Aznar presenta su centro de enseñanza universitaria

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha negado que el Instituto Atlántico de Gobierno que ha puesto en marcha sea una reacción al actual clima social y político, aunque sí cree que España necesita con "urgencia" recordar su experiencia de progreso que nació en la Transición.

En la presentación de este instituto, a la que ha asistido la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la ministra de Fomento, Ana Pastor, y los presidentes de Telefónica, César Alierta, y Repsol, Antonio Brufau, entre otros, Aznar ha avisado que esta iniciativa no pretende influir "a corto plazo" en la actual situación pero sí analizar fenómenos como el "populismo".

"No es una iniciativa ni de propaganda ni de partido, no va a ocuparse de hacer nada que no hagan los partidos políticos", ha garantizado el expresidente que, eso sí, reconoce que "carecería de sentido" pretender aparentar una supuesta "neutralidad ideológica", ya que ello "no sería cierto y no sería creíble".

Ha insistido en que esta iniciativa tiene "ideario" pero no tiene ideología y que éste puede ser compartido por una amplia mayoría social, a izquierda o a derecha, y que no quiere ser un espacio cerrado en el que las élites actúan "en defensa de su propio interés".

El instituto, que impartirá sus primer curso sobre ciberseguridad este mismo mes y un máster de un año a partir de septiembre sobre "Gobierno, Liderazgo y Gestión Pública", no pretende "ser un altavoz sino un foro", ni tampoco "hacer ruido" sino promover un diálogo sobre el mundo de hoy "porque quieren ventanas y no espejos".

Cualquiera puede participar en sus actividades, ha añadido Aznar, siempre que "no manifieste una hostilidad abierta por su ideario".