Costa responsabiliza a Camps de financiar al PP valenciano con "dinero negro"

Costa responsabiliza a Camps de financiar al PP valenciano con "dinero negro"

El exsecretario general del PP valenciano Ricardo Costa ha confesado hoy que el partido se financiaba "con dinero negro" y ha apuntado al expresidente Francisco Camps como el responsable de la financiación irregular en las elecciones de 2007 y 2008, si bien ha desvinculado de ello a la dirección nacional. "Sí, es cierto que el PP se financiaba con dinero negro en las elecciones (municipales) de 2007", ha dicho Costa en el juicio a la rama valenciana de la Gürtel en relación a esos comicios, si bien luego ha extendido la práctica a las autonómicas de 2007 y a las generales de 2008.

Según su versión, el exvicepresidente valenciano Víctor Campos le llamó un día a su despacho y le mostró unos sobres con dinero en efectivo "entregado por empresarios que tienen relaciones con la administración o con el partido" por "encargo" de Camps y del expresidente de las Cortes valencianas Juan Cotino.

CAMPS NIEGA QUE HUBIESE FINANCIACIÓN ILEGAL

Poco después de conocer las declaraciones de Costa, el expresidente de la Generalitat Valenciana y del PPCV Francisco Camps ha insistido en que durante los años en los que él estuvo liderando el partido en la Comunitat Valenciana no hubo financiación ilegal y ha puntualizado que "nunca" dio una orden para una actuación o acción irregular. "Me parece todo un sinsentido", ha apostillado.

Camps se ha pronunciado en estos términos en declaraciones a los medios de comunicación tras concluir el pleno del Consell Jurídic Consultiu (CJC), del que es miembro, después de la declaración en la Audiencia Nacional del ex secretario general del PPCV Ricardo Costa

El exjefe del Consell, imputado en el caso Valmor que investiga presuntas irregularidades en la F1, se ha mostrado sorprendido porque después de ocho años de instrucción de este procedimiento de Gürtel, no sabe si "por un pacto con la Fiscalía o entre los que están procesados", está saliendo ahora su nombre.

"Una frase resume lo que estoy sintiendo ahora: Es triste que el derecho a la defensa incluya la obligación a la ofensa", ha reiterado Camps, quien ha señalado que es "imposible" que "nadie" pueda decir nada de él "jamás" porque "nunca" dio una orden para una actitud irregular "en cualquier ámbito, ni de la Administración autonómica ni del PPCV", ha puntualizado.

Además, ha agregado, "cualquier persona que reciba una orden o una indicación que considere irregular tiene dos opciones: O no hacerla, o dimitir o ponerla en conocimiento de judicatura". "Esto no tiene ni pies ni cabeza, en absoluto. Tengo un enfado profundo y muy serio, muy sereno, y una negación absoluta de cualquier tipo de actitud que se relacione con lo que hemos escuchado esta mañana", ha repetido.

En esta línea, ha defendido que "ningún empresario podrá decir que haya recibido una indicación o señal para hace ningún tipo de aportación al PPCV cuando yo era presidente ni nadie podrá decir jamás que yo dijera que se hicieran las cosas fuera de la legalidad. Yo tenía mis competencias, que no eran pocas, ser presidente de la Comunitat y del PPCV. Tenía mi trabajo y mi esfuerzo", ha subrayado.

Así, preguntado entonces por si niega financiación irregular en el PPCV, ha respondido: "La niego", y ha agregado: "Cuando en 2009 empezaron a aparecer estas cosas, pregunté a las personas que llevaban las campañas y me lo negaron rotundamente. Y me sacaron documentación presentada ante el tribunal y la Sindicatura de Cuentas", ha dicho. "Yo lo pregunté y se me contestó de manera contundente. La financiación de las campañas estaban siendo perfectamente fiscalizadas y nadie había puesto ningún reparo a las cuentas del PP", ha reiterado.

