Artur Mas convocará elecciones si no se le permite celebrar la consulta en 2014

El presidente catalán, Artur Mas, cree que "Cataluña siente afecto por España pero ya no confía en el Estado", una "percepción" que le anima a mantener su apuesta por celebrar una consulta soberanista en 2014, para lo que utilizará "todos los mecanismos democráticos y legales" a su alcance. Mas, afirmó este miércoles que Cataluña ya sabe a estas alturas "dónde estamos" en relación con el proceso soberanista "y que no hay marcha atrás". Avanzó que antes de acabar 2013 dará a conocer la pregunta y la fecha de la consulta sobre el derecho a decidir pero que si el Estado no se lo permite se verá abocado a convocar elecciones, aunque sea esta la opción que menos le gusta.

Mas ha hecho estas declaraciones al inicio del debate de Política General que ha arrancado esta tarde en el Parlamento catalán y que se prolongará hasta el próximo viernes.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha arremetido este miércoles contra la actitud que mantiene el Estado ante las demandas catalanas. Ha asegurado que el Estado, "normalmente altivo y displicente con las cuestiones nacionales catalanas, casi siempre tan perdonavidas como ignorante, no tiene más remedio que constatar que tiene un problema".

"Cataluña siente afecto por España, la quiere, pero ya no confía en el Estado español", ha asegurado Mas, que ha puesto en valor el amplio consenso que genera en la sociedad catalana el 'derecho a decidir'. Avanzó que antes de acabar 2013 dará a conocer la pregunta y la fecha de la consulta sobre el derecho a decidir pero que si el Estado no se lo permite se verá abocado a convocar elecciones, aunque sea esta la opción que menos le gusta.

Así, denunció a quienes, como el Estado, consideran que el encaje de Cataluña en España "es solo posible si Cataluña renuncia a ser un sujeto político, a su proyecto colectivo". Mas avanzó que no es posible renunciar a ello cuando 107 de los 135 diputados del actual Parlament llevan en su programa electoral el derecho a decidir y una consulta.

Porque, además, la sociedad catalana "no se conforma", aseveró: "El país se moviliza, está fatigado de una relación con el Estado a la que no ve futuro", y aunque aseguró que "Cataluña siente afecto real por España, ya no confía en el Estado español".

En este sentido, avanzó su propósito de trabajar "incansablemente" para que la consulta sobre el derecho a decidir se celebre en 2014 conforme a lo previsto. Además, antes de final de año su gobierno concretará "la fecha, el contenido de la consulta, es decir, la pregunta, y el marco legal, entendiendo que hay cinco vías posibles".

Mas agregó que el Govern desea celebrar la consulta "de forma acordada" con el Estado "o al menos en ausencia de conflicto jurídico".

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha afirmado que "las minorías no pueden ni deben obstaculizar el camino que las mayorías han decidido emprender, siempre que este camino se exprese de forma democrática y pacífica".