La CUP dice ahora que irá a la manifestación "con la gente" pero no junto al Rey

La Cup rectifica. Dice ahora que irá a la manifestación de Barcelona y Ripoll del próximo sabado. Así lo ha anunciado la presidenta del grupo parlamentario de la CUP, Mireia Boya. Eso sí, señala que acudirán "al lado de la gente", pero en ningún caso junto al Rey ni Mariano Rajoy, a quienes ven con "culpables indirectos" de los atentados.

Esta rectificación se produce dos días después de que la diputada anticapitalista avanzase que la CUP se planteaba no acudir si lo hiciesen el Rey Felipe IV o el presidente del Gobierno.

La dirigente de la CUP ha insitido, no obstante, que la CUP rechaza "repetir el besamanos del pasado viernes en el minuto de silencio" en la Plaza de Catalunya, pues "hay determinados personajes (en alusión al Rey y a Rajoy) que deberían tener la decencia de no ser tan cínicos y aparecer el sábado".

En cualquier caso, Boya ha afirmado que la CUP tomará una decisión definitiva sobre el "formato de participación" una vez mañana el Ayuntamiento y la Generalitat expliquen en rueda de prensa cómo se desarrollará finalmente la manifestación.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha calificado hoy de "lamentable" la actitud de la CUP y ha subrayado que "son unos radicales" que no tienen "las cosas claras en defensa de la vida y de la libertad".

"Sencillamente, a la CUP no la entiendo. Son unos radicales. En este asunto no caben actuaciones como las que están llevando a cabo", se ha quejado Sáenz de Santamaría.

A su entender, ante los atentados de la semana pasada en Cataluña sólo cabe acudir a la manifestación, que están organizando el Gobierno, la Generalitat catalana y el Ayuntamiento de Barcelona y que está respaldada por todos los partidos que forman el pacto antiyihadista, que se reunió ayer.

FUERA DE LUGAR

Asimismo, la diputada del PSC Meritxell Batet ha criticado la postura de la CUP y ha defendido la participación del Rey en la protesta, incidiendo en que le parece "importante", del mismo modo que le "parece bien" que vaya el Gobierno de España o todos aquellos "representantes, instituciones" que quieran hacerlo, incluidas las de carácter internacional.

Además, ha defendido la decisión de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de ceder la primera fila a los Mossos d'Esquadra: "No me parece mal, no tengo otro criterio mucho mejor para decidir quién tiene que encabezar o no esa manifestación".