El Bigotes dice que Francisco Camps 'creó' la financiación ilegal del PP valenciano

El Bigotes dice que Francisco Camps 'creó' la financiación ilegal del PP valenciano

El responsable de Gürtel en la Comunidad Valenciana, Álvaro Pérez, el Bigotes, ha dicho en el juicio contra la trama que el expresidente autonómico Francisco Camps "creó" el sistema de financiación irregular del PP en la Comunidad Valenciana. "Es el único que podía hacerlo", ha apostillado. Álvaro Pérez y el presunto número 2 de Gürtel, Pablo Crespo, han declarado hoy en la vista de este procedimiento seguido contra 19 acusados por la supuesta financiación ilegal del PP valenciano para las campañas electorales de 2007 y 2008.

Ambos han seguido en la línea del cabecilla de Gürtel, Francisco Correa, y han reconocido que el PP valenciano tenía un sistema de financiación irregular, que además Camps conocía.

El Bigotes ha apuntado que Camps era el que decidía si se hacía alguna contratación de campaña electoral o no con empresas de la Gürtel y que el expresidente de las Cortes valencianas Juan Cotino llamaba a los empresarios que financiaban irregularmente al partido, nueve de los cuales están siendo juzgados.

Álvaro Pérez ha declarado que Camps indicó al ex secretario regional del partido Ricardo Costa, también acusado, dicha forma de financiación. "Ricardo llama delante de mí a la persona que le consultaba siempre todo y le dijo que había problemas serios de hacerlo de esa manera y esa persona le dice que es la única manera que hay de cobrar, y si le interesa, bien, y si no, que lo deje. Esa persona es Francisco Camps", ha dicho el Bigotes ante el tribunal.

Álvaro Pérez se refiere a la reunión que mantuvo con Pablo Crespo y Ricardo Costa a finales de 2007 en la que, según los dos primeros, este les dijo que la única forma de cobrar por la deuda que había contraído el PP con Orange Market (empresa de Gürtel) por mítines y publicidad electoral era facturando los trabajos a otros empresarios. Dicha deuda, según Crespo, podría ascender al millón de euros.

Estos empresarios tenían adjudicados contratos con administraciones públicas valencianas y por ley no podían efectuar donaciones a partidos políticos, según la Fiscalía.

El Bigotes ha continuado con la línea de confesión y su voluntad de colaborar con la justicia que comenzó Francisco Correa, y que también ha seguido hoy Crespo, todos los cuales se enfrentan a una petición provisional de la fiscal superior a la veintena de años de cárcel. "Los pagos se realizaron de tres maneras: mediante efectivo, mediante facturas con conceptos que no eran los que correspondían y mediante facturas correctas", ha asegurado Pérez.

El Bigotes ha apuntado al exvicepresidente valenciano Vicente Rambla y al exvicesecretario del PP regional David Serra -ambos acusados- como algunos de los políticos que le pagaron en metálico dinero b.

También ha explicado que fue Camps quien le animó a desplazarse a Valencia a trabajar en la organización de actos del PP a raíz del estrés que sufría cuando se encarga de organizar los mítines en los que intervenía el actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en los que "si falla el micrófono se ve en el telediario". Y como era un trabajo con una "presión era brutal", decidió marcharse a Valencia por consejo de Camps, al que conoció a través del empresario Alejandro Agag.

El Bigotes ha apuntado que quienes realmente mandaban en Valencia además de Camps eran su entonces jefa de gabinete y Juan Cotino.

PABLO CRESPO: SE FACTURABA A EMPRESARIOS LA DEUDA CONTRAÍDA POR EL EL PP

Por su parte, Pablo Crespo ha asegurado en su declaración que Álvaro Pérez "tenía mucha relación con personas del PP de Valencia" e hizo gestiones con los expresidentes regionales Francisco Camps y Alberto Fabra para intentar cobrar.

Ha concretado que hubo "un conflicto con unas facturas de vallas publicitarias de la campaña del entonces candidato a la alcaldía de Castellón Alberto Fabra".

"Esas facturas las tendría que haber pagado en principio Fabra y creo que Pérez se puso en contacto con el PP de Castellón y con Fabra", quien "las derivó y dijo que era una cuestión que debía pagar la sede regional, ya que había elecciones autonómicas y municipales al mismo tiempo y finalmente no pagaban ni unos ni otros", ha relatado.

Y ha abundado en que "eso acabó perdido hasta que en esa dinámica de facturar a empresarios la deuda que tenía contraída el PP se le facturó a una empresa de Castellón".

Según Crespo, El Bigotes también tenía contacto con otras personas que no están encausadas como la ex secretaria general del partido regional Adela Pedrosa, así como miembros de la Ejecutiva del partido, exconsellers regionales y presidentes provinciales del partido.

También ha recordado que llegaron a recibir una cantidad de 123.000 euros con un cheque del grupo parlamentario popular de las Cortes valencianas. Además, ha reconocido que él mismo transportó dinero en efectivo desde Valencia a Madrid para la caja b de Correa.