CCOO y UGT tachan de "moribundo" al Gobierno y exigen el fin de los recortes

CCOO y UGT tachan de "moribundo" al Gobierno y exigen el fin de los recortes

Los sindicatos CCOO y UGT reclamaron al Gobierno, al que calificaron de "moribundo" y "agotado", medidas a largo plazo que garanticen los derechos de los ciudadanos sin poner en riesgo el Estado de Bienestar y animaron a la militancia del PSOE a dar "un puñetazo en la mesa" contra la negociación colectiva.

Durante su intervención en la asamblea de delegados en el marco de la jornada de movilización de la Confederación Europea de Sindicatos (CEF), tanto el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, como el de UGT, Cándido Méndez, criticaron además los objetivos de déficit público marcados por la Unión Europea (UE).

En este sentido, aseguraron que el objetivo del 3 % que marca la UE para 2013 es "irreal" y retrasa la salida de la crisis, por lo que reclamaron que este requisito se retrase a 2017 para facilitar, principalmente, la creación de empleo.

Los líderes reconocieron, no obstante, que hay que reducir esta "losa" siempre que sea compatible con la reducción del paro, sobre todo juvenil e indicaron que hay medidas alternativas para hacer frente a la situación de España, lo único que hace falta es "coraje" para llevarlas a cabo.

Con respecto al papel del Ejecutivo en la crisis económica, Toxo subrayó que con su programa de recortes le está poniendo a la derecha "la alfombra azul" para que llegue al poder, algo que no es "inevitable" y recordó, al igual que Méndez, que el objetivo de reducir el paro y la temporalidad en el empleo no se han conseguido.

Sobre el Pacto del Euro, alcanzado por la UE en marzo, ambos sindicatos mostraron su rechazo a políticas económicas de "ajuste" y a los recortes que promueven las instituciones europeas de una forma "casi delictiva" y alejada de las bases del tratado que firmaron los estados miembros inicialmente.

Asimismo, desde UGT responsabilizaron a los mercados financieros de haber "encanallado" la situación, pidieron que se eliminen las ayudas a la Iglesia Católica, criticaron a la CEOE -de la que dicen no fiarse- y advirtieron a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, con nuevas movilizaciones.

Por otra parte, CCOO en Madrid reclamó una mayor protección, calidad en los servicios públicos, reformas fiscales, cambios en el sistema financiero y una política honrada "vetada" para los corruptos y las presiones de los banqueros.

Al cierre de la asamblea, Toxo y Méndez encabezaron una marcha desde el Palacio de Congresos de Madrid hasta el Ministerio de Trabajo que tenía como fin entregar el manifiesto de la Confederación Europea en el que exigen un cambio de rumbo de la política económica europea.

Durante el trayecto, que se desarrolló sin incidentes, se sumaron cerca de 2.000 personas, según aseguraron los organizadores, bajo los lemas "No a los recortes", "Euromanifestación", "Por una Europa social" y "Por unos salarios justos, inversiones y empleo" y al ritmo de gritos de "Zapatero y Valeriano dimisión".

A la llegada al Ministerio, el subsecretario de Trabajo, José María Luxán, recibió a los secretarios generales de ambos sindicatos y custodió el documento en el que plasmaron sus alternativas al Pacto del Euro y que esperan que sean tenidas en cuenta por los gobiernos comunitarios.

Al finalizar la marcha, Toxo aseguró que la reforma de la negociación colectiva "nada tiene que ver" con el acuerdo Económico y Social suscrito por los agentes sociales, pero defendió la reforma de las pensiones, ya que garantiza el sistema en el largo plazo, aunque lamentó que el resto de puntos del diálogo social se encuentren "bajo mínimos".