderado la organización y ha destacado el "buen trabajo" de la nueva dirección y, en un encuentro con periodistas en el que no ha admitido preguntas, ha asegurado que no ha recibido ninguna presión para dimitir.

El actual responsable de Organización de UGT-Andalucía, Manuel Ferrer, asumirá las funciones de secretario general hasta el 9 de enero, cuando se celebrará el comité extraordinario.

En principio se barajaba la dimisión para esa fecha, 9 de enero, en un comité regional extraordinario -máximo órgano de decisión entre congresos-, pero se ha precipitado hoy a raíz de los expedientes abiertos por la Junta que, además, no descarta llevar las irregularidades a los tribunales si así lo estiman sus servicios jurídicos.

De hecho, el socio de Gobierno del PSOE en la Junta, Izquierda Unida, se ha mostrado favorable a llevar a los tribunales las presuntas irregularidades de UGT en los fondos públicos, así como el PP, que ha denunciado "connivencia" de la Junta con el sindicato en el asunto de las subvenciones.

También se ha visto obligado a intervenir esta semana el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, quien apremió a la organización andaluza a asumir las responsabilidades y a rendir cuentas por las presuntas irregularidades.

PRESIONADOS POR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

El caso ha tenido uno de sus puntos álgidos esta semana con una información publicada por 'El Mundo', según la cual UGT cargó a la Junta 700 maletines de piel falsificados en Asia para los asistentes a un congreso sindical, a los que se suman otros desvíos de fondos para cubrir gastos de una comida en la feria de abril en Sevilla, entre los más llamativos.

El incesante goteo de informaciones llevó a UGT a crear una comisión interna en agosto pasado para revisar las facturas relativas a los fondos públicos, y un mes y medio más tarde constataron que no había recibos falsos ni malversación de fondos públicos en la contabilidad del sindicato, aunque admitió "interpretaciones contables" en la justificación de los datos.

De forma paralela, se conoció que la Junta había pedido a UGT el reintegro de 25.000 euros por dos subvenciones gastadas de manera indebida en una comida en la feria de abril de Sevilla y en adecuar un pabellón para una reunión sindical.

Una vez formalizada la dimisión, la ejecutiva estará en funciones hasta que se celebre el comité regional en enero y, según ha informado a Efe el responsable de comunicación del sindicato, José Ginel, la voluntad de la dirección es no tener que convocar un congreso extraordinario y resolver esta situación en el comité de enero cubriendo las vacantes que queden en la ejecutiva, en caso de que dimita algún miembro más.

Fernández Sevilla accedió a la secretaría general de UGT-A en mayo pasado en sustitución de Manuel Pastrana, con quien compartió tareas de responsabilidad en sus dos últimos mandatos.

La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, ha expresado su respeto por la dimisión y la ha vinculado a los expedientes abiertos por la Junta por supuesto desvío de los fondos de formación.

También el secretario de Organización del PSOE de Andalucía, Juan Cornejo, ha expresado su respeto por la dimisión del secretario de UGT-A y ha reafirmado el respaldo del PSOE andaluz a los sindicatos "como pieza clave en la defensa de los derechos de los trabajadores".

El secretario de Relaciones Institucionales del PSOE, Antonio Hernando, ha valorado la "rapidez" con la que ha asumido responsabilidades la UGT y le ha sugerido al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, que tome nota.

Para el PP-A, la dimisión obedece a que se está viendo "acorralado", además de ser un "indicio" de que lo ocurrido con el supuesto desvío de fondos públicos para la organización es "muy grave", según la vicesecretaria de Territorio, Medio Ambiente y Asuntos Europeos del PP-A, Alicia Martínez.

El líder de IU, Cayo Lara, cree que la dimisión del secretario general de la UGT-A debería servir "de ejemplo" para otras sedes, en alusión al PP, que, con acusaciones "gravísimas" de corrupción, dificultan la labor de la justicia para que no investigue.