La Bolsa se hunde otro 3% y la prima de riesgo de España alcanza récords históricos

El riesgo país de la deusa española supera este miércoles todos los récords y se sitúa en los 236,8 puntos básicos, con un Ibex en caída libre, sucumbiendo un 3,05%, su mayor caída desde el 11 de agosto. Sólo en dos días el índice español ha perdido un 5,6% de su valor, acumulando en este mes de noviembre un caída superior al 10%.

Todo se debe a las tensiones que sufrieron hoy los mercados de deuda como consecuencia del rescate de la economía irlandesa y el temor que países como Portugal y España siguan la misma senda y sea necesario nuevos rescates.

El selectivo español perdía así más de 300 puntos, equivalentes al 3,05%, y quedaba situado en 9.691 unidades, lo que le devuelve a niveles de principios de julio y hace que las pérdidas acumuladas este año aumenten hasta el 18,83%.

En Europa, con el euro a 1,337 dólares, antes del cierre nacional bajaban las principales plazas europeas: Milán, el 2,07%; París y Fráncfort, el 2,16% y el 1,47%, respectivamente, y Londres, el 1,39%.

Todos los grandes valores bajaron: Banco Santander, el 4,73%, hasta 7,79 euros por acción; BBVA, el 3,90%, hasta 7,63 euros; Repsol, el 3,85%, hasta 18,62 euros; Telefónica, el 3,21%, hasta 17,16 euros, e Iberdrola, el 2,99%, hasta 5,58 euros.

Las tensiones habidas como resultado de la subasta de letras a 3 y 6 meses celebrada hoy por el Tesoro, en la que adjudicó 3.256 millones de euros y subió casi un punto el interés de ambas denominaciones, hasta el 1,870% el de las primeras y hasta el 2,260% el de las segundas, tampoco ayudaron a rebajar la salida de inversores de los mercados.

El riesgo país de España se dispara por el temor al contagio irlandés

La prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a sus homólogos alemanes superaba esta tarde todos los récord al alcanzar por primera vez desde la puesta en marcha del euro los 235 puntos básicos, ante las tensiones en los mercados por la incertidumbre sobre el contagio de la crisis irlandesa.

De esta manera, el diferencial de España superaba su máximo intradiario de 232 puntos básicos registrado el pasado 17 de junio, al dispararse más de 25 puntos básicos en comparación con los 210 puntos básicos en los que cerró la sesión del lunes.

En concreto, la rentabilidad de los bonos españoles escalaba hasta el 4,90%, frente al 2,55% de los bonos alemanes. Al cierre de la sesión del lunes, la rentabilidad del bonos españoles era del 4.75% y la de su homólogo germano del 2,65%.

En la misma línea, la prima del riesgo del resto de los denominados países periféricos también vivía una jornada con fuertes cambios al alza. En concreto, la prima de riesgo de Irlanda se disparaba hasta los 600 puntos básicos, desde los 567 enteros, tan sólo dos días después de conocerse que el país recurriría al fondo de rescate de la Unión Europa y el Fondo Monetario Internacional.

Por su parte, los costes de los seguros de crédito frente a impago de la deuda española a cinco años (CDS) también registraban máximos históricos y se situaban en 297.700 euros anuales por cada diez millones de emisión, frente a los 281.800 euros del anterior cierre.

En este sentido, los analistas de Saxo Bank auguran que España acabará solicitando ayuda en 2011 ante el encarecimiento de la refinanciación de su deuda.

Sin embargo, advierten de que el fondo europeo de estabilización financiera "no tiene la magnitud requerida para ayudar a España", por lo que España necesitaría "firmar acuerdos de préstamos bilaterales" con los principales países, como Alemania o Francia.

"Lo que pesa más es el temor a que se pueda extender el contagio a Portugal y a España, que tiene más peligro porque es una economía mayor que las otros dos", señaló el analista de CM Capital Markets Jorge Lage, que también cree que hay una presión vendedora "desmedida y especulativa".

Con esta visión coincidió otro experto, que no quiso ser citado y que afirmó que en el comportamiento del mercado de deuda hay "una gran parte que es irracional y también un componente especulativo".

"Por fundamentales no debería compararse a España con Irlanda y Portugal porque el déficit está más controlado que hace seis meses, aunque es verdad que quedan deberes por hacer", señaló el analista.

Para otros expertos, los inversores están penalizando a España también por no haber acometido la reforma de las pensiones y por no demostrar con contundencia que está aplicando las reformas ya anunciadas.