La ley del Cambio Climático impedirá que zonas urbanas como Madrid Central sean revertidas

Primer día laborable con los cambios que Madrid Central estrena en 2020

El anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética impedirá que las zonas urbanas declaradas bajas en emisiones, como es el caso de Madrid Central, puedan revertirse porque "cualquier medida municipal que suponga regresión deberá contar con un informe positivo de administraciones estatales o autonómicas competentes".

El nuevo borrador de dicha ley establece que será obligatorio que los municipios de más de 50.000 habitantes y los territorios insulares establezcan zonas de bajas emisiones no más tarde de 2023, según el anteproyecto de la norma presentado este lunes en el Consejo Asesor de Medio Ambiente.

Una medida que en el caso de Madrid afectará a 22 localidades y cerca de 150 municipios en el conjunto de España.

La Comunidad de Madrid deberá establecer 22 zonas de bajas emisiones

Por otra parte, para favorecer la expansión del vehículo eléctrico, el Gobierno desarrollará y pondrá a disposición del público una plataforma de información sobre puntos de recarga.

El nuevo borrador del anteproyecto de ley fue presentado este lunes en el Consejo Asesor de Medio Ambiente. Después, el texto será tratado con las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente y por el Consejo de Estado, antes de que el Consejo de Ministros lo remita al Parlamento antes de los primeros 100 días del Gobierno de Pedro Sánchez.

“Más bien será en marzo que en febrero”, apuntó este lunes a los periodistas Teresa Ribera, vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, antes de la reunión del Consejo Asesor de Medio Ambiente.

“FUERA DE PERSPECTIVA”

Ribera comentó que las zonas de bajas emisiones en los municipios de más de 50.000 habitantes son “fundamentales” por salud pública, ruido y ocupación del espacio, lo que revierte en “un modelo de movilidad interior mucho más sana”.

Subrayó que el primer borrador de la ley tuvo una “redacción potestativa” y el último texto apuesta por “fortalecer” y “endurecer” las zonas de bajas emisiones.

“Madrid Central es inevitable en la nueva ley”, indicó, antes de añadir que “la demanda social acompaña” en esta obligación legal.

Respecto a la intención del Ayuntamiento de Madrid, dirigido por José Luis Martínez-Almeida, de modificar Madrid Central, aprobado durante el mandato de Manuela Carmena, Ribera comentó que queda “fuera de perspectiva”

Con el fin de que algún ayuntamiento se vea tentado de rebajar una zona de bajas emisiones ya establecida, como ocurre con el Ayuntamiento de Madrid,

Ribera indicó que quedaría “fuera de perspectiva” con la nueva ley cualquier tentación de rebajar una zona de bajas emisiones ya establecida, como ocurre con el Ayuntamiento de Madrid, que apuesta por “una propuesta confusa” que, según la ministra, refuerza la idea de “invitar a los coches” a entrar en la almendra central.