Barroso responde a Mas: "Una Cataluña independiente quedaría fuera de UE"

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha respondido este miércoles por carta al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que no tiene competencias para pronunciarse sobre la consulta soberanista que pretende organizar el 9 de noviembre, que considera un asunto interno español.

Le ha reiterado que Cataluña quedaría automáticamente fuera de la UE si se independiza, según ha explicado el portavoz de la Comisión, Olivier Bailly. Barroso contesta así a la misiva que el presidente de la Generalitat le envió a él y a los jefes de Estado y de Gobierno de los 28 países de la UE, solicitando apoyo para la consulta soberanista.

La carta de respuesta a Mas consta de apenas seis líneas y está redactada en inglés. Fue firmada el martes a última hora por el presidente de la Comisión y enviada durante la mañana del miércoles al presidente catalán.

Barroso agradece en primer lugar a Mas su misiva sobre la situación de Cataluña y le explica que "no es el papel de la Comisión en los Tratados dar una opinión sobre los acontecimientos políticos y la organización de un referéndum", según ha dicho su portavoz. "Esto corresponde al debate nacional y a la situación jurídica en los Estados miembros", añade.

"Por lo que se refiere a las consecuencias que esta situación y este futuro acontecimiento podría tener sobre el derecho europeo, el presidente remite a las declaraciones que ya ha hecho", ha proseguido Bailly, aunque evita repetirlas de nuevo expresamente.

En su última declaración sobre Cataluña -que data del pasado 20 de noviembre y es una respuesta escrita precisamente al eurodiputado de CiU, Ramón Tremosa- el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, volvió a dejar claro que quedará fuera de la UE si se independiza.

"La UE se basa en los Tratados, aplicables únicamente a los Estados miembros que los han aprobado y ratificado. Si una parte del territorio de un Estado miembro dejase de ser parte de ese Estado para convertirse en un nuevo Estado independiente, los Tratados ya no serían aplicables en dicho territorio", explicó Barroso.

"En otras palabras, un nuevo Estado independiente, por el hecho de alcanzar la independencia, pasaría a convertirse en un tercer país con respecto a la UE y los Tratados dejarían de ser aplicables en su territorio", resaltó el presidente del Ejecutivo comunitario.

Si una Cataluña independiente deseara formar parte de la UE, aclaró Barroso, deberá pedir la adhesión, que debe ser aceptada "unánimemente" por los Veintiocho Estados miembros y sometida "a la ratificación de todos los Estados miembros y del Estado candidato".

RIDÍCULO INTERNACIONAL

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido ante el Comité Ejecutivo Nacional del PP del "ridículo" en que puede caer el presidente de la Generalitat, Artur Mas, por su campaña internacional en busca de apoyos a su apuesta soberanista. A su juicio, Mas va a perder esa batalla internacional en favor de la consulta.

Rajoy ha hecho esta reflexión ante la dirección popular, según fuentes asistentes a este encuentro, en el que ha reiterado que la consulta soberanista que Mas ha convocado para el 9 de noviembre no se va a celebrar por ser ilegal.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha dicho este miércoles que era "perfectamente previsible" que la UE respondiera a la Generalitat que la consulta es un tema interno de España y que una Cataluña independiente quedaría fuera de la unión.

En un almuerzo-coloquio en Barcelona ha insistido en rechazar la consulta y ha reiterado que la independencia sería "muy mala para España y muy mala para Cataluña".

Margallo ha advertido al presidente de la Generalitat, Artur Mas, de que "pedir lo imposible es altamente peligroso" en política, y asegura que el Gobierno central tiende la mano al catalán para dialogar y reformar la financiación de todas las autonomías. "Fuera de la legalidad no se puede discutir de nada, dentro de la legalidad de todo".

Ha precisado que el Gobierno de Mariano Rajoy ni contempla la consulta, ya que "la soberanía pertenece al pueblo español en su conjunto y no a una parte", y ha dicho que este principio de integridad territorial está avalado por el derecho internacional y por los organismos internacionales.

PLENO MONOGRAFICO EN EL PARLAMENT EL 16 DE ENERO

La Mesa y la Junta de Portavoces del Parlament han aprobado la celebración de un pleno monográfico el próximo 16 de enero que tiene como único punto del orden del día el debate y votación de la propuesta de solicitar al Congreso de los Diputados la transferencia de competencias para celebrar referendos.

El pleno se celebrará a petición de CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP, mayoría en la cámara catalana, que entraron en la Mesa del Parlament la solicitud para convocar un pleno extraordinario para votar la propuesta que solicitará al Congreso la delegación a la Generalitat de competencias para celebrar referendos en virtud del artículo 150.2 de la Constitución.

PPC, Ciutadans y PSC han lamentado hoy que CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP se pongan de acuerdo para celebrar un pleno monográfico sobre la consulta y, en cambio, no sean capaces de pactar sesiones sobre otros asuntos como la reactivación económica.

El pleno extraordinario del Parlament del próximo 16 de enero arrancará a las 11 horas y se estima que durará unas dos horas.

En declaraciones en los pasillos del Parlament, el portavoz parlamentario del PP catalán Enric Millo, ha pedido al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que sea "valiente" y defienda él mismo ante la cámara catalana la propuesta el próximo 16 de enero y que luego haga lo mismo en el Congreso de los Diputados, en donde, ha recalcado, deberá aceptar la decisión de la mayoría de la Cámara Baja.

En cambio, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha afirmado que "cualquier representante del Parlament de los partidos favorables al derecho a decidir" estaría "legitimado" para defender la propuesta de transferencia de competencias ante el Congreso, sin querer entrar en el debate de quién debería asumir este papel.

Por su parte, el primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha augurado, en declaraciones a RNE y a Catalunya Ràdio, una "vida ínfima" en el Congreso a la propuesta de pedir la transferencia de competencias y se ha mostrado "convencido" de que todos los diputados socialistas votarán en contra cuando se debata la iniciativa en el Parlament.

Por contra, en declaraciones a Rac1, el alcalde de Lleida y diputado del ala soberanista del PSC, Àngel Ros, ha apostado por que su grupo se abstenga en dicha votación, aunque ha admitido que ve "muy difícil" que haya consulta, "por no decir imposible".

En declaraciones en los pasillos del Parlament, la parlamentaria de Ciutadans (C's) Carina Mejías ha lamentado la "habilidad sorprendente" de CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP de ponerse de acuerdo para impulsar una "consulta ilegal" y ha criticado que, en cambio, no acepten el pleno monográfico que propone su grupo sobre reactivación económica.

Inicialmente, la votación de la propuesta de llevar la consulta al Congreso estaba prevista para el primer pleno de diciembre del Parlament, pero se aplazó a la espera de un acuerdo global sobre la consulta, con contenido y fecha incluidos, al que finalmente llegaron el Govern, CDC, UDC, ERC, ICV, EUiA y CUP el pasado día 12 de diciembre.