La Casa del Rey tacha de "pura ficción imposible de creer" el libro de Pilar Urbano

La Casa del Rey tacha de "pura ficción imposible de creer" el libro de Pilar Urbano

El Palacio de la Zarzuela ha calificado las conversaciones que se citan en el libro La Gran Desmemoria de Pilar Urbano de "pura ficción imposible de creer" y ha desmentido "rotundamente" que el Rey participase en lo que la autora denomina Operación Armada para echar del Gobierno a Adolfo Suárez en 1981.

La Casa del Rey califica las conversaciones que se citan en el libro de Pilar Urbano sobre la Transición y los antecedentes del 23F como "pura ficción imposible de creer".

En el volumen que ha presentado hoy, titulado "La gran desmemoria. Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere no recordar", la periodista Pilar Urbano sostiene que don Juan Carlos auspició lo que denomina la Operación Armada, destinada a apartar a Suárez del Ejecutivo y sustituirle por un Gobierno de concentración presidido por el general Alfonso Armada.

Según ha subrayado un portavoz de esta institución, la Casa del Rey quiere destacar el "carácter impecable" con el que el Rey "ha cumplido siempre sus obligaciones institucionales" y, en consecuencia, desea "desmentir rotundamente cualquier participación suya en la denominada en este libro Operación Armada, recalca el portavoz, quien ha calificado las conversaciones que se citan en el libro de Urbano, presentado hoy a la prensa, como "pura ficción imposible de creer".

PILAR URBANO: LA OPERACION ARMADA Y EL 23F SON DOS EPISODIOS MUY DISTINTOS

La periodista Pilar Urbano ha asegurado durante la presentación de su último libro La Gran Desmemoria que la Operación Armada, que "desembocó" en el golpe de Estado del 23-F, "empezó el 5 de julio de 1980 en la Zarzuela" y que el Rey formó parte de ella hasta dos semanas antes de que el teniente coronel Antonio Tejero entrara al Congreso el 23 de febrero de 1981. No obstante, ha aclarado que la operación derivó en el golpe "no pretendiéndolo el Rey".

En este sentido, Urbano ha insistido en rueda de prensa en que Don Juan Carlos estuvo al tanto del plan ideado por el general Alfonso Armada pero sólo hasta que la Zarzuela "soltó la operación" el 11 de febrero de 1981 y la dio por concluida, cuando se decidió proponer a Leopoldo Calvo-Sotelo como sucesor de Suárez en la presidencia del Gobierno.

Así, Urbano ha querido dejar muy claro que, según sus investigaciones, la Operación Armada y el 23-F "son dos episodios muy distintos" y que el Rey "no sabía nada" acerca del golpe. "El Rey no sabía que el Parlamento iba a ser asaltado. Por eso llora la noche del 23, porque cree que ha perdido la corona", ha asegurado, para añadir que fue entonces cuando el monarca dijo: "Ni abdico, ni me voy, tendréis que fusilarme".

De hecho, la periodista ha relatado cómo tras el golpe de Estado, el Rey y Suárez se echaron la culpa mutuamente de que éste finalmente tuviera lugar. En ese momento, el ya expresidente siente, según Urbano, que Don Juan Carlos le ha "traicionado".

No obstante, Urbano ha reconocido la labor del Rey para traer a España la democracia. "El Rey lo ha pasado mal. Este señor nos devolvió todos los poderes y convirtió esto en una monarquía popular. Aceptó que se legalizara el PCE, aunque puso trabas, pero también las puso Felipe González a los Pactos de la Moncloa y aceptó ser vicepresidente en un Gobierno militar", ha señalado, refiriéndose al objetivo de la Operación Armada.

Precisamente, Urbano ha sido preguntada durante la rueda de prensa por las declaraciones realizadas ayer por el expresidente Felipe González, acusando a la periodista de mentir. A este respecto, Urbano ha señalado que el socialista "está en su derecho" y que es "muy fantasioso y creativo". "Ha encontrado un nuevo oficio, el de joyero", ha ironizado.

"Al que le duele la verdad es que ama la mentira", ha asegurado la periodista, en respuesta a aquellos que le acusan de no contar la verdad en su último libro. Según Urbano, todo lo que cuenta en su obra son hechos contrastados con todo tipo de fuentes, entre ellas, los protagonistas de aquella época, que "habiendo perdido ya el poder, han ganado libertad" para hablar.

