Colectivos contrarios a la visita del Papa piden a las autoridades que no vayan a su misa en Barcelona

3pisosbarna_2010113V0.wmv

El nacionalismo catalán da la bienvenida a su manera al Papa Benedicto XVI. En una manifiesto publicado en el Corriere della Sera y firmado por 40 personalidades catalanas, se da la bienvenida al Sumo Pontífice al tiempo que se le recuerda que Cataluña "es un territorio con una conciencia de nación siempre reconocida por la tradición eclesiástica". El texto lleva la firma, entre otros, del ex presidente Jordi Pujol, varios alcaldes socialistas ,el líder de CIU Artur Mas y del presidente honorario de ERC.

Ademas, diversos colectivos contrarios a la visita de Benedicto XVI a Barcelona han solicitado a los representantes institucionales que no acudan a la misa que ofrecerá este domingo el Pontífice, por tratarse de cargos electos dentro de "un Estado aconfesional".

En un comunicado, la Liga por la Laicidad ha señalado que ha enviado una carta a consellers del Gobierno catalán y los concejales en el Ayuntamiento de Barcelona invitándoles a hacer una reflexión en este sentido, al tiempo que les solicita abstenerse de asistir a la misa "como representantes públicos de los actos litúrgicos".

A esta campaña se han asumado otras asociaciones como Stop Sida, el Colectivo de Mujeres Feministas contra el Papa y Ateos de Cataluña, que ha alquilado un autobus que durante tres días recorrerá las calles de Barcelona con mensajes contrarios a la visita, en el que destaca el logo de 'Yo no te espero'.

Mientras todo esto sucede, la ciudad de Barcelona se prepara para la visita del Papa. Los que tienen terrazas y balcones frente a la Sagrada Familia ofrecen estos privilegiados miradores por hasta 4.000 euros.

En las tiendas, por precios más asequibles, hay ya cientos de recuerdos de la visita de Benedicto XVI.