REUNIÓN CON COSTA

Camps, que ha negado haber cruzado una palabra con los presuntos cabecillas de G~rtel Francisco Correa y Pablo Crespo, ha manifestado que hace aproximadamente un mes mantuvieron una reunión un grupo de exdiputados y exconsellers del PP a la que también acudió Costa y "en ningún momento contó nada de lo que está contando hoy", ha aseverado. "Estuvimos dándole nuestro apoyo y estuvimos tres o cuatro horas hablando del partido, de la Comunitat, de cada uno de nosotros... Y ninguno podía imaginarse las declaraciones que hoy se han realizado en Madrid", ha añadido.

"Es una sensación de incoherencia absoluta de comportamiento", ha dicho, para agregar que todo esto le parece un "sinsentido". "Hay cuestiones que no cuadran ni encajan ni tienen nada que ver con la realidad", ha apostillado. Además, Camps ha asegurado que el pasado 9 de enero le envió un documento el propio Costa "exculpatorio suyo" de los hechos de los que se le acusa. "Por eso tengo perplejidad. Lo leí con mucha atención y dejaba claro que la limpieza de las cuentas del partido eran intachables", ha aseverado.

COSTA HABLÓ CON LUIS BÁRCENAS

Costa, cuya declaración se ha adelantado a petición de su defensa "al hilo de las declaraciones" de otros acusados que le señalaron a él, ha precisado que comentó estas circunstancias con el extesorero Luis Bárcenas y que éste rechazó ese modo de financiación y le dijo: "Esa es una práctica prohibida en el PP a nivel nacional y sería un Filesa II".

Ha explicado que los actos de campaña se pagaban a través de subvenciones electorales "y en el caso del PP también con aportaciones en efectivo de empresarios que tenían adjudicaciones con el gobierno valenciano". "Parece que era un sistema preestablecido ya anteriormente", ha proseguido Costa, ya que la exgerente del partido Cristina Ibáñez le comunicó que Víctor Campos le hacía "entregas de dinero en efectivo de empresarios".

Y ha especificado que ese dinero se iba ingresando en cuentas bancarias "con un límite máximo de 3.000 euros" porque en aquel momento la ley de no dejaba "hacer donaciones anónimas" por un importe mayor. Costa, que se enfrenta a una petición fiscal de 7 años y 9 meses de cárcel, ha responsabilizado en todo momento a Camps como quien tomaba "las decisiones más importantes" en campaña y quien decidió encargar los actos electorales a la filial valenciana de Gürtel, Orange Market.

PAGOS DE EMPRESARIOS

Y ha hecho referencia a algunos actos en los que intervino el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en las elecciones de 2007 y 2008 que fueron organizados por la dirección nacional del partido. Ha dicho que Camps hizo "peticiones expresas" para complementar los actos que organizaba Génova, pedía "complementos como fuegos artificiales, pantallas adicionales, animador, banda de música" y esos encargos, según él, fueron también pagados por empresarios.

Costa ha explicado que en la reunión que mantuvo en septiembre de 2007 con dos de los cabecillas de la trama Pablo Crespo y Álvaro Pérez , El Bigotes, les explicó que el partido no tenía "capacidad para liquidar el resto de la deuda" con Orange Market y que si quería cobrar tenían "que hablar por indicación de Camps con el vicepresidente Vicente Rambla".

Tiempo después volvió a tener una reunión con Crespo en la sede del PP valenciano donde le entregó "personalmente" dinero en cantidades "contadas y chequeadas": "Con esto queda saldada la deuda del PP en las elecciones autonómicas". A finales de 2008, volvió a tener un encuentro con Crespo en la sede de Orange Market en la que -ha apuntado- éste le pidió "emitir una factura de 20.000 euros para pagar gastos de Camps en prendas de vestir" pero él se negó. También ha mencionado que hubo actos de la exalcaldesa de Alicante Sonia Castedo y de la exalcaldesa de Elda Adela Pedrosa que se facturaron por empresarios.