Así, ha asegurado que el expresidente Adolfo Suárez, recientemente fallecido, "no se fue a la Trapa" el 24 de febrero y "no hizo voto de silencio". "Durante bastante tiempo Suárez quería incluso hacer una película en la que fuese el protagonista. Habló con mucha gente, con su familia, con amigos, con colaboradores de despacho y conmigo. Hay muchas conversaciones", ha enfatizado, para avisar de que va a continuar investigando.

Urbano ha lamentado el fallecimiento de Adolfo Suárez y ha asegurado que el libro es un "reconocimiento" y un "homenaje" a su labor como el "gran hombre de España" que fue. "Fue un grande de España", ha sentenciado, y ha aclarado que la publicación de libro para el mes de abril ya estaba prevista antes de que el expresidente falleciera.

EXMINISTROS DE SUAREZ TACHAN EL LIBRO DE "LIBELO"

Varios colaboradores y exministros del expresidente del Gobierno recientemente fallecido Adolfo Suárez, así como su hijo, Adolfo Suárez Illana, han calificado este jueves el último libro de Pilar Urbano La Gran Desmemoria de "relato novelado-libelo" que "parece tener por objeto desestabilizar las instituciones y atacar frontalmente la figura del Rey y el presidente Suárez a través de una acusación infame y tergiversando la verdad".

Así lo ponen de manifiesto en un comunicado, firmado por el hijo de Suárez y su cuñado Aurelio Delgado, por los exministros Rafael Arias Salgado, Jaime Lamo de Espinosa, Rodolfo Martin Villa, Marcelino Oreja Aguirre, José Pedro Pérez- Llorca y Salvador Sánchez-Terán, el Teniente General Andrés Casinello Pérez y el General Fernando López de Castro Fá.

Todos ellos acusan a Urbano de ser citados "con reiteración en la publicación como fuentes directas o indirectas" y de poner "en su boca" afirmaciones "total o parcialmente" falsas y en muchos casos "torticeramente manipuladas".

Además, aseguran que las relaciones entre el monarca y el primer presidente de la democracia española estuvieron siempre presididas "por la lealtad, el respeto recíproco en lo institucional y por una amistad sincera y profunda en la esfera más personal". "Todo lo contrario de lo que algunas conversaciones imaginadas y noveladas pretenden sugerir", agregan.

"No podemos sino condenar enérgicamente la infame y falsa operación política que trata de poner al descubierto la publicación y proclamamos tanto nuestra lealtad a S.M. el Rey, de cuyo escrupuloso comportamiento institucional somos testigos directos, como nuestro profundo respeto a la memoria y acción de gobierno del Presidente Suárez recién fallecido", añaden.

Por todo ello, afirman "sin fisuras" que el Rey "nunca estuvo tras lo que en la publicación se denomina Operación Armada ni en ninguna actividad al margen de sus funciones constitucionales", ni tras el golpe del 23F y que "jamás fue el 'elefante blanco' ni nada semejante". "Tal suposición es una gravísima ofensa", apostillan.

Asimismo, en el texto difundido defienden que "es el Rey y solo el Rey quien desbarata y acaba con el intento golpista y devuelve a España a la normalidad constitucional". "O la persona que ha escrito el libro ha perdido definitivamente el oremus, escribiendo una novela-ficción más que un libro de rigurosa investigación histórica, o es utilizada con inexplicables fines", señalan.

Además, manifiestan su "más absoluta repugnancia al anuncio y aparición de este libro en el momento en España lloraba y llora, en plenas exequias fúnebres, la muerte de Adolfo Suárez", fallecido el pasado 23 de marzo, y lamentan que se utilicen "como argumentos de autoridad" referencias a personas ya fallecidas "que no pueden defenderse ni contrarrestar o desmentir tales insidias" como el propio Suárez o el que fuera su vicepresidente Manuel Gutiérrez Mellado.

Por último, advierten de que no van a realizar más declaraciones al respecto "para no colaborar en lo que les parece una miserable campaña contra la verdad, la Corona, el Presidente Suárez y el sistema democrático constitucional".