Díaz Ferrán convocará elecciones anticipadas a la presidencia de la CEOE

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ha adelantado en la reunión mantenida hoy con los 21 vicepresidentes de la patronal su decisión de convocar elecciones anticipadas a la presidencia de la Confederación, aunque no precisó la fecha. Según informó un portavoz de la CEOE, Díaz Ferrán transmitirá este anuncio al Comité Ejecutivo y a la Junta Directiva durante la próxima reunión ordinaria, que tendrá lugar el 20 de octubre.

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ha comunicado hoy a los vicepresidentes de la patronal su intención de proponer una convocatoria electoral extraordinaria para elegir a quien estará al frente de la organización en los próximos cuatro años.

En un almuerzo con los vicepresidentes, Díaz Ferrán les explicó su intención de proponer elecciones anticipadas a los órganos de gobierno de la patronal, el Comité Ejecutivo y la Junta Directiva, en la reunión ordinaria que tienen el 20 de octubre. La convocatoria tiene que ser ratificada por ambos órganos de gobierno. Así lo aseguró hoy la dirección de la patronal en un comunicado, según el cual los vicepresidentes expresaron en el almuerzo su "valoración muy positiva" a la gestión de Díaz Ferrán al frente de la CEOE.

Según confirmaron en fuentes de la patronal a Europa Press, los estatutos de la organización establecen que la convocatoria de elecciones debe ser comunicada con, al menos, cuarenta días naturales de antelación a su celebración, con lo que no podría fijarse antes del 30 de noviembre y todo apunta a que se demoraría hasta, por lo menos, enero de 2011.

Según los estatutos, el propio Díaz Ferrán podría volver a presentarse a los comicios si así lo decide.

Durante la reunión, inicialmente convocada para analizar los detalles de la huelga general del 29 de septiembre, los vicepresidentes "expresaron unánimente su valoración muy positiva de la presidencia de Díaz Ferrán en CEOE", según la patronal. Además, "resaltaron la transparencia de su gestión, la modernización introducida en la Confederación y su labor para ampliar la representatividad de la misma y su grado de apertura en la toma de decisiones, así como la participación de todos sus miembros".

UN ORDAGO A LA ORGANIZACION.

Con este anuncio, Díaz Ferrán parece lanzar un órdago a la organización, después de que diferentes voces procedentes de la propia patronal pidieran su relevo tras los problemas empresariales que ha atravesado en los últimos meses y que han culminado con la intervención de Seguros Mercurio, primero, la quiebra de Air Comet, después, y, finalmente, la venta de Marsans y Trapsa. Así, el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur) o la Asociaciones de Agencias de Viajes (Feaav) habían venido pidiendo la dimisión de Díaz Ferrán, que hasta ahora resistía los envites.

De hecho, el secretario general de la CEOE, José María Lacasa, aseguró tras la celebración del Comité Ejecutivo y la Junta Directiva de la patronal del pasado 15 de septiembre que ningún vicepresidente había pedido la dimisión de Díaz Ferrán durante la reunión.

Más aún, ese día se ratificó el nombramiento del empresario y hombre de confianza de Díaz Ferrán Joan Gaspart como presidente del Consejo de Turismo de la CEOE, en sustitución de su socio Gonzalo Pascual.

Sin embargo, el presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo, Joan Rosell, uno de sus principales valedores, reconoció más recientemente que los problemas que arrastran las empresas dirigidas por el responsable de la CEOE no contribuyen a dar la mejor imagen de la patronal española.

Asimismo, diferentes medios ya se habían hecho eco de contactos entre algunos de los notables de la patronal, entre ellos el presidente de la patronal tecnológica AETIC, Jesús Banegas, para pedir la salida de Díaz Ferrán de la patronal.

El patrón de patronos había logrado apaciguar los ánimos dentro de la CEOE antes del verano tras no dar su brazo a torcer en la reforma laboral, que finalmente recoge un abaratamiento del despido, y solucionar aparentemente todos su problemas empresariales, además de la llegada de su "delfín" Jesús Terciado a la presidencia de Cepyme, en sustitución de Jesús Bárcenas, su más abierto detractor.

El almuerzo se prolongó durante casi tres horas, y a la salida ninguno de los presentes quiso hacer declaraciones.