El Congreso homenajea la "valentía" de las 5.107 mujeres de la Guardia Civil

Veinticinco años después de que 198 mujeres afrontaran el "reto" y tuvieran la "valentía" de incorporarse a la Guardia Civil, el Congreso de los Diputados ha acogido un homenaje a esas primeras agentes y a las 5.107 que ya forman parte del cuerpo, aunque solo representan el 6 por ciento del total de miembros.

"No es un trabajo, es una forma de vida", ha resumido la teniente María del Ángel Manzano Vega, una de las 198 agentes de esa primera promoción de mujeres que salieron de la academia de Baeza (Jaén) en 1989 y a las que unía una sola idea: "Ser auténticas guardias civiles. Y era un reto difícil".

Organizado por la Comisión de Igualdad de la Cámara baja, que preside Carmen Quintanilla, del PP, el homenaje ha contado con la presencia del presidente del Congreso, Jesús Posada, del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y del director general del instituto armado, Arsenio Fernández de Mesa.

Un buen número de mujeres guardias han llenado una de las salas de comisiones más grandes de la Cámara y entre ellas se encontraban muchas de esa primera promoción, hoy totalmente integradas después de que tuvieran que competir con casi 3.000 aspirantes y tras la adaptación que tuvo que afrontar la Guardia Civil en su uniformidad, instalaciones e, incluso, mentalidades.

10 MUJERES YA HAN ALCANZADO EL GRADO DE COMANDANTES

Hoy, tal y como ha dicho el ministro, las mujeres están repartidas en todas las escalas y en todas las especialidades, incluida la lucha antiterrorista, si bien el grado más alto alcanzado hasta el momento es el de comandante, que han conseguido diez de ellas.

La sorpresa inicial, cuando no la incomprensión, ha dicho Fernández Díaz, fueron desapareciendo porque la incorporación de las mujeres "solo podría traer ventajas", y la igualdad de oportunidades "dejó de ser un anhelo para convertirse en una afortunada realidad".

Fernández Díaz ha aprovechado para recordar el barómetro del CIS hecho publico ayer y que vuelve a situar a la Guardia Civil como la institución más valorada, seguida muy de cerca por la Policía Nacional.

Sin la Guardia Civil "se entienden difícilmente los dos últimos siglos de España", ha subrayado el ministro al valorar la opinión de los españoles sobre el instituto armado, que contrasta -y "hay que rendirse al juicio popular", ha dicho- con la poca popularidad de la que gozan los políticos.

Posada, que ha tenido que ausentarse del acto por tener que asistir a otro, ha resaltado el compromiso, abnegación y servicio de estado de los agentes y ha hecho hincapié en el progresivo proceso de integración de la mujer en el cuerpo.

EN TODOS LOS DESTINOS

En su intervención, Fernández de Mesa ha asegurado que las pioneras del cuerpo "abrieron brecha" en unas circunstancias difíciles, en una España en plena transformación política y social y en una aún joven democracia.

Quintanilla, por su parte, ha agradecido a los hombres de la Guardia Civil haber sido "cómplices" de esa incorporación y ha destacado la labor que las agentes desarrollan, sobre todo en el medio rural, como referente para las víctimas de la violencia de género.

A día de hoy, las mujeres guardias civiles representan cerca del 3 por ciento de la escala de oficiales, un 2 por ciento de la de suboficiales y el 7,6 por ciento de la de cabos y guardias.

La mayoría de ellas desempeñan labores relacionadas con la seguridad ciudadana, más de 750 se dedican a la investigación, 175 están destinadas en unidades de Tráfico, 145 en Intervenciones de Armas, 26 están en el Servicio de Protección de la Naturaleza y 3 de ellas participan en intervenciones y rescates en montaña.

Asimismo, 15 trabajan en el Servicio Aéreo del Cuerpo, 23 prestan servicio en los Grupos de Reserva y Seguridad, unas 290 desempeñan funciones en materia fiscal y de fronteras, 48 están destinadas en centros de enseñanza de la Guardia Civil, 7 están en el extranjero y 763 están en puestos de mando y de gestión.

La teniente Manzano, que ha hablado en nombre de todas, ha luchado contra ETA, tal y como ha recordado, y ha tenido que sufrir esa parte "amarga" de "ver el sufrimiento más cercano" y que "te hace crecer por dentro y afianzarte más si cabe en la familia de la Guardia Civil", ha comentado.

El acto ha tenido también algunos momentos de distensión, como cuando el ministro ha dicho en tono de broma y para recalcar la relevancia de las mujeres que "en el futuro alguna ley nos tendrá que proteger a los hombres", o cuando al finalizar el homenaje casi todas las agentes han querido fotografiarse con el diputado de UPyD Toni Cantó.