El Consejo del Poder Judicial pide al Congreso ser escuchado antes de limitar sus funciones

Reunión del Consejo del Poder Judicial
Reunión del Consejo del Poder Judicial |REDACCIÓN

El Consejo General del Poder Judicial ha aprobado con amplia mayoría un texto en el que pide al Congreso recabar su opinión y la de la Comisión de Venecia del Consejo de Europa sobre la reforma impulsada por PSOE y Podemos, que pretende prohibir los nombramientos cuando esté en funciones, como es el caso actual.

Lo ha hecho en el mismo pleno en el que también ha designado cuatro nombramientos de cargos judiciales que consolida aun más si cabe la posición mayoritaria del órgano de gobierno de los jueces, ajeno a los planes del Gobierno, de seguir nombrando siempre que haya un alto consenso. Solo tres vocales han votado en blanco.

Los nombramientos de hoy son José Pablo Aramendi como presidente de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional; María José Renedo, presidenta de la Sala de lo Social del TSJ de Castilla y León; David Ordóñez, presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ de Asturias, y Joaquín González presidente de la Audiencia Provincial de Cáceres. Todos han obtenido 18 votos.

Y mientras manifiesta su intención de seguir adelante con más nombramientos -ha aprobado las bases para seis plazas en el Supremo- el Pleno, con el aval de tres cuartas partes (16 de 21 miembros) de sus integrantes, ha aprobado un texto en el que insta al Congreso a ser oído antes en relación a la reforma legal, que se tramita por la vía de urgencia en la cámara baja.

Considera que la reforma "afecta al núcleo esencial de las competencias que la Constitución le atribuye"

El Consejo General del Poder Judicial considera que la proposición de ley "afecta al núcleo esencial de las competencias que la Constitución le atribuye expresamente en garantía de la independencia judicial".

Aunque admite que, a diferencia de lo que ocurre con los anteproyectos del Gobierno, su informe no es obligatorio para las proposiciones de ley, afirma que, de acuerdo con la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), si la propuesta se refiere a "los aspectos nucleares del estatuto o las funciones" del Consejo, se debe oír a "todos los sectores implicados".

Con esta argumentación, insta al Congreso a que solicite el informe del CGPJ y de la Comisión de Venecia así como a recabar la opinión de las asociaciones de jueces y fiscales y demás entidades representativas e instituciones públicas del ámbito de la justicia

El acuerdo, que se trasladará a la Red Europea de Consejos de Justicia "a los efectos oportunos", insiste a los grupos parlamentarios "a que procedan sin mayor demora" a renovar el CGPJ, como viene exigiendo desde hace tiempo la propia institución.

La decisión ha sido respaldado por el presidente Carlos Lesmes y 15 vocales, mientras que cinco han votado en contra, estos son, Álvaro Cuesta, Clara Martínez de Careaga, Rafael Mozo, Concepción Sáez y Pilar Sepúlveda, quienes han anunciado que formularán un voto particular.

Cinco vocales proponen que los miembros del CGPJ renuncien para forzar su renovación

Precisamente, estos cinco vocales han protagonizado otra de las noticias del Pleno cuando en una votación previa a la aprobación del acuerdo, han planteado una enmienda alternativa presentada por Cuesta en la que se proponía anunciar a las cámaras la decisión mayoritaria de los miembros del órgano de gobierno de los jueces de presentar su renuncia con efectos del 1 de enero de 2021.

La enmienda señalaba que "es preciso preservar al CGPJ del debate político (...) evitando y frustrando las expectativas de interferencia en la independencia judicial de quien obstaculiza la renovación del mismo", por lo que "sería conveniente" acordar la renuncia en bloque de sus miembros o de al menos once vocales, una propuesta ya debatida, aunque sin votarla, en los últimos plenos.

Ya por escrito, este jueves ha sido rechazada por los otros 16 integrantes del Pleno, quienes aunque ansían la renovación del órgano de gobierno de los jueces apelan a su responsabilidad e independencia judicial para continuar con sus funciones en tanto e cuanto no se culmine la renovación, bloqueada por el PP.

Así lo demuestran no solo las cuatro designaciones de este jueves, sino la aprobación de las bases para el proceso de selección de doce plazas discrecionales vacantes en los últimos meses, lo que podría traducirse en su próxima convocatoria. En este caso, ha habido veinte votos a favor y el único en contra de Pilar Sepúlveda.