El Constitucional emplaza a las partes a alegar sobre la 'junta electoral del 9N'

Tribunal Constitucional
Tribunal Constitucional |Telemadrid

El Tribunal Constitucional ha dado un plazo de cinco días a la Fiscalía, al Govern y al Parlamento de Cataluña para que presenten sus alegaciones al incidente de ejecución que interpuso la Abogacía del Estado, en nombre del Gobierno, contra el decreto de creación de la comisión de control que ejercerá funciones de junta electoral en la consulta soberanista del 9 de noviembre, según informaron a Europa Press fuentes del Alto Tribunal.

El Pleno del Constitucional adoptó este jueves esta decisión en una sesión en la que acordó también inadmitir las recusaciones que el Parlament planteó contra su presidente, Francisco Pérez de los Cobos, y el magistrado Pedro González-Trevijano, quien será el ponente de la sentencia sobre el recurso contra la ley de consultas.

El Alto Tribunal está pendiente de recibir las alegaciones de la Abogacía del Estado sobre la petición de levantar la suspensión cautelar de esta norma y la convocatoria de consulta formulada por el Govern y el Parlamento autonómico, así como sus alegaciones sobre el fondo de los recursos.

La Abogacía del Estado presentó el pasado lunes un incidente de ejecución por el incumplimiento por parte del Govern de la suspensión de los actos de preparación de la consulta del 9 de noviembre al entender que se trata de un nuevo "incumplimiento" del presidente catalán Artur Mas.

SÁENZ DE SANTAMARÍA A ARTUR MAS: DEBE SER CONSCIENTE DE QUE SU ACTUACIÓN ES CONTRARIA A LA CONSTITUCIÓN

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado este viernes que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, "debe ser muy consciente" de que su actuación en relación con la consulta soberanista del 9 de noviembre "es contraria a la Constitución, a las leyes y a las resoluciones de los tribunales".

Así ha respondido al ser preguntada si interpreta como una rectificación o una marcha atrás que el Gobierno catalán ponga el día 15 como fecha tope para decidir si hay o no consulta, o que la reunión de los partidos proconsulta celebrada este jueves en Barcelona se saldarse sin ningún acuerdo concreto. "Creo que la Generalitat debe ser muy consciente desde el primer momento de que su actuación es contraria a la Constitución, las leyes y a las resoluciones de los tribunales. Y ése es el principal obstáculo para llevar a cabo cualquier actuación como la que que pretende", ha declarado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Sáenz de Santamaría ha señalado que por parte del Gobierno de Rajoy la posición no va a cambiar y será "siempre la misma". "Estamos desde la firmeza serena por el cumplimiento de la ley y también abiertos al diálogo como hemos estado siempre con esa comunidad", ha aseverado.

Además, Sáenz de Santamaría ha recordado a Artur Mas que el Consejo de Estado "dejó claro" recientemente que tampoco puede utilizar el Titulo III de la Ley de Consultas para otros "fines". Esta ha sido su respuesta cuando se le ha preguntado si considera que una consulta paralela en Cataluña, en la que podría estar pensando el presidente catalán, puede ser también impedida por el Gobierno de Mariano Rajoy. "No sé qué está pensando la Generalitat pero si sé que cuando pedimos informes al Consejo de Estado preguntamos por la utilización de ese Título III de la Ley, que dice que la Generalitat puede ampararse para hacer algo que ya no sé qué sería. El Consejo de Estado dejó claro que si se utilizaba para otros fines que no eran los previstos en esa ley y para asuntos que no eran de de su competencia, abría también la vía de su impugnación", ha explicado.

EL GOVERN CATALÁN APLAZA EL CENSO DE LA CONSULTA

El Gobierno catalán ha aplazado la publicación del censo provisional de la consulta, que debía haberse publicado hoy, lo que añade más incertidumbre en el bloque soberanista por las dificultades para celebrar el 9N con garantías democráticas, lo que lleva a los partidos a barajar alternativas.

El president Artur Mas no descarta la posibilidad de unas elecciones "plebiscitarias" en Cataluña si no logra celebrar legalmente la consulta del 9N, aunque su intención es seguir adelante con dicha convocatoria y, para ello, volvió ayer a reunir al bloque soberanista aunque sin avances tangibles.

A falta de un mes para la eventual consulta, suspendida por el Constitucional, el Govern y las fuerzas soberanistas (CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP) volvieron a escenificar ayer tarde una nueva cumbre unitaria, esta vez durante casi cuatro horas en el Palau Robert de Barcelona y marcada por el secretismo previo.

De la reunión no ha trascendido ningún acuerdo concreto, más allá de conminarse a seguir trabajando para celebrar la consulta el 9N ante una "semana clave", según ha comentado a la salida el líder de ICV, Joan Herrera.

El líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, ha descartado cualquier alternativa al 9N: "No se me pasa por la cabeza otra posibilidad de consulta que la amparada por la ley, convocada por el Govern y con todas las condiciones democráticas necesarias".

La posición oficial del Govern es que se mantiene la consulta con los términos acordados, es decir, convocada por la Generalitat para el 9 de noviembre, y el presidente de la Generalitat ha apelado hoy de nuevo a la unidad, recordando que, cuando van "juntos y de la mano las cosas salen mejor".

A un mes del 9N, los partidos soberanistas constatan incertidumbres sobre las posibilidades que plantea el Govern para llevar a cabo la votación esquivando la suspensión cautelar que por el momento mantiene el Tribunal Constitucional.

Fuera del ámbito de los partidos, el FC Barcelona se ha adherido al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, una plataforma que agrupa a más de 3.500 entidades y asociaciones en defensa de la consulta.

La portavoz parlamentaria de Ciutadans, Carina Mejías, consideraba un "fracaso" la segunda reunión celebrada ayer entre el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y los partidos proconsulta, cumbre que califica como una "falsa escenificación de unidad" y ha reiterado que el proyecto "rupturista" del presidente catalán es una "estafa", y ha pronosticado que su carrera política "está cada día más cerca del fin" con su insistencia en un proyecto, la consulta separatista del 9 de noviembre, que "está naufragando".

Por su parte, la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha reclamado este viernes al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que "admita su fracaso, reconozca que no puede llevar a cabo la consulta del 9 de noviembre de autodeterminación y dimita.

Además, la dirigente popular ha criticado que el FC Barcelona apoye la consulta al adherirse al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir: "Lamento como admiradora que el Barça tome esta decisión y dé apoyo a una consulta ilegal suspendida por la democracia española".