Cospedal denuncia la cuentas con las que se ha encontrado en Castilla la Mancha

La presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha asegurado que la ejecución del presupuesto en el ámbito de la Sanidad pública de la región es de casi el 70 por ciento a 30 de junio de 2011.

Así lo ha señalado Cospedal durante su intervención en el Campus de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) 2011, que se celebra en Navacerrada (Madrid), donde también ha participado el presidente de la Fundación, José María Aznar.

La presidenta regional ha lamentado que el nuevo consejero de Sanidad y Asuntos Sociales, José Ignacio Echaniz, vaya a tener que "lidiar" los seis meses que quedan de año "con apenas un 30 por ciento del presupuesto que estaba previsto para todo el ejercicio".

De otro lado, Cospedal se ha referido a la situación económica de Castilla-La Mancha y al estado de la situación que está comprobando el nuevo Ejecutivo castellano-manchego. Así, ha apuntado que, aunque está situación ya se sabía, no por ello "deja de ser menos evidente o menos cruel cuando se hace físico".

Según ha recordado Cospedal, el nuevo ejecutivo castellano-manchego se ha encontrado con una Comunidad Autónoma con un déficit del 6,4 pro ciento. "El más alto de todas las regiones de España en relación con nuestro PIB", ha recalcado.

Igualmente, ha destacado que solamente en los tres primeros meses de 2011, Castilla-La mancha ha acumulado un déficit del 1,7 por ciento del Producto Interior Bruto, a sabiendas de que el objetivo del déficit para el presente año en la región es el 1,3 por ciento.

Para la presidenta castellano-manchega, en la historia reciente de España ha habido un "reiterado incumplimiento" de la austeridad y eficacia tanto por parte de quienes tienen que comandar la administración central de estado, como por parte de algunas las comunidades autónomas y "un sin fin" de entidades locales.

Por ello, como presidenta de Castilla-La mancha y secretaria general de los 'populares', ha señalado que el Gobierno que preside "pretende ser lo que deben de ser los Gobiernos: ejemplar, eficaz, solvente y capaz", ha concluido.

Cospedal asegura que los problemas del "mandato fallido" de Zapatero se podrán rectificar con el liderazgo de Rajoy

La secretaria general del Partido Popular y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ha asegurado que los problemas generados por el "mandato fallido" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se pueden rectificar "claramente" con el "liderazgo fuerte, comprometido, con altura de miras y sentido de Estado" del presidente del PP, Mariano Rajoy.

Durante la conferencia 'Austeridad y eficacia en la gestión pública' que ha impartido en el campus de FAES, Cospedal ha aseverado que uno de los principales problemas de los españoles en estos momentos es que se ha pasado de un Gobierno que lideraba, como el del ex presidente José María Aznar, al "mandato fallido" de Zapatero.

En este sentido, ha defendido la labor del ahora presidente de FAES al frente del Ejecutivo entre 1996 y 2004 al recordar que llegó a una Administración en déficit y en la que "los agujeros aparecían por doquier" y, a pesar de eso, logró llevar a España a su etapa de mayor prosperidad económica.

"Se debe a un equipo y a un presidente que hicieron lo que tenían que hacer. Exactamente lo contrario a lo que hemos visto en estos últimos años", ha señalado la presidenta de Castilla-La Mancha, tras acusar a Zapatero de llegar a La Moncloa en el año 2004 y empezar, en ese momento, a "saltarse a la torera" la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Cospedal ha denunciado el "reiterado incumplimiento" de la austeridad y la eficacia a lo largo de estos años en la administración central, una parte "considerable" de las CC.AA. y un "sinfín" de entidades locales y ayuntamientos. "La filosofía de endeudamiento y déficit se ha extendido como una plaga en toda la administración española", ha criticado.

A su parecer, a partir del año 2004 se cambió el rigor y la austeridad por una política de "endeudamiento por norma", desviación como "problema crónico", endurecimiento de la presión fiscal a las clases medias y déficit estructural en el Estado y las comunidades autónomas.

De hecho, Cospedal ha acusado al gobierno de Zapatero de arrastrar a muchos gobiernos regionales a esta "filosofía de gasto disparatado", algunos "engañados" por las últimas ondas expansivas del ciclo anterior y otros "engañados o dejándose engañar" por un cuento "sin fin" de revisiones de un sistema de financiación autonómica.

Esta situación, según Cospedal, ha llevado a unos niveles de paro que "atenazan" la vitalidad de la sociedad, a dudar de la capacidad del país para mantener los servicios públicos esenciales y hablar de problemas como la morosidad de las administraciones.

"Las mismas cosas de las que hablábamos en los noventa", ha subrayado, tras asegurar que el "denominador común" es que, en esta ocasión, el gobierno es el mismo de entonces. "La situación ha reaparecido como un Guadiana de aguas viriulentas trayendo déficit, paro y falta de convergencia con otros países de la UE", ha añadido.