Arturo Fernández (CEOE): "La gente no quiere una huelga, sino un trabajo"

Arturo Fernández (CEOE): "La gente no quiere una huelga, sino un trabajo"

El vicepresidente de la CEOE y presidente de la patronal madrileña (CEIM), Arturo Fernández, cree que los españoles no quieren una huelga general sino un "trabajo". En una jornada organizada por el Forum Europa, Fernández ha defendido la reforma laboral y ha dicho que los empresarios siempre están abiertos al diálogo. Arturo Fernández considera que "la huelga es innecesaria y no es el momento de plantearla" porque muchas personas pasan por una "situación muy crítica", lo que obliga a "arrimar el hombro y ser optimistas". Además, ha puesto sobre la mesa el coste que tendría para el país, unos 1.000 millones de euros, si el seguimiento fuera del 35%.

"Llamamos a la cordura de los sindicatos para que desconvoquen esta costosa huelga", dijo Fernández.

El vicepresidente primero de CEOE, Arturo Fernández, confió en que se garanticen los servicios mínimos durante el paro para que no ocurra lo mismo que durante la huelga "salvaje" de los trabajadores del metro de Madrid, cuando "por la vida de unos pocos, se paralizó la de millones de personas".

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, que ha presidido el acto, también ha subrayado la necesidad de hacer reformas porque ha dicho que de lo contrario "se hunde el país." "No hay opción", ha dicho Rosell, quien ha añadido que está absolutamente de acuerdo con todas las reformas que ha hecho el Gobierno y ha insistido en que si no son suficientes habrá que hacer más.

Fernández también ha alabado la política del Ejecutivo y ha dicho que con cien días de gobierno "se está cambiando todo" y que "esto empieza a oler bien". "Hay que reconocer que la derecha está haciéndolo bien", ha subrayado Fernández, porque España está en un momento "crítico" y "es de cajón".

CEOE DEBE "REINVENTARSE"

Durante su intervención, Fernández ha defendido el papel de los empresarios en la sociedad. "Ser empresario no es un pecado por el que tengamos que pedir perdón varias veces al día" y se ha preguntado si creen que es enemigo de los líderes sindicales o que si les considera culpables de los males de España y ha respondido que "ellos saben que no".

A su juicio, el mayor cambio que requiere la sociedad es "de mentalidad" ya que "arrastramos complejos que nos conducen a divisiones de buenos y malos", pero que España afronta una "nueva era" donde todos tendrán que aportar lo mejor de sí y los empresarios "deben ser considerados como se merecen".

Por ello, ha pedido un cambio de actitud por parte de todos, incluidas las organizaciones sindicales, y ha insistido en poner en práctica un plan "renove".

En la misma linea Arturo Fernández, considera que la patronal debe "reinventarse" para recuperar el "prestigio". CEOE debe llevar a cabo su propia reforma para volver a "oír la voz del empresario y del autónomo". "El inmovilismo se paga muy caro", dijo el dirigente empresarial, quien agregó que en la patronal "tenemos muy claro que lo que nos llevó al éxito en el pasado no nos llevará al éxito en el futuro".

En este sentido, defendió que es necesario que las patronales sean "organizaciones transparentes en su financiación, más ágiles y más potentes", con el "difícil reto" de recuperar "el diálogo y la imagen de nuestras empresas".

En cuanto a las subvenciones que reciben tanto las organizaciones empresariales como las sindicales, Fernández apuntó que el objetivo es que sean "independientes y vivan de sus cuotas".

Entre las reformas, considera "indispensable" la de la Administración y, en este sentido, ha alabado al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid. "Tenemos suerte de contar con administraciones que apuestan por el sector privado y facilitan la labor del empresario", ha recalcado Fernández, que se ha mostrado convencido de que el crédito volverá antes del verano.

AGUIRRE: "LA CONVOCATORIA DE HUELGA ES UN ESCÁNDALO"

En el mismo acto, al que ha asistido como invitada, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha afirmado que la convocatoria de huelga general auspiciada por los sindicatos CCOO y UGT para el próximo 29 de marzo le parece "un escándalo".

Según la presidenta, los convocantes de la huelga del 29 de marzo han estado "ocho años callados, haciendo chau-chau con el Gobierno" socialista, sin tomar "ninguna medida de reforma del marco laboral" hasta alcanzar los 5,2 millones de parados actuales. Ahora, ha continuado Aguirre, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy hace una reforma laboral "equilibrada", las centrales sindicales convocan una huelga general y actúan, en su opinión, "como esos pirómanos que protestan porque vienen los bomberos".

"Esto no puede ser, es un escándalo y me atrevería a decir mas: creo que es una falta de patriotismo", ha aseverado Aguirre.

En palabras de Aguirre, la reforma laboral que ha llevado a cabo el Gobierno es "equilibrada" y servirá para "cortar la hemorragia, frenar el aumento del paro y aumentar el crecimiento económico y el empleo, que es lo que los españoles desean".

En cuanto a la reforma del sector público, la presidenta de la Comunidad ha señalado que lo que hay que hacer es "simplificar, atribuir a cada una de las administraciones sus propias competencias, evitar duplicidades y reducir el gasto público". Según Aguirre, para poder seguir pagando los servicios esenciales a la comunidad, la sanidad, la educación y la ayuda a los desfavorecidos, "hay que quitar muchísimas otras cosas que cuestan dinero que cuando estábamos en época de bonanza podíamos financiar y ahora no podemos". Por ello, apuesta por suprimir las subvenciones a patronal y sindicatos.

TOXO Y MÉNDEZ TIENEN MOTIVOS PARA PENSAR QUE EL GOBIERNO REACCIONARÁ ANTE LA HUELGA GENERAL

Por su parte, los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, han asegurado este martes que tienen "motivos" para pensar que el Gobierno de Mariano Rajoy "reaccionará" ante la huelga general, convocada para el 29 de marzo, en contra de la reforma laboral.

En una rueda de prensa en el Auditorio de Zaragoza, han recalcado que el Gobierno "ya ha hecho lo contrario a lo que dijo en la campaña electoral y en el discurso de investidura", en referencia a la adopción de medidas como subir los impuestos.

Ambos líderes sindicales han coincidido al apuntar que la huelga se realiza en el "punto álgido" del debate parlamentario sobre la reforma laboral. Por ello, han dicho que es un buen momento para que el Gobierno "reflexione", aunque "debería hacerlo antes de la huelga". "Todavía estamos en periodo útil para que en el proceso de tramitación parlamentaria se puedan modificar los contenidos de esta reforma, está en manos del Gobierno".

En este punto, Toxo ha apostillado que están "trabajando" para que el Gobierno "se siente a negociar" ya que, aunque les avala la legitimidad del voto, "no es la única legitimidad". "La grandeza de la democracia es el juego de legitimidades", explicó.

Por su parte, Candido Méndez ha recalcado que "la reforma laboral ha vulnerado el acuerdo que firmaron el pasado 25 de enero las organizaciones sindicales y patronales, cuando ese acuerdo es una apuesta muy clara para evitar destrucción de empleo".

El secretario general de UGT ha opinado que los trabajadores no deben temer ir a la huelga general porque "a lo único que hay que tenerle miedo es al propio miedo". "Esto es un ejercicio democrático y esta reforma laboral es mucho más que una reforma laboral, es una alteración del modelo de convivencia. Si queremos de verdad ser protagonistas del presente y del futuro hay que participar en esta huelga general", ha dicho Méndez.