Cáritas alerta: el zarpazo de la crisis será mayor en 2011

caritas_20101226V0.wmv

La crisis sigue haciendo estragos entre los más pobres.

Lo saben en Cáritas. Allí, en número de personas atendidas en los últimos años se ha duplicado y a punto de cerrar el año, el recorte social aguran, va a dejar en una situación muy complicada a los que menos tienen en nuestro pais.

Hemos hecho balance de este durísimo año con el secretario general de Cáritas España.

«Nunca pensé que tendría que acudir a Cáritas». El secretario general de la ONG, Sebastián Mora, la recuerda como una de las frases más impactantes que ha escuchado de los «nuevos pobres» que acuden a la organización en demanda de ayuda ante una situación de pobreza en la que han caído por la situación económica.

Muchos son españoles de entre 20 y 40 años que han tenido trabajos dignos y ahora se encuentran en situación de desempleo y no pueden afrontar el pago de sus facturas; también acuden familias jóvenes con hijos pequeños incapaces de salir a flote, mujeres solas con cargas familiares, inmigrantes... Es el nuevo perfil de «pobre» que ha llegado con la crisis y que se mantiene. Casi la mitad son españoles y el otro 50% inmigrantes.

Lo peor, sin embargo, parece que está por llegar. Y es que para el secretario general de Cáritas, «si las ayudas públicas para la protección social bajan y la incidencia de la pobreza continúa, Cáritas tendrá una presión asistencial mayor para 2011». A su juicio, «es grave que aumente la pobreza y disminuyan las políticas públicas porque la crisis no pueden sufrirla aquellos que no la han provocado».

«Urgencias»

A esta circunstancia se une que el 58 por ciento de las personas que reciben asistencia primaria llegan derivadas de los ayuntamientos españoles, incapaces de asumir esa primera ayuda. «La tendencia no creemos que mejore, sino que empeore». Pero lo más importante a tener en cuenta es que «las personas que atendemos tienen rostro, no son números», insistió Mora.

Donde Cáritas ha notado más el zarpazo de la crisis ha sido en las ayudas de acogida y atención Primaria. Es decir, auxilios «urgentes» para supervivencia diaria, como es el caso de personas desahuciadas, familias a los que no les llega el dinero para alimentar a sus hijos, los que no tienen liquidez suficiente para pagar un recibo... Sólo en los últimos dos años, los casos de ciudadanos atendidos en esta situación se han multiplicado por dos hasta situarse en una cifra cercana a los 800.000. La cifra pasó de 633.315 en 2008 a 786.273 en 2009, dato que representa el doble que en 2007 (370.251).

Lo mismo ocurre en la ayuda destinada para la búsqueda de empleo (90.000 personas asistidas) o vivienda.