Casado: "La soberbia no hace ganar congresos pero sí perder elecciones"

Casado: "La soberbia no hace ganar congresos pero sí perder elecciones"

El candidato a la presidencia nacional del PP Pablo Casado ha afirmado que "la soberbia no hace ganar congresos pero sí perder elecciones" y ha defendido que, frente a esta actitud, su proyecto representa la "humildad, la cercanía y dar la cara siempre por el partido".

Así lo ha dicho Casado en un acto en la Explanada de España de Alicante en el que ha estado acompañado de algunos de los principales cargos del PP en la provincia, como el presidente de la Diputación y alcalde de Calpe, César Sánchez; el alcalde de la capital, Luis Barcala; el candidato en Elche, Pablo Ruz, y otros primeros ediles como Antonio Bernabé (Benejúzar), Teresa del Monte (Bigastro) y Emilio Fernández (Redován).

Preguntado por unas declaraciones de Soraya Sáenz de Santamaría en las que esta apuntaba que un debate le habría perjudicado a él y al PP, ha recordado que él lo pidió, pese a lo cual el comité organizador y la candidatura de la exvicepresidenta concluyeron que "no es bueno debatir sobre ideas en un partido", algo que ha calificado de "sorprendente".

"Creo que el PP necesita un debate ideológico y plantear un proyecto político para España", ha dicho antes de comentar que si gana su candidatura "nadie pierde", ya que él es capaz de integrar a todos en el partido, como ha asegurado que logró "en una hora" con cinco de las listas que se presentaban.

A este respecto, ha señalado que al acto de esta tarde en Gandía (Valencia) acudirá el exministro José Manuel García-Margallo y Helio Cabanes, que a otro de mañana con Adolfo Suárez Illana también irá José Ramón García Hernández y que "desde el primer día" el equipo de campaña de María Dolores de Cospedal le apoyó.

En referencia a Sáenz de Santamaría ha comentado que "otras candidaturas en el Consejo de Ministros no fueron capaces de integrar" y ha recalcado que su postura es contar "con los mejores a mi lado".

En el acto de Alicante, Casado se ha referido a la Educación, donde ha acusado al presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, de paralizar la Lomce "haciendo ideología y fracturando" este área con un ataque a la concertada y "recuperando asignaturas para el adoctrinamiento" y sin asumir que hay que apostar por el bilingüismo, las matemáticas, la programación y las asignaturas troncales en España.

Ha defendido "un MIR educativo" que evite la "endogamia" en Educación y también luchar contra la "segregación lingüística".

Por ello, ha prometido que si gana será "muy firme contra las políticas de adoctrinamiento y segmentación lingüística que están promoviendo las administraciones gobernadas por el PSOE, Podemos, Compromís o el PdCat".

Del máster, ha dicho que no lo ve un obstáculo en su carrera electoral interna y ha afirmado que este asunto "irrelevante" se está tratando durante "demasiado tiempo" pese a que ha ofrecido ya "demasiadas explicaciones".

Sobre el polémico vídeo en el que aparece Sáenz de Santamaría, ha señalado que es a él a quien "más perjudica" y ha abogado por "superar ese debate" ya que él mismo ha "sufrido muchos vídeos difamatorios esta campaña" en las redes sociales que, "afortunadamente", no han trascendido.

En todo caso, ha insistido en que las personas que aparecen en el citado vídeo son sus "amigos" y cuentan con su "apoyo" y ha reivindicado el legado de los presidentes nacionales y andaluces del PP.

De Pedro Sánchez, ha afirmado que, "por desgracia", se convertirá en el "ZP2 o bis de la política española" debido a que abrirá "viejos debates y fracturará a los españoles", y ha deseado que su partido deje de estar "en funciones", pendiente de sus cuestiones internas.

Para Casado, lo que el PP necesita es recuperar los millones de votos perdidos que se fueron a Ciudadanos (Cs) y a los partidos regionalistas, y "volver a ser la casa común del centro-derecha, de todo lo que esté a la derecha del PSOE".