Convivencia Cívica afirma que la independencia destruiría uno de cada seis empleos en Cataluña

La asociación Convivencia Cívica Catalana (CCC) ha presentado el informe 'Las cuentas claras de Cataluña' según el cual la independencia destruiría uno de cada seis empleos en la comunidad. El estudio, presentado en rueda de prensa y que realiza una estimación del impacto económico que supondría la secesión, prevé que el coste de la separación supondría una caída del PIB catalán del 20,15%, por tres razones: menos ventas a España y la UE, deslocalización de empresas e impacto sobre el consumo y la inversión.

"Una Cataluña independiente sería viable, pero haría a todos los catalanes más pobres", ha explicado Caja, quien ha lamentado el "falso paraíso independentista que venden algunos partidos catalanes, que al mismo tiempo ocultan todos los efectos negativos" ha explicado el presidente de la entidad y profesor de la Universidad de Barcelona (UB) Francisco Caja.

Entre lo que consideran "datos inflados con objetivos electorales", el informe desvela que la cifra del déficit fiscal catalán, 16.409 millones según el gobierno catalán, no es real, sino obtenida a partir de "artificios contables".

"Si de 2009 al 2012 el déficit fiscal se ha mantenido como dice la Generalitat, pero los impuestos pagados por los catalanes han descendido un 14 %, ¿cómo es posible que el déficit se mantenga igual? Solo es posible mediante una trampa contable, la llamada 'neutralización', una participación de Cataluña en el déficit estatal", ha argumentado Caja.

Según el portavoz, sin "ese maquillaje" el resultado sería de un superávit fiscal en Cataluña de 4.015 millones de euros, que desmontaría el "inexistente argumento del déficit fiscal".

Además, el informe parte del análisis de la balanza comercial de Cataluña con el resto de España y el mundo, que esgrime que en 2010 las empresas catalanas vendieron más bienes y servicios al resto de España que en relación al resto del mundo junto.

De los quince principales mercados de las empresas catalanas, diez son comunidades autónomas españolas, según el informe, que destaca que Cataluña vende más a Murcia (1.917 millones de euros) que a Estados Unidos (1.411 millones) o a Aragón (6.761 millones) más que a Alemania (4.651 millones), entre otros ejemplos.

Fruto de ese flujo interregional, las empresas catalanas gozarían de unos ingresos anuales de más de 48.000 millones de euros procedentes del resto de España, con un saldo comercial positivo de su balanza comercial de hasta 21.937 millones de euros anuales, mientras que respecto al resto del mundo habría un déficit de 18.329 millones.

"Pero se contabiliza el comercio de bienes exclusivamente, porque el de servicios está menos estudiado", han matizado sin embargo los responsables del estudio.

Más que preocupante sería, en su opinión, el "efecto frontera" en las relaciones comerciales entre España y Cataluña que provocaría una secesión, como en los casos similares entre Chequia y Eslovaquia, Lituania y Letonia o Eslovenia y Croacia, con caídas del comercio entre ellas "de entre el 33 y el 66 por ciento".

"Si las fronteras no cuentan, como alguien dice, hay ejemplos que lo desmienten rotundamente. La independencia supondría un descenso del 50 % del comercio con el resto de España", ha dicho Caja.

Además del "evidente riesgo" de deslocalización de compañías catalanas, donde las diez más importantes "dependen del mercado español", igual de drástica sería la supuesta caída del PIB del 20,15 %, es decir, de hasta 42.266 millones.

"Los catalanes seríamos 5.600 euros más pobres al año y una de cada seis personas con empleo lo perdería", alerta el estudio, que insiste en desmontar la "panacea" que las exportaciones seguirían siendo las mismas a medio plazo, incluso a pesar de la secesión.

"El resumen es que España sale muy a cuenta. Abandonar España tiene un impacto sensiblemente superior del que tendría la salida de Cataluña de la Unión Europea", ha concluido Caja.

Convivencia Cívica Catalana es una coordinadora de entidades cívicas y ciudadanos que se constituyó en 1988 y que tiene entre sus fines estatutarios "actuar contra todo tipo de discriminación, ya sea por causa de sexo, raza, origen, lengua, opinión o credo, y defender la pluralidad cultural, educativa y lingüística".

RAJOY A MAS: SE ESTÁ "EQUIVOCANDO Y MUCHO"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido este martes al presidente de la Generalitat, Artur Mas, de se está "equivocando y mucho" con la deriva soberanista que ha abierto en Cataluña, una "operación" que genera "división" entre ciudadanos y en la que, a su juicio, pierden el conjunto de los españoles y, en especial, los catalanes. En cualquier caso, ha mostrado su disposición a dialogar y hablar.

"Yo voy a intentar hablar, dialogar, voy a agotar todas las posibilidades. Creo que es momento de actuar con sentido común y creo que una de las obligaciones de los gobernantes es resolver problemas y no crear problemas a la gente ni generar divisiones en su propio territorio, porque esto genera divisiones en Cataluña y entre ciudadanos de Cataluña", ha enfatizado

En una entrevista en la cadena COPE, el jefe del Ejecutivo ha señalado que al presidente del Gobierno de España "se le puede pedir de todo", salvo una cosa, que "incumpla la ley". Por eso, ha insistido en que está dispuesto al diálogo pero no a "imposiciones".

Después de que Mas haya asegurado que "ni tribunales ni constituciones" podrán parar el proceso soberanista catalán, Rajoy ha recalcado que él, como presidente del Gobierno, lo que tiene que procurar es que haya "tranquilidad, calma y sosiego" y ha destacado que el planteamiento que está realizando el presidente de la Generalitat "va contra la historia, contra el signo de los tiempos y contra el sentido común". "En una operación como ésta perdemos todos, pierden el conjunto de los españoles y pierden de manera muy especial los catalanes", ha apostillado.

Al ser preguntado si el Ejecutivo está dispuesto a aplicar el artículo 155 de la Constitución --que permite dejar en suspenso la autonomía de Cataluña-- si Mas sigue adelante, Rajoy ha reiterado su disposición a dialogar y ha reiterado que "agotará" todas las posibilidades. A su entender, es momento de actuar con "sentido común".

ARTUR MAS: "LO ÚNICO QUE VEMOS SON PALOS, PATADAS Y GOLPES"

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha afirmado hoy que, después de que en Cataluña se haya expresado el deseo de tener un Estado propio, lo lógico sería recibir "un montón de ofertas" atractivas desde España para quedarse "y lo único que vemos son palos, patadas y golpes".

Mas ha hecho estas afirmaciones en una conferencia-comida en la Cámara de Comercio de Barcelona, en la que ha intervenido ante más de quinientas personas, en su mayoría empresarios.

Según Mas, las "descalificaciones" y "reproches" que recibe estos días desde diversos ámbitos políticos del Estado le indican que el proceso iniciado desde Cataluña no se entiende.

Pero "si el Estado pensara que tiene que entrar en este proceso y no quiere que Cataluña tenga un Estado propio", lo lógico sería que "actuara de otra forma", ha dicho. "Lo normal -ha afirmado- sería que a Cataluña le estuvieran cayendo un montón de ofertas atractivas" con la finalidad "de agradar a los catalanes" y convencerles de que se queden en el Estado español, pero en vez de esto lo único que vemos que hace es darnos palos, tirarnos patadas y golpes".