Corridas no, 'toros de fuego' sí

Corre Bous

El mismo día en el que Cataluña prohibió las corridas de toros, se celebró un espectáculo de "toro embolao". El municipio tarraconense de San Carlos de la Rápita celebraba así sus fiestas locales en las que se prenden las astas del toro y se le deja correr mientras se quema el rostro y parte del cuerpo.

No son los únicos festejos taurinos que podemos ver sobretodo éstos días de verano en municipios catalanes. Desde los llamados bous al carre, los típicos encierros hasta los capllacats, donde al astado se le ata con una soga y es paseado por todas las calles del pueblo. En definitiva, son tradiciones de muchos años donde el toro es el epicentro de las fiestas en numerosos municipios catalanes. Una tradicion de la que los vecinos no están dispuestos a prescindir.

LOS CORREBOUS LLEGAN A LOS JUZGADOS

No obstante, un juzgado de Barcelona ya ha admitido a trámite un recurso contra dos modalidades de correbous ('toros de fuego' y 'ensogados') que se celebran sobre todo en el sur de Tarragona, que no suponen la muerte del animal.

El recurso admitido, presentado por la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA) contra la Dirección General de Juego y Espectáculos de la Consejería de Interior, responde a una sentencia que mantiene que las autorizaciones de este espectáculo son "actos reglados" y que los 'correbous' "no están prohibidos".

Sin embargo, ANPBA mantiene el criterio de que no pueden ser autorizadas las modalidades de 'correbous' conocidas como 'toros de fuego' y 'ensogados', refiriéndose a la Ley catalana de Protección animal que establece: "En los 'correbous' queda prohibido inferir daños a animales".

Además, recuerda que la citada ley reconoce a los animales "sensibilidad física y psíquica", por lo que prohíbe provocarles "sufrimientos o causarles estados de ansiedad o miedo".

El presidente de ANPBA, Alfonso Chillerón, ha declarado que "sería totalmente contradictorio que el mismo Parlamento catalán que ayer prohibió las corridas de toros, estudie la promulgación de una ley que blindaría y protegería los 'toros de fuego' y 'ensogados'".