Barones del PSOE critican que González abra el debate de Cataluña como nación

Felipe González y Artur Mas
Felipe González y Artur Mas |Telemadrid

Las declaraciones del expresidente Felipe González en La Vanguardia a favor de una reforma constitucional que reconozca a Cataluña como nación han suscitado más críticas que adhesiones entre los barones socialistas que se han dado cita en el Comité Federal del PSOE, a 22 días de las elecciones catalanas.

Sólo el primer secretario y candidato del PSC, Miquel Iceta, ha celebrado sus palabras, tras recordar que es la opción que él ha apoyado siempre.

"Yo lo he defendido siempre y me alegro una vez más de coincidir con él", ha dicho Iceta, que hoy ha recibido el apoyo expreso y caluroso del secretario general, Pedro Sánchez, y del resto de dirigentes del partido de cara al 27S, además de la confirmación de que la presidenta andaluza, Susana Díaz, hará campaña con él en Cataluña.

Salvo Iceta, el resto de dirigentes territoriales o se han mostrado contrarios al reconocimiento de nación o han sostenido que no es el momento adecuado para abrir ese debate.

Es el caso del secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, que ha fijado la posición andaluza en ausencia de Susana Díaz, de baja por maternidad.

Cornejo ha sostenido que "no es prioritario" en este momento abordar si Cataluña debe considerarse o no una nación en la reforma constitucional. "Mi respeto al expresidente siempre, siempre, pero los tiempos son los tiempos", ha recordado el dirigente andaluz, tras apuntar que cuestiones como esa se tendrían que "abordar en la mesa de consenso con otras fuerzas políticas".

En ese momento, la postura al respecto del PSOE-A será "la que adopta el PSOE", ha afirmado, pero ha hecho hincapié en que entretanto la posición unánime del partido es la que recoge la Declaración de Granada: "Sí a las singularidades, la pluralidad, la diversidad y la igualdad de todos los españoles, vivan donde vivan".

También la secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, la catalana Carmen Chacón, ha opinado que "no hay que caer en nominalismos en un momento como este".

"Ahora no vamos a caer en eso", ha subrayado la exministra y próxima cabeza de lista al Congreso por Barcelona, a pesar de lo cual ha recordado que ella misma ya escribió hace meses un artículo en El País con Felipe González a favor de Cataluña como nación.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha recordado a Felipe González que la Constitución ya recoge que España es una nación en la que caben muchas sensibilidades.

"Si es necesario que la Constitución actualice las relaciones entre Cataluña y España, de acuerdo, pero creo que la gran nación que tenemos es la española, en la que cabe incluso toda la gente que considera que su región puede considerarse nación o nacionalidad", ha argumentado.

El asturiano Javier Fernández se ha declarado partidario de "hablar del Estado" y de cómo modernizar y afrontar los problemas de España, más que "de los pueblos y naciones".

"De lo que debe preocuparse el PSOE es de reforzar el Estado, de modernizarlo, de adaptarlo, de que haya un Estado fuerte. Prefiero hablar del Estado que hablar de los pueblos y las naciones", ha dicho, al tiempo que ha defendido que "España es un estado para todos los españoles, un estado-nación para la inmensa mayoría y un estado para unas minorías muy significativas".

Ha subrayado que existe una idea distinta de nación en Francia, en Alemania o en el Reino Unido y que también lo ha sido en España en la República, en el franquismo o en la democracia. "Debemos pensar sobre todo y fundamentalmente en el Estado", ha insistido.

Por su parte, el presidente valenciano, Ximo Puig, ha rechazado las "polémicas estériles que no van a ningún sitio", cuando ha sido preguntado sobre el concepto político de los "países catalanes", que incluiría al País Valenciano, Baleares, la Franja y la Cataluña Norte.

Un concepto que "no existe", ha dicho, para asegurar después que la Comunitat Valenciana tiene un estatuto y los valencianos tienen la determinación de trabajar en la defensa de sus intereses y los de España.