CIS: La preocupación por el paro y los políticos alcanzan nuevos récords en España

CIS: El paro bate el récord de la década y es la mayor preocupación para el 84,1%
CIS: El paro bate el récord de la década y es la mayor preocupación para el 84,1% |Telemadrid

El paro ha vuelto a batir en el mes de mayo el récord de la década como la principal preocupación de los españoles, al ser considerado así por el 84,1 por ciento de los ciudadanos, según el último barómetro del CIS dado hoy a conocer. Al desempleo le siguen los problemas económicos, citado por el 46,6 por ciento, y después la clase política y los partidos, que también superan su cota máxima de los últimos años, al ser vistos como el mayor problema para el 22,1 por ciento de los ciudadanos.

El muestreo del CIS, realizada entre el 3 y el 11 de mayo pasado, antes de las elecciones autonómicas y municipales y de las protestas del movimiento 15-M, apunta que el 78,3 por ciento de los encuestados ve la situación económica como "mala" o "muy mala" y un 66,8 califica de la misma forma la situación política del país.

La inquietud por el desempleo alcanzó el máximo de la década en febrero pasado, cuando lo mencionaba el 83,9 por ciento, cifra ahora superada en dos décimas y en 1,3 puntos respecto al anterior barómetro de abril del Centro de Investigaciones Sociológicas.

En cuanto a la clase política y los partidos, el porcentaje más alto de los últimos años se había alcanzado en julio de 2010, cuando el 21,7 por ciento lo consideraba el mayor problema; esta marca se ha superado en cuatro décimas y está dos por encima de la de abril. Junto a ese 22,1 por ciento que cita a la clase política como problema, hay otro epígrafe en la encuesta sobre "el Gobierno, los políticos y los partidos", mencionados ahora por el 5,4 por ciento.

Más allá de la economía y la política, el cuarto problema de la lista es la inmigración, referida por el 11,2 por ciento (8 décimas menos), seguida del terrorismo, que experimenta una notable subida, al pasar del 5,7 por ciento de abril a un 9,1 por ciento.

Por debajo quedan la inseguridad ciudadana (7,9 por ciento) y la educación (5,6 por ciento).

Aunque la preocupación por el desempleo ha subido respecto al anterior barómetro, mejoran algo las expectativas sobre empleo de ocupados y parados. Si en abril el 19,5 por ciento de los trabajadores veía "muy" o "bastante" probable perder su empleo en un año, ahora este porcentaje baja al 18,3, en tanto que la gran mayoría, el 75,8 por ciento, ve "poco" o "nada" probable irse al paro.

Y si antes el 60,7 de los parados creía "poco" o "nada" probable encontrar trabajo, ahora piensa así el 58,3 por ciento; y del 31,3 por ciento de optimistas que en abril confiados en lograr empleo, el porcentaje sube al 35,1 por ciento.

El CIS ha hecho una encuesta complementaria para conocer los mayores miedos de los ciudadanos también referidos a su entorno, donde el 35,5 por ciento afirma que lo que más teme es "quedarse sin dinero para atender sus necesidades y las de su familia" Un 32,2 por ciento tiene como su mayor temor quedarse en el paro o que le ocurra a un familiar directo y un 78,6 por ciento ve "muy" o "bastante" probable que eso suceda. Incluso hay un 40,9 por ciento que considera posible perder sus bienes o sus ahorros.

En el habitual apartado sobre la situación económica, frente al 78,3 por ciento que la percibe negativamente, sólo un 3,3 por ciento la ve "buena" o "muy buena".

De cara al futuro, aumenta el pesimismo, porque el 29,5 por ciento cree que irá a peor, una décima más que en abril.

Y en el capítulo de la situación política, sólo un 3 por ciento la ve "buena" o "muy buena" y la mayoría (el 68,8 por ciento) la percibe de forma negativa.

Dentro de un año, más de la mitad (52,7) cree que seguirá igual, frente a un 20,8 por ciento que augura un empeoramiento.

CUATRO DE CADA DIEZ ESPAÑOLES EN CONTRA DE LA ENERGÍA NUCLEAR

Cuatro de cada diez españoles están en contra de la energía nuclear y además consideran que su riesgo de incidentes, comparado con otros riesgos de la vida, está subestimado, según se refleja en el Barómetro de mayo realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Además, tres de cada diez españoles está más de acuerdo en no construir centrales e ir cerrándolas según termina el plazo previsto de vida útil, mientras que uno de cada cinco coincide en la conveniencia de cerrar las que terminan el plazo previsto de vida útil pero acepta la construcción de nuevas instalaciones nucleares.

Al mismo tiempo, un 16 por ciento apuesta por no seguir construyendo más centrales y prolongar la vida de las existentes que satisfagan los requerimientos internacionales de seguridad, frente a un 13,9 por ciento que opta por cerrar ahora todas las instalaciones de estas características.

Además, el 51,9 por ciento considera que los riesgos de la energía nuclear como fuente de energía superan los beneficios; mientras que el 31,9 por ciento considera que los beneficios sí superan a los riesgos.