Los Comités de Defensa de la República toman el mando de las movilizaciones en Cataluña

Los Comités de Defensa de la República toman el mando de las movilizaciones en Cataluña

El encarcelamiento de los líderes de la ANC y Omnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart ha dejado un vacío en el movimiento independentista que han llenado los autodenominados Comités de Defensa de la República. Hay 260 repartidos por los pueblos y barrios catalanes. Dicen no estar adscritos a ningún partido político, pero las fuerzas de seguridad los vinculan a Arran, las juventudes de las CUP. Ahora prometen aumentar las protestas hasta alcanzar una huelga general.

Los CDR nacen como Comités de Defensa del Reféndum, el objetivo: organizar una red de activistas dispuesta a mantener los colegios electorales abiertos a cualquier coste... Después del uno de octubre mutan en Comités de Defensa de la República.

Tienen una clara inspiración en otros Comités de Defensa, los de la Revolución Cubana. Como en el país caribeño, la estructura se reparte por pueblos y barrios. Cada una de las más de 260 asambleas tiene una relativa autonomía operativa. Pero también, como en Cuba, alguien mueve los hilos desde arriba, una coordinadora nacional, encargada de transmitir los objetivos estratégicos por redes sociales.

Convocaron una huelga general y se manifestaron frente al Tribunal Superior de Justicia. Tras la detención de Puigdemont rodearon las sedes de Gobierno en Cataluña. Su último objetivo, causar el caos en la red de transportes durante la Semana Santa.

La Guardia Civil los vincula a organizaciones independentistas como Endavant o Arran, las juventudes de la CUP. Ellos aseguran que no están adscritos a ningún partido y en un comunicado avanzan su próximo objetivo: hacerse con las calles y parar el país con una huelga general.