CiU condicionará su actitud a que Rajoy no se cierre a un pacto fiscal

El Congreso termina hoy la tramitación de la reforma de la Constitución con la duda de CiU
Duran |Telemadrid

El grupo de CiU en el Congreso condicionará su actitud durante el debate de investidura a que el candidato a presidir el Gobierno, Mariano Rajoy, no se niegue de forma "taxativa" a un pacto fiscal ni insista en una recentralización del Estado que lamine competencias autonómicas.

El voto será negativo en ambos casos en vez de abstenerse --una vez descartado el 'sí'--, y también votarán 'no' si los populares son beligerantes sobre el ámbito "intocable" de la lengua; si el PP pretende para Cataluña y toda España la extensión de horarios comerciales que ha implantado en Madrid, lo que chocaría con las competencias que el Govern tiene traspasadas y atacaría el modelo catalán de comercio tradicional.

Ya lo ha advertido este fin de semana el líder del grupo, Josep Antoni Duran, que planteará en su discurso una reforma del Senado que deje "visualizar" la plurinacionalidad del Estado, y dejará claro que el problema de relación Cataluña-España va más allá del impago a la Generalitat de los 759 millones de euros correspondientes a la Disposición Adicional Tercera del Estatut.

El discurso se centrará en esta relación pero también en la crisis, con tres ejes, empezando por el déficit público: no se cree las cifras oficiales, y reprocha al Gobierno socialista que "centrifugue" el déficit a comunidades y ayuntamientos.

El segundo eje será el mercado del crédito: priorizar una reforma definitiva del sistema financiero, reforzar la reestructuración del Ico y coordinar las entidades del Frob; y el tercero, la crisis de la deuda soberana: más pasos para dar confianza a Europa y a los mercados.

NO REPETIR EL ERROR CON AZNAR

Al margen de la recepción de Rajoy a todas estas propuestas, tanto el líder de UDC como el secretario general adjunto de CDC, Oriol Pujol, han asegurado este sábado, a pocas horas del debate, que en esta investidura "no se va a repetir el error" que cometieron con el presidente popular José María Aznar al apoyarle.

El convergente remarca que el PP no ganó las generales en Cataluña y que "no estamos en el año 2000; con eso se entiende todo"; y el democristiano admite como error el 'sí' de CiU a Aznar en 2004, "aunque las circunstancias eran similares": ha recordado que el PP también gobernaba entonces con mayoría absoluta mientras CiU lo hacía en Cataluña con apoyo de los populares.

DECALOGO PARA COLABORAR

Ya en campaña electoral, Duran expuso un decálogo de condiciones para una eventual colaboración con el Gobierno que hubiera: pasaba por el pacto fiscal, el Corredor del Mediterráneo, la gestión de El Prat y demás aeropuertos, y medidas en pro de las pymes y autónomos, entre otras.

Así, sus líneas rojas son: rebajar el déficit; pacto fiscal; eje mediterráneo; Cuarto Cinturón, desdoblar la N-II, la A-340, la autovía Valls-Montblanc Lleida-Val d'Aran; la gestión de los aeropuertos; un plan financiero que permita más liquidez y crédito para las empresas; un plan de choque contra el paro; un paquete de medidas para pymes y autónomos sin tocar la Ley de Morosidad; ampliar dos años la Disposición Adicional Tercera del Estatut; defender los intereses mediterráneos en la PAC, y no utilizar el catalán como instrumento de confrontación.