Bono y Zapatero vuelven a reunirse en el Congreso durante 30 minutos

Zapatero se ha reunido esta mañana con el presidente del Congreso, José Bono, después de haber charlado brevemente con el líder de la oposición. Este segundo encuentro en un mes ha provocado un gran revuelo, sobre todo cuando Bono ha dicho que los temas tratados son "los que imaginan" los periodistas.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, han vuelto a reunirse este miércoles durante media hora de reloj al término de la sesión de control, al igual que hicieron hace un mes y que provocó toda clase de rumores sobre la sucesión en el PSOE.

Zapatero y Bono se fueron juntos al despacho del presidente de la Cámara Baja a las 10.45 de la mañana, una vez que los vicepresidentes Elena Salgado y Manuel Chaves terminaron de responder las cuestiones de la oposición en el Pleno del Congreso.

Al salir, Zapatero y Bono compartieron un corrillo dentro del Hemiciclo con el presidente del PP, Mariano Rajoy, y su jefe de gabinete, Jorge Moragas. Los cuatro estuvieron conversando durante más de un minuto en un clima muy destendido, en el que todos sonreían de forma relajada.

Finalizada la conversación, Rajoy y Moragas se fueron por un lado y Zapatero por otro con Bono. El presidente del Gobierno y el del Congreso se dirigieron al despacho de Bono para departir en privado sus asuntos.

El pasado 16 de febrero ocurrió lo mismo tras la sesión de control al Gobierno. Zapatero y Bono estuvieron reunidos entonces más de hora y media, lo que desató toda clase de rumores.

Terminada aquella cita, ninguno de los dos dio detalles del contenido de la conversación. Bono incrementó los rumores al asegurar a los periodistas que habían estado hablando "de lo que ustedes imaginan", mientras que Zapatero limitó lo hablado al "calendario legislativo".

"SI OS LO IMAGINÁIS, ACERTÁIS"

Este miércoles, la reunión entre Zapatero y Bono fue más breve, pues duró exactamente 30 minutos, y ninguno de los dos quiso dar detalles ante la prensa del motivo del encuentro, el segundo de este tipo en menos de un mes.

El presidente del Gobierno se limitó a asegurar que tenía que realizar "una llamada internacional" importante de la que había informado previamente al líder de la oposición, Mariano Rajoy.

Zapatero mantuvo silencio, en cambio, cuando los periodistas le pregunaron de forma más concreta por la sucesión en el PSOE, por la crisis de Libia o por la posible renovación del Defensor del Pueblo.

Por su parte, José Bono dio una respuesta muy parecida a la del pasado 16 de febrero y que entonces desató toda clase de especulaciones sobre el relevo de Zapatero al frente del Partido Socialista.

Si Bono dijo entonces a la prensa que había hablado con Zapatero "de lo que ustedes imaginan", este miércoles afirmó de forma más coloquial: "Si os lo imagináis, acertáis".

El encuentro entre Zapatero y Bono se produjo en medio de una grandísima expectación mediática, con decenas de fotógrafos, cámaras e informadores que perseguían a los dos protagonistas por los pasillos del Congreso.

En uno de esos momentos, a Bono se le cayó el bolígrafo al suelo, se detuvo para recogerlo y bromeó con los periodistas que "no están los tiempos para perder un bolígrafo".