Cifuentes apoya a Rajoy ante el desafío catalán y le pide otra financiación

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha planteado en el Palacio de la Moncloa "una hoja de ruta de colaboración" con este gobierno y el que salga de las elecciones del 20 de diciembre.

En rueda de prensa tras reunirse con el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, Cifuentes ha relatado que le ha planteado "una hoja de ruta de colaboración del Gobierno de Madrid con el Gobierno de España, también con el que salga de las elecciones" y han hablado de temas de diferente tipo como Hacienda, transporte público, sanidad, educación, medio ambiente, políticas sociales o de la necesidad de cambiar el actual sistema de financiación.

Cifuentes ha afirmado que el sistema es "un producto genuino socialista", que "perjudica a muchas comunidades, entre ellas a Madrid". Y es que la popular está a favor de que aporten más las comunidades que más tienen pero ve "absolutamente urgente, necesario e imprescindible" cambiar el modelo.

De ello es consciente el presidente, ha asegurado Cifuentes, quien ha explicado que Rajoy "es consciente" de que el sistema perjudica a unas autonomías "de una forma muy clara" y se ha comprometido a cambiarlo "lo antes posible" y a negociar con todas las comunidades. Antes no lo hizo, ha explicado, porque la situación del país cuando llegó al Gobierno era "muy mala"; pero, a juicio de Cifuentes, el gobierno que salga elegido de las urnas el 20 de diciembre debe ponerse a trabajar para cambiarlo en 2016 y que en 2017 pueda estar operativo.

"Confío en que la línea de entendimiento se mantenga en la próxima legislatura. Espero que Mariano Rajoy sea el próximo presidente de Gobierno", ha remarcado la presidenta madrileña, que ha explicado que ha trasladado a Rajoy la "absoluta necesidad" de cambiar el modelo de financiación, elaborado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero porque "penaliza a Madrid", a que hay 600.00 ciudadanos que viven en Madrid y tienen sanidad y educación públicas y no están contabilizados con lo que Madrid recibe mil millones de euros menos al año.

En la cita, la presidenta autonómica también ha trasladado a Rajoy que en estos momentos en la Comunidad la acción de gobierno se basa en dos objetivos: la creación de empleo y el refuerzo de la competitividad como región y la puesta en marcha de políticas sociales que ayuden a las personas que todavía lo están pasando mal por la crisis.

El presidente ha estado "muy interesado en ese enfoque social del Gobierno de Madrid", ha asegurado Cifuentes, quien ha indicado que es "una de sus mayores preocupaciones en un momento en que se está consolidando la economía española". Además, ha tenido la sensación de que el presidente "entendía muy bien el enfoque pragmático de búsqueda de soluciones reales a los problemas de los ciudadanos".

Por otro lado, han abordado uno de los compromisos electorales de Cifuentes, como es la creación de una alternativa a la A-1. A este respecto, ha destacado el "compromiso" de que antes de que acabe el año el Ministerio de Fomento sacará a licitación el estudio de esta variante. También en materia de infraestructuras se ha hablado del enlace directo por tren entre Atocha y el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas.

APOYOA LA UNIDAD DE ESPAÑA Y AL ESTADO DE DERECHO FRENTE AL DESAFÍO SOBERANISTA

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha afirmado que el sentido del autogobierno no es dividir ni diluir la cohesión territorial, sino resolver los problemas de los ciudadanos "sin generarles riesgos mayores ni tensiones".

Cifuentes ha mantenido una reunión de una hora con Mariano Rajoy dentro de la ronda de entrevistas del jefe del Ejecutivo con los presidentes autonómicos surgidos en las urnas el pasado mes de mayo, un encuentro en el que la dirigente madrileña ha admitido que la cuestión catalana ha copado "si no la mitad, buen rato" de la charla.

La presidenta ha afirmado que el desafío soberanista catalán afecta a todos los españoles y ha advertido de que "quien piense que defiende mejor a sus ciudadanos mediante la confrontación se equivoca profundamente y no dice la verdad" a sus administrados.

Cifuentes ha trasladado a Rajoy su apoyo a la unidad de España y al Estado de derecho, ha considerado que hay que explorar todas las vías antes de llegar a utilizar el artículo 155 de la Constitución -aunque ha recordado que es un mecanismo legal-, y ha subrayado que las comunidades autónomas deben ayudar a estrechar lazos.

Y sobre todo le ha trasladado su apoyo a la estrategia que está llevando a cabo, que "más que una estrategia" es "actuar como el presidente de todos los españoles", reuniéndose con los líderes de todas las formaciones políticas, incluso algunas que no tienen representación en el Parlamento.

"Creo que es una estrategia acertada, porque es inclusiva, busca que vayamos todos en la misma dirección", ha explicado, estrategia de la "unidad frente a quienes plantean de manera unilateral la secesión de una parte de España y están haciéndolo al margen completamente de la Constitución y del sistema legal".

La Comunidad de Madrid, ha seguido, "tiene muy claro" que las autonomías tienen la obligación y la responsabilidad de resolver los problemas no sólo de sus ciudadanos, sino de todos los españoles, y que hay que hacerlo "mediante la colaboración, no el enfrentamiento, resolviendo de forma conjunta los problemas y no creando otros problemas nuevos".

Ha señalado, en este sentido, que ante el desafío soberanista "es importante que todos demos un mensaje de apoyo a la democracia y a la legalidad, y un apoyo indiscutible a la unidad de España".

Por eso ha dicho que no le parece mal la propuesta de Ciudadanos de que haya un gran acuerdo sobre la unidad de España, algo que, ha recordado, ya había planteado el PP.No obstante, ha señalado que, por encima de propuestas concretas, sería importante que todos los partidos se sentasen a hablar y llegaran a algún tipo de compromiso que vinculara a todos "con independencia del resultado de las elecciones" de diciembre.

Cifuentes ha dicho que ha encontrado a Rajoy "no preocupado, sino ocupado" en buscar una solución al desafío, "que no es fácil", aunque cree que el presidente tiene la "tranquilidad que da saber que la ley le respalda", ley que "aplicará en todos sus términos cuando tenga que hacerlo".

Ha lamentado que este debate esté eclipsando otros problemas que tiene Cataluña y que sí afectan directamente a sus ciudadanos, "como la financiación, la prestación de servicios, una sanidad cada vez peor, servicios sociales cada vez peores o más desempleados". "Se esta haciendo dejación de funciones de los problemas reales de los catalanes y se está solapando todos estos problemas por el desafío independentista", se ha quejado.