COSTA: CAMPS FINANCIÓ CON DINERO B MEJORAS EN DOS ACTOS ELECTORALES DE RAJOY

El expresidente valenciano Francisco Camps financió, con unos 120.000 euros procedentes de pagos de empresarios, mejoras en dos actos de campaña en Valencia protagonizados por el ahora presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en las elecciones autonómicas de 2007 y las generales de 2008. Según ha revelado el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa en el juicio de Gürtel, esos actos, celebrados en la plaza de toros de Valencia, los organizaba la dirección nacional y luego Camps solicitaba "una serie de complementos" como "fuegos artificiales o una banda de música".

"Me consta que ese dinero, unos 30.000 euros en la campaña de 2007 y un poco más, 90.000", ha precisado Costa -refiriéndose en este último caso a las cantidades reflejadas en el escrito de acusación de la Fiscalía-, fue abonado "también con dinero opaco al fisco aportados por empresarios o con facturación emitida a empresarios".

En este contexto, y durante su pormenorizado relato de las irregularidades cometidas esos años en el PP de Valencia, Costa ha manifestado su conocimiento de "los actos que la dirección nacional del partido montó en la Comunidad valenciana". Ha explicado que en esos dos actos de campaña que protagonizó Rajoy en las elecciones de 2007 y 2008 "hubo peticiones expresas del presidente Camps para complementar" los mítines. "Génova elegía el sitio, ponía su empresa, financiaba y pagaba la empresa, montaba el diseño y el escenario" y luego Camps pedía esos complementos, ha expuesto.

Costa también ha explicado cómo el representante de la empresa de Gürtel Orange Market en Valencia, Álvaro Pérez, El Bigotes, le entregó un reloj marca Breitling de oro. Costa, ha dicho, rechazó ese regalo y le devolvió personalmente el reloj, lo que asombró a El Bigotes: "Estamos sorprendidos porque aquí no pedís nada a cambio de darnos trabajo", le dijo.

En ese momento, el juez José María Vázquez Honrubia le ha pedido que le aclarara esa frase de Álvaro Pérez y Costa ha dicho que se extrañó de que "las personas que estábamos haciendo la gestión diaria del partido no le hacíamos ninguna petición a la empresa Orange Market a cambio de darles trabajo". "¿O sea que las peticiones eran para el partido?", le ha preguntado el juez. "Sí, él dijo que (el reloj) era un detalle personal a cambio de nada", ha respondido el acusado.

También ha relatado que acudió a una reunión a finales de 2008 o principios de 2009 en la sede de Orange Market en la que Crespo planteó si una empresa de este grupo de la trama Gürtel podía emitir una factura de 20.000 euros para "pagar gastos de Camps en prendas de vestir". "Yo les dije que no", ha dicho tras calificar la factura de "absolutamente desproporcionada".

"Le puedo decir, señoría, que actos de diversos municipios fueron pagados mediante facturas a empresarios o mediante aportaciones en efectivo", ha continuado relatando Costa en su confesión, y ha mencionado entregas de efectivo a la exalcaldesa de Alicante Sonia Castedo para pagar actos electorales de Orange Market en esa ciudad y también facturaciones irregulares para las elecciones locales de Castellón.

Costa ha explicado además pormenorizadamente la supuesta financiación ilegal de la campaña municipal de 2007 de la exalcaldesa de Elda Adela Pedrosa. Ha indicado que en marzo o abril de 2007 fue a Elda y se reunió con el jefe de campaña de Pedrosa y con El Bigotes y que la exalcaldesa le pidió, "en un apartado", que el PP de Valencia le pagara su campaña municipal.

"Le contesté que mis instrucciones a Álvaro Pérez sobre las campañas municipales eran que las pagaban los candidatos municipales y que si ella quería que el PP de la Comunidad Valenciana financiara su campaña tenia que hablar con el vicepresidente Víctor Campos", ha dicho, y ha agregado que posteriormente Campos le confirmó que los actos en Elda "fueron pagados con dinero en efectivo pagado por empresarios". "Lo conocía, omití mi deber de denunciarlo y estoy dispuesto a asumir las consecuencias", se ha excusado Costa una y otra vez durante su confesión.