Cifuentes asegura que jamás tuvo nada que ver con la financiación del PP

La presienta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha asegurado hoy que, antes de ser presidenta del PP madrileño, nunca ha tenido nada que ver con la financiación del partido y que su única responsabilidad durante las campañas electorales fue movilizar a los militantes. "Jamás tuve nada que ver, excepto a partir del momento en que me nombraron presidenta del PP de Madrid hace un año, con la gestión ni con la administración del partido ni, por supuesto, con la financiación de las campañas electorales", ha dicho Cifuentes ante la comisión del Congreso que investiga la supuesta financiación irregular de los populares.

La presidenta madrileña ha recalcado que solo participó en dos campañas: la de las autonómicas y municipales de 2007 y las generales de 2008 y que, en ambos casos, ocupó el puesto de secretaria de movilización territorial. "Punto pelota, no tenía ninguna otra responsabilidad", ha recalcado.

Cifuentes ha respondido así al diputado socialista Artemi Rallo, con quien ha mantenido un tenso diálogo que en más de una ocasión ha requerido la intervención del presidente de la comisión, Pedro Quevedo.

Sobre su participación en el patronato de Fundescam, fundación dedicada a organizar cursos y conferencias, ha asegurado que no intervino en ninguna decisión de carácter económico. Según ha dicho, su participación se limitó a aceptar el cargo de patrona y acudir a una reunión de la junta en la que se modificaron los estatutos de la fundación.

DUELO CON ÍÑIGO ERREJÓN

Durante su comparecencia en la Comisión de Investigación sobre la supuesta financiación ilegal del PP de Madrid, Cifuentes ha explicado, a preguntas del diputado de Podemos Íñigo Errejón, que fue responsable del Comité de Derechos y Garantías del PP de Madrid entre 2008 y 2014. Cristina Cifuentes ha afirmado que correspondía al Comité de Derechos y Garantías del PP nacional, y no al regional, analizar las sospechas sobre Francisco Granados o Ignacio González, ya que eran senador y miembro del Comité Ejecutivo Nacional respectivamente cuando se conocieron sus presuntas irregularidades.

Ha reconocido que cuando en febrero de 2014 se conoció que Granados tenía una cuenta en Suiza con 1,5 millones de euros le provocó "incredulidad", debido a todos los cargos que había tenido en el partido y en el Gobierno de Madrid, aunque "luego hemos conocido que hasta tenía dinero en un altillo". "Me parecía preocupante, pero era algo que había que contrastar". Al ser Granados senador en ese momento, ha seguido explicando, y no pertenecer a la estructura orgánica del PP de Madrid, "hubiera correspondido al Comité de Derechos del PP nacional" emprender alguna acción.

Respecto al viaje del expresidente madrileño Ignacio González a Cartagena de Indias en abril de 2009, donde se le grabó portando bolsas de basura en las que se especuló que podía llevar dinero negro, Cifuentes ha insistido en que en ese momento González "era miembro del Comité Ejecutivo Nacional" del PP, y por tanto estaba fuera el ámbito de las competencias del PP regional.

Por otro lado, la presidenta ha recalcado que durante su etapa como responsable del área territorial del PP de Madrid se dedicaba exclusivamente a reunirse con cargos del partido en todos los municipios de la Comunidad y en los distritos de la capital, y durante las campañas electorales se limitaba a "movilizar" a los militantes para que acudieran a los actos del partido.

Ha negado, por tanto, que ella pudiera tomar decisiones en la propuesta de candidatos a las elecciones municipales (alguno de ellos posteriormente imputados), y ha afirmado que la entonces presidenta del partido, Esperanza Aguirre, no le consultaba nunca para elaborar las candidaturas a los pueblos. "Quizá en algún pueblo, para Camarma de Esteruelas...", ha dicho con ironía, asegurando que "a lo mejor" la consultaban para localidades muy pequeñas.

Tampoco ha querido opinar sobre el hecho de que 6 de los 13 miembros de la dirección de campaña del PP de Madrid en 2007 estén actualmente imputados. "Pregúnteselo al director de esa campaña (Ignacio González) cuando venga a comparecer", ha respondido.

Cifuentes ha negado tajantemente que su Gobierno esté ocultando o destruyendo documentación de anteriores Ejecutivos, y ha garantizado que está colaborando con la justicia en todos los casos en los que se requiere, aportando "miles de documentos" e incluso personándose en los casos Gürtel, Púnica y Lezo. De hecho, ha insistido en que en el momento en el que ella llegó al Gobierno de la Comunidad y sospechó de irregularidades en la compra de la empresa brasileña Emissao por parte de Canal de Isabel II, lo puso en conocimiento de la Fiscalía, lo que demuestra, ha repetido, su "tolerancia cero" con la corrupción "afecte a quien afecte".

A preguntas del diputado de EH Bildu Oskar Matute, Cifuentes ha subrayado que el hecho de que en su partido haya personas que se han corrompido no convierte al PP en un partido corrupto, igual que el hecho de estar en la dirección del partido no la convierte a ella en responsable de la corrupción.

CIFUENTES, SOBRE GRANADOS: "ME DA MUCHA PENA QUE EL CONGRESO SE PRESTE A LA ESTRATEGIA DEFENSIVA DE UN PRESUNTO DELINCUENTE"

Minutos antes de iniciar su comparecencia, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, afirmaba en los pasillos que le da "mucha pena" que el Congreso de los Diputados "se preste a seguir la estrategia defensiva de un presunto delincuente", en referencia al exsecretario del PP de Madrid Francisco Granados. Cifuentes se expresó de esta manera a su llegada a la Cámara Baja,y denunció que precisamente este órgano está siendo el "altavoz de la calumnia" de una persona "que ha hecho declaraciones en sede judicial sin aportar ninguna prueba" y también contrarias a la figura de la presidenta de la Comunidad de Madrid que han sido "calumniosas" e incluso "machistas".

"No sé muy bien a lo que vengo. No entiendo por qué me hacen comparecer", sostuvo Cifuentes en distintas ocasiones antes de entrar a la comisión. Además, explicó que no entiende de financiación, porque "jamás he tenido responsabilidades con las finanzas y con la gestión económica" del partido. "Yo de financiación no sé absolutamente nada", subrayó.

Asimismo, manifestó que se le está intentando "desgastar políticamente" y lamentó que el Congreso de los Diputados se esté poniendo al servicio "de un presunto delincuente". "Granados toca y la comisión de financiación baila a sus órdenes. Me da mucha pena que el Congreso se esté prestando a seguir la estrategia defensiva de un presunto delincuente, de una persona que ha estado en la cárcel y a la que sus señorías han corrido a darle la razón", manifestó.