Aumentan en 66.000 las declaraciones del IRPF a favor de la Iglesia

El número de españoles que marcaron exclusivamente la casilla de la Iglesia Católica en su declaración de la renta 2010, correspondiente a la campaña 2009, suman un total de 7.260.138 millones, 65.983 más que en el ejercicio anterior. Así, la asignación para la Iglesia asciende, en el último ejercicio, a 249.456.822 euros, tres millones menos que el año anterior. Además, según estimaciones de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el número de contribuyentes que han colaborado con la Iglesia aumentaría en dos millones más, hasta los nueve, si se tiene en cuenta aquellos que han marcado, conjuntamente con la de la Iglesia, la casilla destinada a "otros fines sociales".

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Martínez Camino, ha valorado estos datos como "bastante positivos" teniendo en cuenta el contexto general de crisis económica en el que se encuentra el país. De hecho, ha señalado que las previsiones de la CEE eran pesimistas.

En este sentido, ha apuntado que estas cifras "permitirán matener el sostenimiento de las actividades básicas de la Iglesia en niveles de eficiencia y austeridad semejantes a los que han venido siendo habituales hasta ahora".

UNA PERCEPCIÓN SOCIAL MUY BUENA

Por otra parte, Martínez Camino ha destacado "que la percepción real que los españoles tienen de la Iglesia es muy buena" como, a su juicio, se demuestra "con el nuevo e importante aumento en el número de personas que han decidido asignar a favor".

El obispo auxiliar de Madrid ha señalado que las campañas de comunicación realizadas en los últimos años han "hecho llegar a ciudadanos, incluso a los que no profesan la fe católica, la labor que hace la Iglesia en la sociedad". Por ello, ha añadido que la CEE "tiene la intención de seguir trabajando en esta línea para informar acerca de la Iglesia y animar a que sigan siendo cada vez más quienes marquen la X en su declaración". "No cuesta nada y rinde mucho", ha apuntado.

Por su parte, el vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE, Fernando Giménez Barriocanal, ha insistido en que los datos presentados son "positivos" ya que, según ha asegurado, el año pasado se revertió la tendencia del incremento de declaraciones presentadas a la Agencia Tributaria debido a la crisis económica. "Muchos de los españoles que marcaban la casilla de la Iglesia no han presentado la declaración", ha explicado.

Así, ha señalado que en los últimos tres años se ha pasado de un 34,38 por ciento de españoles que colaboran con la Iglesia a un 34, 75 por ciento, lo que en cifras se traduce en un aumento de 800.000 declaraciones desde 2007 hasta ahora.

Giménez Barriocanal ha recordado que desde 2007, el incremento del coeficiente al 0,7 por ciento fue acompañado de la eliminación de la exención del IVA, lo que ha significado para las insitituciones de la Iglesia un ahorro aproximado de 30 millones de euros, cifra que ahora debe ser compensada.

Del mismo modo, ha valorado el hecho de que, con el nuevo sistema, el Estado no garantiza ningún mínimo para el sostenimiento básico de la Iglesia y ha dejado de existir el llamado "complemento presupuestario', de modo que la Iglesia sólo recibe lo que resulta de la asignación voluntaria de los contribuyentes.